Consejo… ¡sin figuras!

El costo de privilegiar cuotas o intereses de grupo para Acción Nacional puede ser mayúsculo.

COMPARTIR 
Enrique Aranda 28/03/2014 01:50
Consejo… ¡sin figuras!

Evidencia clara de la difícil realidad que enfrenta hoy Acción Nacional, el nuevo consejo del blanquiazul que este sábado asumirá funciones y, se dice, sesionará por primera ocasión, no será, como ha sido tradicionalmente, un órgano selecto integrado por “lo mejor del panismo”, y sí, en contraste, una instancia compuesta por representantes de las distintas tribus que ahora se disputan el control del partido: “un consejo pobre, limitado…sin figuras”.

Y esto, como resultado de que, igual en las asambleas delegacionales y/o municipales, que en las de carácter estatal celebradas en las últimas semanas para elegir a sus candidatos a integrar el referido organismo, el criterio de selección prevaleciente no fue otro que el de: “Con quién es que estás (en la batalla interna por el partido)…” o el de “con el apoyo de quién es que vienes a postularte…”, que, en la práctica, dejó en manos de los múltiples caciques del panismo actual la decisión de quién sí y quién podía sumarse al otrora respetable organismo.

Ahí está la lista de los 270 que, finalmente, rendirán protesta mañana como consejeros. Ahí, evidentes, las grandes ausencias: Ernesto Ruffo o Eugenio Elorduy desplazados en Baja California; Alejandra Cana Fernández Garza, Fernando Margáin, Fernando Elizondo (que prefirió irse antes) u Homero Niño de Rivera, excluidos del grupo neoloenés. Alberto Cárdenas o Francisco Ramírez Acuña, ausentes de la lista por Jalisco. Ni José Luis Luege ni Mariana Gómez del Campo por el Distrito Federal; José Luis Durán Reveles, Manuel Gómez Morin o Jorge Inzulza por el Edomex; Ana Teresa Aranda, Eduardo Rivera por Puebla, o, el extremo, ni Javier Corral o el impresentable maderista  (sólo por hoy, que conste) Jorge Fontanero Manzanera por Chihuahua. De Gerardo Aranda, por Sonora, o Rosario Castro, de Durango, ya ni hablamos…

Es cierto que, pese al pragmatismo de los “nuevos dueños”, el consejo seguirá contando con la participación de los vitalicios —exjefes nacionales o, también, quienes sumaron ya 20 años como miembros del consejo— y, a partir de junio, de 15 mujeres y otros tantos hombres que, de manera absolutamente unipersonal, podrá designar quien resulte triunfador en el proceso de selección interna que hoy vive el otrora partido de los principios, de la honradez (de todos sus militantes) y del compromiso…

Un consejo éste, pues, pobre… ¡sin figuras!, que, entre otras cosas, vale destacar, cargará sobre sus espaldas con la nada sencilla tarea de integrar y votar las decisiones de las estratégicas comisiones de Orden —responsable de resolver disputas internas y enjuiciar a quienes atentan contra el partido o su normatividad— y de Vigilancia —encargada de sancionar el uso de los dineros— o, por otra parte, de votar los criterios para la selección de los candidatos azules a puestos de elección.

Al margen de consideraciones mediáticas o de imagen pública, digámoslo claro, el costo de privilegiar cuotas o intereses de grupo para Acción Nacional puede ser mayúsculo… Al tiempo.

Veámonos el domingo, con otro asunto De Naturaleza Política.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red