PRD: cuatro, tres, dos…

COMPARTIR 
Enrique Aranda 21/03/2014 02:11
PRD: cuatro, tres, dos…

Inmerso, al igual que su contraparte en el ámbito de las derechas,  en la más aguda crisis interna de los últimos tiempos, el Partido de la Revolución Democrática deberá definir en las próximas horas, primero, la permanencia de su actual dirigente, el cuestionado Jesús Zambrano en el cargo o la designación de un interino para tres o cuatro meses y, luego, la fecha y disposiciones de cara a la selección de un nuevo presidente nacional.

Entre hoy y mañana, efectivamente, dirigentes de las diversas y (siempre) confrontadas tribus que conforman el perredismo deberán decidir si el llamado Chucho II deja ya su actual posición en manos de un interino de consenso, capaz de llevar adelante el complejo proceso electoral en puerta o si prorroga su mandato y, más importante aún, si su futuro dirigente surgirá de un proceso de votación abierto, en el cual de manera directa, universal y secreta el militante de a pie se decante en favor de uno u otro de quienes aspiran a la posición o si, como parece ocurrirá, la elección se deja en manos de su consejo.

Al margen la manera en que enfrenten, procesen y resuelvan tales cuestiones, vale destacar, la sesión de este fin de semana constituirá para los hombres del sol azteca una oportunidad inmejorable, la última en opinión de no pocos, para reencontrarse, rescatar los postulados y propósitos que alentaron el surgimiento del ahora más importante y representativo partido de la izquierda nacional, y para ordenarse… antes que, previsiblemente en agosto, deban enfrentar —“como partido y como corrientes, sin duda…”— el reto que implicará el reconocimiento del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de López Obrador como una fuerza política nacional alternativa.

Por ello es que, a decir de sus propias bases, es que se antoja que, sea en la persona de uno de los líderes tradicionales y más emblemáticos, como pudiera ser el indeciso Cuauhtémoc Cárdenas o, por otra parte, en un continuista como sería el caso de Carlos Navarrete o en el ya casi desinflado Marcelo Ebrard, el perredismo deberá encontrar a un dirigente que favorezca la unidad y un reposicionamiento ante la inminente elección federal intermedia de julio de 2015.

No será fácil, es cierto, y no lo será por las propias, tradicionales fracturas que caracterizan al perredismo sino, incluso, por el grave daño que hoy resienten sus cuadros dirigentes, señalados por sumisos, entreguistas o traidores (de los principios) incluso dada su extrema cercanía con el gobierno en turno, una cercanía que ha puesto en entredicho a esta oposición y a todas las restantes… 

Asteriscos

* En la trascendental coyuntura que implica el debate sobre el contenido de la legislación secundaria en materia de telecomunicaciones, la LVII Asamblea General Ordinaria de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti), reeligió a su presidente Víctor Gutiérrez Martínez para un nuevo periodo al frente de la misma.

Veámonos el domingo, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios