Abrir compuertas

COMPARTIR 
Clara Scherer 13/12/2013 02:01
Abrir compuertas

Nadie ha dicho que sea cosa fácil y sencilla abrir compuertas. Las y los expertos señalan que es indispensable recurrir a la fuerza (intelectual, ¡por supuesto!). Puede suceder una avería en el transformador eléctrico, lo que dificulta la maniobra. Afortunadamente, no fue el caso. Afirman, quienes ahí estuvieron, que les llevó toda la noche abrirlas. Son mecanismos pesados, viejos, que datan de 1917, por lo que se necesitaron, al menos, más de 30% de aliadas por cada compuerta.

Me estoy refiriendo a la Cámara de Diputadas y Diputados y al Senado de la República. Las mujeres logramos, al fin, ser reconocidas como personas, con todos nuestros derechos. Ser elegidas para ocupar puestos de toma de decisiones de manera paritaria. Es decir, tal y como sucede en la población: 50% mujeres y 50% hombres. La alegría nos ha tomado por su cuenta.

Ha sido una dura faena, que ocupó los afanes de miles de mujeres, desde los albores del nacimiento de la patria, por allá de los años de 1821. Nombrarlas es imposible, pero honrar su memoria es lo justo. Mexicanas todas que soñaron con aportar ideas, proyectos, miradas distintas sobre la problemática nacional. Mujeres que, aun sin saberlo, estaban en contra de la discriminación por género y a favor de un país igualitario.

De la participación de la senadora Marcela Torres Peimbert (PAN), me parece importante rescatar el momento mismo en que abrimos esa compuerta, enmohecida y trastornada: “Hay que reconocer que el histórico avance que se alcanzó en las elecciones federales de 2012, con la sentencia 12,624 de la Sala Superior, no fue producto legislativo ni de los partidos políticos; fue resultado de la tenacidad de las mujeres, que nos agrupamos en una red, sin distingo de partido, llamada Red de Mujeres en Plural”. Sí. Los magistrados y la magistrada de la Sala Superior del TEPJF fueron quienes, con la vara de la justicia en la mano, abrieron el cerrojo.

La también senadora (PRD) Angélica de la Peña recordó episodios de los, hasta ahora, vanos intentos, por incluir la igualdad en la política. Dijo, además, que es indispensable “incluir el mecanismo de igualdad, que es la paridad. Es decir, que hombres y mujeres nos reconozcamos como pares. Que en las decisiones políticas seamos consideradas en igualdad de condiciones con los señores”.

Diva Hadamira Gastélum, senadora por el PRI: “Esta es la verdadera Reforma Política de México, porque está visibilizando más de la mitad de la población, no es una reforma como se hizo anteriormente, mocha, una reforma que no tenía la posibilidad de una participación igualitaria, paritaria de las mujeres”.

Aquella compuerta, vetusta y áspera, muestra de incivilidad ha sido abierta. Sabemos que hay que seguir trabajando para hacer de este país un lugar donde las mujeres puedan vivir a plenitud su vida. No está fácil, pero como dice mi amiga Cecilia Lavalle, “lo primero es antes” y ese primer paso ya lo dimos.

                *Licenciada en pedagogía y especialista en estudios de género

                clarasch18@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios