Querido IFT: achiqué tu autonomía

COMPARTIR 
Cecilia Soto 07/07/2014 02:20
Querido IFT: achiqué tu autonomía

Uno de los principales problemas de la Ley de Telecomunicaciones y Radiodifusión recién aprobada por el Senado y que con seguridad el martes recibirá un sello similar en la Cámara de Diputados es que mezcla herramientas pro competencia experimentadas por la Unión Europea y Estados Unidos a principios de este siglo y desechadas posteriormente, con herramientas recién inventadas y sin experiencia alguna. En el primer caso está el concepto de asimetría utilizado en Europa a principios de este siglo para fomentar la competencia y, en el segundo, el de tarifa cero de interconexión, para la que no hay experiencia en países que tienen el sistema que se usa en México, el que llama paga. Otro ejemplo del primer caso es el de compartición indiscriminada de infraestructura adoptada por los americanos en 1996 y modificada radicalmente en 2004 para salvar de esta obligación a las Redes de Nueva Generación, pero adoptada por los europeos a principios de siglo y continuada para todo tipo de redes, lo que ha llevado a la Unión Europea a perder la ventaja en telecomunicaciones que tenía frente a Estados Unidos. Y en el segundo caso está la invención del interesante concepto de preponderancia, para el cual no hay experiencia en ninguna parte del mundo.

¿Qué saldrá de esa combinación entre lo caduco y lo novedoso? Es difícil de predecir, pero sin duda habrá sorpresas. Una de estas sorpresas fue la que motivó que la iniciativa del Ejecutivo resolviera incluir en la iniciativa de ley mencionada la tarifa cero de interconexión, es decir, el no cobro por la terminación de llamadas por parte del agente preponderante en telecomunicaciones, es decir, Telmex/Telcel, a los otros operadores. La sorpresa fue que la portabilidad numérica, “una medida en principio favorable a la competencia, ha aumentado la participación de mercado del concesionario principal”, dice la exposición de motivos de la ley y concluye que esto se debe a la tarifa de interconexión y a los beneficios que otorga estar en la red del más grande. Mi impresión es que uno de los factores determinantes para regresar a Telcel o no abandonarlo no es tanto la tarifa como la cobertura de esta compañía, la mayor entre los concesionarios. Esta ventaja ya se modifica sustancialmente a favor de la competencia con la reforma al introducir la figura de usuario visitante y obligar a los concesionarios a darle servicio a usuarios de otras redes. Otra razón que oigo frecuentemente es que Telcel “es menos mala que el que probé”.

Sin duda, como en Europa, Telcel y los otros concesionarios buscan multiplicar los beneficios de “pertenecer al club” para asegurar la fidelidad del usuario, pero no sabemos con certeza qué fue lo que hizo que la portabilidad beneficiara al preponderante. Afirmar que el origen único es la tarifa de interconexión y obligar por ley a América Móvil a darla gratuitamente me parece un experimento aventurado y sin duda una merma en la capacidad de reacción y flexibilidad del regulador, es decir, el Instituto Federal de Telecomunicaciones. Si durante la implementación de esta medida, el IFT observara sorpresas desagradables como la mencionada con la portabilidad, no tendrá capacidad de reacción, pues está escrito en la ley que para el preponderante la tarifa de interconexión tendrá que ser cero, a pesar de que en su Título de Concesión se garantice un pago adecuado. Esto merma la autonomía del IFT y convierte al legislador en agente regulador.

La iniciativa de ley utiliza una linda frase para justificar la asimetría: tratar desigual a los desiguales. La asimetría impone condiciones diferentes a los agentes preponderantes y/o dominantes. En telecomunicaciones hay un preponderante, América Móvil, y en radiodifusión un preponderante efímero, Televisa. En 2009, después de más de siete años de practicar la asimetría en tarifas convencida por la engañosa claridad de la frase mencionada, la Comisión Europea llegó a la conclusión de que la asimetría traía más problemas que beneficios y ordenó la transición a regímenes simétricos que hoy ya es general. Diversos estudios encontraron que, con el paso del tiempo, la asimetría desincentiva la inversión tanto para la compañía histórica como para las entrantes. La compañía dominante (preponderante en México) busca dejar de serlo para liberarse de las estrictas condiciones que le ha impuesto el regulador (por ejemplo, regalar la interconexión) y las compañías más pequeñas buscan nunca llegar a ser preponderantes y seguir lucrando del subsidio que está obligado a darle el preponderante. De hecho, la Comisión Europea sólo permite dos casos excepcionales de tarifas asimétricas: cuando hay diferencias objetivas de costos por redes tecnológicamente diferentes o por una entrada muy tarde en el mercado. En este último caso permite temporalmente una tarifa más alta para la nueva compañía y no más baja o inexistente para el concesionario histórico. 

La regulación asimétrica, tal como está transcrita en nuestra ley, inhibe el instinto de competencia en el grande y fomenta el conformismo en el entrante. Este instinto de competencia y de “no dejarse comer el mandado” es fuente de innovaciones tanto tecnológicas como gerenciales que se verán fuertemente inhibidas con el régimen asimétrico. Va un ejemplo. En las obligaciones de compartición de infraestructura el preponderante “previo a la adopción de una tecnología o un diseño en su red… deberá comunicarlo al IFT a fin de autorizar la tecnología o el cambio propuesto, previa consulta a los otros concesionarios”. El competidor que quiere comerse el mandado recomendará al IFT lo peor que pueda resultar para el preponderante. ¡El elemento sorpresa que traen las mejoras tecnológicas tendrá que ser anunciado y consultado con los competidores! ¡Si viviera Steve Jobs se moriría de nuevo!

Este viernes el regulador brasileño anunció una drástica reducción de 90% en su tarifa de interconexión (seis veces más cara que la de México) para ser implementada de 2016 a 2019 y tender así a un régimen de pagos mutuos (Bill & Keep) muy bajos, pero no cero. La India ha hecho lo mismo desde 2012, paulatinamente. ¿Por qué hacerlo aquí intempestivamente? Más allá de los beneficios palpables inmediatos del fin del cobro de larga distancia, la reforma resulta en un encogimiento del regulador y en incentivos errados para las empresas. Le recuerdo que trabajo en la universidad interna de Telmex; esta es mi opinión personal. Nos encontramos en Twitter:@ceciliasotog

                *Analista política

                ceciliasotog@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red