Servidumbre intelectual

COMPARTIR 
Cecilia Soto 28/04/2014 03:49
Servidumbre intelectual

        Felicidades al tenor Javier Camarena
            por su triunfo en el MET de Nueva York.

¿Qué pensaría usted de un análisis sobre Tecnologías de la Información,TICs, en el mundo que plantea que México tiene un nivel de competencia económica superior a Finlandia, Panamá, Italia, Portugal, entre otros? ¿O que afirma que la calidad de la administración de las escuelas en México es superior a la que hay en Japón, Polonia o Rusia? ¿O que informa que el gobierno mexicano promueve la adopción de ciencia y tecnología con un nivel de eficiencia superior a Dinamarca, país al que superamos en este renglón por 24 lugares o a Rusia por 45? No, no se trata de algún monito verde recién llegado de algún exoplaneta. Todas estas sandeces y más las encontrará usted en el último informe del Foro Económico Mundial, pomposamente llamado Informe Global sobre Tecnologías de la Información 2014.

Y faltaba más, si las sandeces las firma el Foro Económico Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, o alguna otra institución de prestigio, hay que creerlas. Se acaba cualquier vestigio de independencia intelectual o de espíritu crítico o se prolonga el espíritu de martirio y tortura propio de la Cuaresma y Pasión de Cristo, sin que nunca haya sábado de Gloria o Domingo de Resurrección. El Foro Económico Mundial nos dice que hemos caído más de 30 lugares en preparación para aprovechar las Tecnologías de la Información TICs y hay que creerle porque estamos en lo más álgido del debate de las leyes secundarias de telecomunicaciones. A menos que los propagandistas de este monumento al cuchareo estadístico le deban al Foro un boleto redondo a Davos con hotel de lujo pagado, no veo porqué tomar en serio está colección de tonterías.

No se trata sólo de México. Déjeme darle un ejemplo lejano. Rwanda es considerada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, UNCTAD, como el país más prometedor en el oriente de África en lo tocante a desarrollo de las TICs. Según el Informe del Foro Económico Mundial que nos ocupa, Rwanda se encuentra en el lugar 143 de 149 países por sus altas tarifas de Banda Ancha fija, con una tarifa promedio mensual de 400 dólares, por cierto, más barata que Guinea que según este Informe cobra 2049 dólares (¡!) al mes por una suscripción de banda ancha. Sin embargo, las estadísticas del Banco Mundial para 2012, reportan que la tarifa mensual de banda ancha en Rwanda fue de 86.9 dólares. Si usted los quiere convertir a dólares de Paridad de Poder Adquisitivo, PPP, tendrá una tarifa alrededor de los 100 dólares PPP. ¡Entre cinco y cuatro veces —según la unidad que se escoja— más barata que la mencionada por el informe!

Sucede algo parecido con México y Brasil, países a los que el Informe sitúa en los lugares 129 y 140 en acceso a telefonía móvil por sus altas tarifas. Según el documento mencionado, el minuto de telefonía celular en México sería de 0.52 y en Brasil de 0.65  dólares PPP. Es decir, unos siete pesos/minuto en México y aproximadamente 1.50 reales en Brasil. Pero según el Instituto Federal de Telecomunicaciones, durante 2013 la tarifa de celular por minuto en Mexico bajó 14.5 por ciento. Según Miguel Calderón, vicepresidente de Telefónica, los ingresos por minuto en telefonía celular en México son los más bajos de América Latina: 0.3305 pesos/ minuto, que en dólares equivale a 0.025 dólares nominales, y en dólares PPP quizá 0.040. Nada que ver con las cifras mencionadas por el Foro Económico Mundial. Esto no quiere decir que las compañías hayan disminuido las tarifas por un espíritu tipo Teresa de Calcuta. Lo han hecho por tres razones: por ser empresas altamente reguladas, especialmente América Móvil, cuyas tarifas tienen que ser aprobadas por el órgano regulador, porque la competencia las obliga y, finalmente, para ampliar mercado con tarifas más atractivas.

Cito aquí al IFT en un comunicado de fines de 2013: “La expansión de los servicios de banda ancha, la introducción de tecnologías y la aplicación de promociones más atractivas, han ocasionado una disminución general de las tarifas”. A menos que en México prevalecieran salarios de primer mundo, sería imposible explicar el crecimiento de dos dígitos de la banda ancha móvil (39.4 %), un millón de nuevos usuarios de celular en el último trimestre y un aumento de casi 18% en el número de minutos de celular consumidos. Pero por desgracia, los salarios en México son miserablemente bajos. Lo único que explica esas cifras oficiales del IFT es la baja general de tarifas, exactamente lo opuesto a lo que informa el Foro Económico Mundial.

La mitad del Informe del Foro Económico Mundial está basada en encuestas entre líderes de opinión, de ahí que las respuestas sean muy subjetivas y deban tomarse con escepticismo y una tonelada de sal. La otra mitad exhibe un ejercicio de cuchareo y falta de seriedad y decoro imperdonables. No pueden ni deben tomarse en serio. Tenemos muchos problemas, pero no los que señala el informe. Quizá el problema más importante sea la falta de independencia intelectual y de espíritu crítico entre la élite que nos gobierna en el Ejecutivo y en el Legislativo. Si ellos no piensan por sí mismos y se rinden ante cualquier colección de nombres y puestos, hagámoslo nosotros. Le recuerdo que trabajo en la universidad corporativa de Telmex y que redacto mis contribuciones editoriales sin consultar a la empresa. Nos encontramos en Twitter: @ceciliasotog

        *Analista política

            ceciliasotog@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red