Un perro no es un buen regalo

No es un juguete que se rompe y se regresa, o se abandona en una cesta.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 17/12/2013 00:00
Un perro no es un buen regalo

Me pregunto cuántas cajas de regalo se abrirán esta Navidad en el que su contenido sea un peludito de cuatro patas. Me pregunto cuántos de esos peluditos permanecerán en la vida de esas familias que decidieron colocarlo debajo de un árbol de Navidad.

Muchos, por lo regular los que terminan en las filas del antirrábico con un perro amarrado de un mecate, piensan que regalar un perrito es una buena idea.  ¿Qué niño no se va a poner feliz recibiendo un cachorrito con quien jugar? El problema es que esos cachorritos comen, hacen sus necesidades encima del tapete y son maquinitas de mordisquear zapatos. Ladran, lloran, sienten, sufren. Es entonces, cuando la familia de ese perrito que venía dentro de una caja de regalo, deciden que el cachorro siempre no era tan tierno y que definitivamente no se puede quedar.

Otros, los dejan crecer en solitarias azoteas una vez que el animal dejó de ser chiquito y tierno. Los que menos suerte tienen, terminan en las calles víctimas de la crueldad humana, atropellados o mueren de hambre y sed. Algunos corren con buena suerte y son rescatados y llevados a refugios en donde esperan una segunda oportunidad y en donde, navidad con navidad, conocen a nuevos perros que comenzaron siendo un lindo regalo y terminaron como el peor estorbo de la familia.

Así que no, un perro no es un buen regalo. Un buen regalo es un juguete, una piyama de ositos, pero no una vida. Un perro se discute en familia, se llega a un consenso tras analizar lo que implica tener un animal, con suerte, los próximos 15 años de la vida. Un perro no es un juguete que se rompe y se regresa, que se abandona en la cesta de juguetes y se deja a su suerte. Un perro es una vida y más aún, si eres de los que piensa “¡ay, sólo es un perro!”, entonces sí que te recomiendo jamás regalar o adquirir uno, porque claramente no tienes la consciencia necesaria para adquirir un ser con vida.

Un perro no es un buen regalo por la simple y sencilla razón que regalar una vida no es cuestión de sorpresas. Un perro no es un regalo, es un compañero, un compañero que uno escoge y decide cuidar, amar y respetar y bajo ningún punto tener si quiera, la posibilidad de regalarlo por algún motivo externo.

Cuando uno adquiere un perro, adquiere un sinfín de responsabilidades a largo plazo, y dichas responsabilidades no son de nadie, más que de uno en tomar la decisión de endilgárselas.

Por eso es que les suplico que antes de comprar o adoptar un perro y meterlo en una caja de regalo, se pregunten si esa persona a la que le quieren entregar tan gigantesca responsabilidad, tiene idea sobre el regalo que le están haciendo.

A un niño no se le regala un perro, se le regala a sus padres, por ello antes de regalar un perro a un niño hay que hablarlo con los padres. Si le quieres regalar un animal a la pareja, a la novia o al novio, lo mejor es que no lo hagas de sorpresa, lo correcto es hablarlo con quien será el receptor del regalo y saber si tiene considerada esa opción.

Esta Navidad no regalen vida. Esta Navidad absténganse de hacer regalos que en poco tiempo pueden estar divagando en las calles, sufriendo el abandono y muriendo en soledad.

Esta Navidad, invito a los refugios animales a que se abstengan de dar perritos en adopción, a que protejan a los seres que ya rescataron de caer nuevamente en manos de irresponsables que no tienen idea lo que significa adquirir una vida.

Esta Navidad, invito a los padres a que no regalen un perro a sus hijos si no están conscientes que ellos serán los encargados del perro.

Esta Navidad los invito a regalar amor y no una potencial vida de sufrimiento.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios