Sí, somos corruptos, ¿y qué?

Somos, pues, un país de corruptos; aprendemos desde edad temprana...

COMPARTIR 
Ángel Verdugo 14/03/2014 00:00
Sí, somos corruptos, ¿y qué?

Si nos atuviéremos solamente a la calificación que nos asigna Transparency International en su publicación “CORRUPTION PERCEPTIONS INDEX 2013” (Posición 106 en una muestra de 177 países, y una calificación de 34 sobre 100), fácil sería concluir que México es un país muy corrupto.

También lo sería, si revisáremos los países que pertenecen al grupo de aquéllos cuya calificación va de 30 a 39 puntos pues en él se encuentran, entre otros, Egipto, Tanzania, Bolivia, Filipinas, Ecuador y Argentina. Por lo demás, Chile se encuentra en el grupo que obtuvo entre 70 y 79, en el cual se encuentran Alemania, Irlanda y Estados Unidos, entre otros. ¿Verdad que da envidia?

De tener interés en el tema, le recomiendo que revise los dos documentos cuyas direcciones le doy a continuación:

file:///C:/Users/Angel/Downloads/2013_GlobalCorruptionBarometer_EN.pdf y, file:///C:/Users/Angel/Downloads/2013_CPIBrochure_EN%20(2).pdf.

El primero es el documento completo (Global Corruption Barometer 2013) y el segundo, un folleto que resume los hallazgos en materia de percepción de la corrupción.

Ahora bien, ¿qué le parecería a usted si un extranjero le dijere, a boca de jarro, que México es un país de corruptos? ¿Cómo lo tomaría usted? Se molestaría, o diría como no pocos suelen responder: ¡Sí, somos corruptos! ¿Y?

Si bien en el “Barómetro” de Transparency International aparece desglosada la calificación obtenida por México, hay algo que no está ahí, “la cultura de la corrupción”; esa forma de ver el mundo, que hemos hecho nuestra desde tiempo inmemorial. Lo grave de este asunto de la corrupción, no es tanto que seamos corruptos sino que pensemos que esa práctica, no sólo no es mala sino que es útil y necesaria para el funcionamiento del país.

Para nosotros (esto debería avergonzarnos pero por el contrario, lo decimos a veces con cierta satisfacción), la corrupción y ser corruptos es algo que mamamos desde edad temprana; lo aprendemos en la mesa familiar cuando el jefe de familia se ufana del negocio que recién ha cerrado con su compadre, alto funcionario en ésta o aquella secretaría.

Lo aprendemos como muestra de inteligencia, cuando se nos dice que el viaje a New York de diciembre correrá a cuenta de éste o aquel contratista. De manera natural e inocua, en la mesa familiar, vamos mamando corrupción.

Esto que describo para dos familias de ingreso y posición elevada, se repite en las mesas de millones de familias de ingresos medios y bajos; en unos casos, es el vendedor ambulante que nos dice que mediante una mordida obtuvo un puesto en el Eje Central y en otros, el hijo del “viene viene” escucha al padre contar cómo golpearon a los policías que intentaron retirarlo del lugar donde opera. Uno también aprende cuando escucha al padre decir, que gracias a su relación con el líder sindical de su universidad logró ser relevado de las horas pizarrón para ser comisionado sindical.

Somos pues, un país de corruptos; aprendemos desde edad temprana, que “el que no transa, no avanza”. Bien sabemos, que el futuro estaría asegurado si obtuviéremos una plaza en Pemex, CFE, en el IMSS o en Aduanas. Si para ello fuere requisito un título profesional de esta o aquella profesión, la University of Santo Domingo siempre está dispuesta a apoyar a estudiantes aventajado$$$$.

Ante lo que somos y no podemos ocultar, preguntemos: ¿por qué otros combatieron y cambiaron “la cultura de la corrupción” y aquí, lejos de debilitarla la hemos fortalecido?

¿Y usted, qué piensa de esto?

Comparte esta entrada

Comentarios