¿Cuándo entenderemos lo que dijo este martes la Sra. Lagarde? ¿Antes de la debacle, jamás?

Imposible sería transcribir aquí buena parte de su discurso el cual...

COMPARTIR 
Ángel Verdugo 28/02/2014 00:00
¿Cuándo entenderemos lo que dijo este martes la Sra. Lagarde? ¿Antes de la debacle, jamás?

Siempre pensé que el doctor Carstens era, sin duda, el candidato ideal para dirigir el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, el reparto de posiciones entre Estados Unidos y Europa se impuso, y la elegida fue la señora Christine Lagarde.

Ya en esta posición —que ocupa desde julio de 2011—, la señora Lagarde ha pronunciado discursos que contienen planteamientos interesantes y provocadores acerca de la situación internacional y la crisis más reciente. Sin embargo, por encima de todos ellos, el que pronunció este martes en Stanford University en Palo Alto, California, es digno de ser leído y releído, particularmente por aquéllos interesados en los temas educativos.

El título mismo de su intervención, pienso, es una invitación franca a hacerlo: “Innovation, Technology and the 21st Century Global Economy”. De tener interés en él, en esta dirección lo puede encontrar: http://www.imf.org/external/np/speeches/2014/022514.htm.

Imposible sería transcribir aquí buena parte de su discurso el cual, le comento, nos viene “como anillo al dedo” dado el desastre en el cual hemos convertido nuestro sistema educativo; de ahí que le pida de manera respetuosa, se dé un tiempo para leer la intervención de la señora Lagarde. En caso de que usted no lea inglés, en unos días —no tengo duda dada la importancia de lo dicho por ella—, pienso que aparecerá en la página del Fondo (www.imf.org) traducido al español.

Una de las partes más interesantes y provocadoras del discurso por las implicaciones que tiene para las políticas públicas, es donde trata la interrelación entre tecnología, educación y la creciente desigualdad. Los párrafos donde describe la brecha que se está abriendo a una velocidad sorprendente, entre aquéllos cuya educación no los prepara para dominar las nuevas herramientas que la tecnología ha desarrollado, y los que si tienen acceso a ellas y las dominan, es una llamada de atención que debemos atender.

Las implicaciones que para la estabilidad en una sociedad como la nuestra tiene mantener métodos educativos desarrollados para un mundo que se fue, parecen ser ignoradas por quienes entre nosotros tienen la responsabilidad de diseñar las nuevas políticas educativas y además, aplicarlas.

Por otra parte, el que en varios estados del país —coincidentemente los más atrasados y con el peor desempeño educativo— haya un magisterio, cuya visión de su trabajo sea más del de un guerrillero de pacotilla que ve las marchas, bloqueos y  plantones, y la destrucción de la propiedad ajena y el adoctrinamiento ideológico de sus alumnos como la vía de acceso al paraíso mediante la construcción del socialismo, complica las cosas a tal grado, que la comprensión misma de las consecuencias del desastre que hoy tenemos se vuelve casi imposible.

La lectura de la intervención de la señora Lagarde que arriba menciono, vale mucho la pena. Además, si tuviere interés en el tema, le pediría leyere también la excelente colaboración de ayer del doctor Carlos Elizondo, aquí en Excélsior en la dirección: http://www.excelsior.com.mx/opinion/carlos-elizondo-mayer-serra/2014/02/....

Ahora bien, ¿qué hacer con nuestro desastre educativo? ¿Qué hacer una vez encarcelada la que se nos decía era la causante de todo mal? ¿Tiene usted alguna opinión al respecto? Es más, si tiene hijos en edad escolar al margen del nivel en el que se encuentren, pienso que debería tenerla y también, difundirla.

Comparte esta entrada

Comentarios