¿Ha leído alguno de los reportes que elabora el Foro Económico Mundial? ¿Por qué no?

En México no leemos, y menos estudiamos lo que deberíamos para entender la situación mundial y su futuro.

COMPARTIR 
Ángel Verdugo 24/01/2014 01:49
¿Ha leído alguno de los reportes que elabora el Foro Económico Mundial? ¿Por qué no?

La participación del presidente Enrique Peña Nieto en la reunión anual del Foro Económico Mundial, me ha llamado la atención por el manejo mediático que a la misma se le ha dado. Sin embargo, no obstante la importancia de la figura presidencial y las directrices que marca en sus intervenciones, a su participación no ha seguido una lectura seria de algunos de los reportes del Foro.

Si bien soy de los que consideran como inútiles o innecesarias las participaciones de los gobernantes en dicha reunión anual, mi opinión de los reportes que el Foro Económico Mundial elabora y da a conocer de manera gratuita, es otra.

Esos materiales, además del conocido Global Competitiveness Report, son de mucha utilidad para el interesado en temas que van de los “Global Risks” a la educación, el cambio climático, empleo, medios digitales y modelos de crecimiento entre muchos y muy diversos temas.

Sin duda alguna, la producción de reportes por parte del Foro Económico Mundial —cuyo tema central es el futuro y las tendencias que impactarán la vida diaria de miles de millones—, es encomiable; lo es, no sólo por la diversidad de temas que tratan esas publicaciones sino también, como dije, porque son puestos a disposición de los interesados de manera gratuita.

La participación de gobernantes —quienes deben ser muy cuidadosos en lo que dicen, y cómo lo dicen—, embonan mal en un ambiente como el de Davos; ahí, la idea es ver al futuro con libertad e imaginación y el gobernante, salvo honrosas excepciones, es seducido por el aquí y ahora y su discurso está —al menos en público—, limitado por la corrección política.

En consecuencia, el discurso de aquellos que se presenten en Davos, se verá y sonará acartonado frente a los de aquellos cuya irreverencia y visión libérrima los lleva a decir las cosas sin temor alguno, sin las limitaciones propias de la política.

Por otra parte, ¿por qué en México no leemos los reportes del Foro Económico Mundial, y tampoco los de The Fraser Institute y menos los de la Heritage Foundation? ¿Por qué desconocemos las publicaciones del Fondo Monetario Internacional (World Economic Outlook, Fiscal Monitor y el Global Financial Stability Report), y el Global Economic Prospects y el World Development Report del Banco Mundial?

Podría seguir con una larga lista de reportes que tienen que ver con la situación económica y política del mundo y sus  perspectivas pero, además de cansarlo, el hecho quedaría ahí, intocado; en México no leemos, y menos estudiamos lo que deberíamos para entender la situación mundial y su futuro.

La participación del presidente Peña Nieto en Davos con una “conferencia magistral” debería, al menos, obligar a funcionarios y políticos de su partido (particularmente los legisladores), a revisar uno que otro reporte de aquella institución.

El primero a revisar sería The Global Competitiveness Report 2013–2014. De hacerlo, se darían cuenta de lo mal que estamos (Páginas 276-277) y podrían, de interesarles, comparar nuestra posición frente a la que ocupan Chile, Panamá, Costa Rica, Brasil, Perú y Colombia.

Sé que es mucho pedir; sin embargo, no pierdo la esperanza de que algún día nuestra clase política entienda y acepte que hemos construido un desastre de país; México, aun cuando a veces no lo parezca, aún tiene remedio. Por eso digo, si la visita del presidente Peña Nieto hubiera servido para que nuestros políticos aceptaren eso, habría valido la pena.

Comparte esta entrada

Comentarios