La Presidencia imperial

Como el Congreso no avanza en los temas que son importantes para la población, Barack Obama va a gobernar por decreto.

COMPARTIR 
Ana Paula Ordorica 03/02/2014 00:04
La Presidencia imperial

En su discurso sobre el estado de la nación, SOTU es su acrónimo en inglés, Barack Obama  fue claro: como el Congreso no avanza en los temas que son importantes para la población, va a utilizar su pluma para gobernar por decreto.

Esto llevó a los republicanos a llamarlo un dictador socialista, un Presidente imperial, entre otras cosas.

Declaraciones poco congruentes las de los republicanos si tomamos en cuenta que desde George Washington, todos los presidentes de EU salvo William Henry Harrison, han hecho uso de la facultad que les brinda la Constitución para legislar por decreto, es decir, sin necesidad de la autorización del Congreso.

La Proclamación de Emancipación de Abraham Lincoln, el fin de la segregación en el Ejército de Harry Truman y los Cuerpos de Paz de John F. Kennedy, entre otros, se adoptaron a través de órdenes ejecutivas.

Obama es el presidente que menos ha utilizado esta herramienta legislativa desde Grover Cleveland. Y si lo comparamos con sus más recientes antecesores, Obama ha utilizado mucho menos el poder de su pluma: 168 veces, frente a las 291 de George W. Bush y las 364 de Bill Clinton.

Pero ahora, ante el hartazgo de la paralización de su gobierno impuesta por la Cámara de Representantes que tiene mayoría republicana, Obama ha anunciado que utilizará el poder de su pluma para avanzar por decreto.

La oposición en el Congreso ha frenado en estos cinco años del gobierno de Obama sus principales iniciativas. Desde el cierre de Guantánamo hasta la reforma migratoria.

Entre las medidas que buscará lograr sin legislación están el aumento del salario mínimo a los empleados del gobierno federal y algunas iniciativas para la protección del medio ambiente o la Reforma  Educativa.

Sin embargo, en realidad es poco lo que puede esperarse que Obama haga sin el respaldo del Congreso, ya que constitucionalmente tampoco puede gobernar por decreto. Desde la decisión de aumentar el salario mínimo, tendrá que limitarse sólo a los funcionarios federales porque para extenderla a todos los trabajadores se requiere aprobación del
Congreso.

Los republicanos se niegan también a aprobar en la Cámara de Representantes la reforma migratoria que legalice a los inmigrantes indocumentados, aun cuando ya fue aprobada en el Senado. También han frenado otras propuestas de la Casa Blanca para el desarrollo de energías alternativas o incrementos de impuestos a los ricos.

Así que aunque los republicanos acusen a Obama de querer una Presidencia imperial, y aunque Obama quiera lograr por decreto que este sea un año de movimiento para EU, el poder de la pluma, el gobernar por decreto, no permitirá al presidente mucho que digamos.

Apostilla: Woodrow Wilson fue el primer presidente en romper la tradición de entregar el SOTU solamente por escrito. Harry S. Truman fue el primer presidente en dar el discurso por televisión. Y Lyndon B. Johnson fue el primero en hacerlo en horario estelar.

La Doctrina Monroe de James Monroe, las cuatro libertades de Franklin Delano Roosevelt, la guerra en contra de la pobreza de Lyndon B Johnson, el eje del mal de George W. Bush... todos estos mensajes que han trascendido por años fueron dichos por primera vez durante el SOTU.

Sin duda, este discurso es uno de los eventos políticos más llamativos de la Presidencia.

twitter: @AnaPOrdorica

Comparte esta entrada

Comentarios