Decapitan al PT en la Asamblea

El próximo martes anuncian a Genaro Cervantes Vega como el relevo.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 25/04/2014 00:00
Decapitan al PT en la Asamblea

A partir del primero de mayo, el Partido del Trabajo en la Asamblea Legislativa será coordinado por el diputado Genaro Cervantes Vega, quizá el único orgánico de los tres legisladores de ese partido en Donceles.

La decisión fue tomada desde la oficina del dirigente nacional, Beto Anaya, quien a principio de la actual Legislatura apoyó a la diputada Miriam Saldaña, a la que ahora le pide que entregue el cargo.

El tercer diputado, Rodolfo Ondarza, también aspiraba al puesto y era empujado por la tribu perredista de Lola Padierna, que veía en él a un aliado en las decisiones internas de la ALDF; precisamente por ese apoyo su nombre fue vetado y se quedó en el camino.

El anuncio será dado a conocer al pleno el martes próximo, a fin de que oficialmente Cervantes Vega entre en funciones de sus nuevas responsabilidades, que incluyen —por supuesto— el manejo presupuestal del grupo, que no es menor.

Aunque la decisión está tomada, e incluso existe ya un documento firmado por la dirigencia petista, el tema se hará oficial hasta el fin de la actual legislatura para evitar que la turbulencia afecte la aprobación de las iniciativas pendientes.

Para no hacer un escándalo mayúsculo, la diputada Saldaña exigió ante la Comisión de Gobierno, donde su bancada tiene un asiento, que le fuera asignada la presidencia de la Comisión de Vivienda, que preside precisamente Cervantes Vega.

La aún coordinadora propuso que el cambio se autorizara en el seno de la Comisión de Gobierno, donde confluyen todos los coordinadores legislativos, pero se le explicó que esos cambios tienen que ser aprobados por el Pleno, lo cual se ve difícil.

Desde que arrancó la actual Legislatura ha existido inconformidad y una fuerte grilla al interior del grupo petista. No es la primera vez que se habla de que Miriam sería  removida; la diferencia es que ahora hay un documento firmado.

Con este reajuste al interior del PT en realidad quien gana es la corriente del diputado perredista Víctor Hugo Lobo, pues aunque orgánicamente Cervantes Vega no es de su partido, sí es diputado por la Gustavo A. Madero, donde los lobistas lo cobijan.

Con Miriam, quien tenía las simpatías del PT era Manuel Granados, identificado con Miguel Ángel Mancera, y con Ondarza la corriente que quería quedarse con esa parte de la tajada era de IDN, pero no pudo.

Con la caída de Saldaña, la ALDF se queda sin ninguna mujer en la coordinación legislativa de un partido, pues antes que ella el PRI había removido a María de los Ángeles Moreno.

Esta situación contrasta con la reciente iniciativa de los diputados para que, a más tardar en 2019, el gobierno capitalino dé la mitad de sus plazas a mujeres; en la ALDF no habrá una sola.

¿O sea, que se haga justicia en los bueyes de mi compadre?

CENTAVITOS… Por cierto, aún no asume la coordinación y Cervantes Vega ya sabe lo que es sufrir ataques anónimos en redes sociales. En Twitter circula una foto titulada “el diputado Bacardí”, en la que lo acusan de ser dueño de tables dance y buscar la GAM, lo cual lo debe poner en guardia. No le vaya a ocurrir lo que a Cuauhtémoc Gutiérrez, que por una publicación anónima lo bajaron de la presidencia del PRI-DF… Como si fuera Luis Miguel, todo el mundo —sobre todo diputadas— querían tomarse una foto del recuerdo con el procurador Rodolfo Ríos Garza, quien ayer compareció ante la ALDF. Aunque algunos comentaban en el pasillo que quienes se le acercaban era porque algún pendiente con la ley tenían, dos jóvenes legisladoras dijeron que la verdad es que querían una foto con él porque se les figuraba como uno de los “cariñositos” (ositos cariñosos)… La que echó la casa por la ventana en la comparecencia fue la perredista Ariadna Montiel, quien al más puro estilo de los hijos de su adorado Peje, vistió traje sastre gris y unos relucientes zapatos Salvatore Ferragamo, que por internet cuestan nueve mil 600 pesos; en tienda el precio sube a 15 mil; un lujo que los promotores de la honestidad valiente se pueden dar.

Comparte esta entrada

Comentarios