Guaruras de El Peje cobran en RTP

Quienes aparecen cuidándolo son empleados del organismo de transporte.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 11/12/2013 00:18
Guaruras de El Peje cobran en RTP

Los guardaespaldas que cuidan de Andrés Manuel López  Obrador, de su esposa y de sus hijos, están desde hace años en la nómina de la Red de Transporte de Pasajeros del DF (RTP), de acuerdo con documentación de la dependencia.

Quienes aparecen cuidando a El Peje y a sus pejecitos, sobre todo a su junior Andresito, al que le quiere heredar el poder, han sido identificados como empleados del organismo de transporte público de la ciudad.

Su registro está desde que la diputada Ariadna Montiel Reyes, vicecoordinadora del PRD en la Asamblea Legislativa del DF, era la directora de RTP y su esposo participaba en el equipo de seguridad del tabasqueño.

Actualmente, el esposo está retirado como guarura y se dedica al negocio de la renta de insumos para eventos sociales, e incluso tiene una página web donde anuncia el alquiler de salas launch, mesas y equipo de video.

Y aunque la diputada dejó de ser directora de RTP, todo mundo dice que el actual titular, Arturo González Vega, le sigue reportando todo lo referente al organismo e incluso la legisladora ha enfrentado marchas y acusaciones de presunta corrupción.

El asunto es que a López Obrador no le cuesta un centavo tener guaruras, choferes y mandaderos, por lo que lejos está de su discurso como jefe de Gobierno, cuando promulgó su Ley de Austeridad, que prohibía guardaespaldas a cualquier funcionario capitalino, con excepción del procurador y el titular de la SSP-DF.

Entonces se aventó la puntada de prohibir que incluso el jefe de Gobierno tuviera escoltas; le bastaba con el pillo de Nicolás MollinedoSuper Nico— para pasear tranquilamente por la ciudad, aunque después se apropió de las famosas Gacelas.

Ahora no es titular del GDF, no es funcionario o siquiera empleado, pero el de Macuspana sigue contando con guardaespaldas pagados por los impuestos de los capitalinos.

Aun así, no mide su lengua para despotricar  contra la pensión que reciben los ex presidentes, por ser una carga para el erario.

Él ni siquiera es ex presidente, pero sí un mantenido por legisladoras como Montiel Reyes, que en la calle es militante de Morena y en la Asamblea Legislativa del DF es militante del PRD.

Por cierto, dicen que ahora que El Peje está enfermito e impedido para gritonear en los templetes, sus esbirros se han encargado de organizar a través de las redes sociales una campañita contra Miguel Ángel Mancera, teniendo como pretexto el aumento del Metro.

A esta campañita parece que se quiere sumar la senadora Alejandra Barrales, quien ayer, en entrevista, criticó al jefe de Gobierno, que en 2012 le ganó la candidatura de la izquierda para el GDF, y lo llamó “insensible” por el aumento a la tarifa a
este transporte.

Parece que la senadora olvidó que cuando ella era líder de la ALDF los diputados que coordinaba aumentaron el Metro a tres pesos y entonces sí encontraba justificaciones para las propuestas de Marcelo Ebrard, quien era el jefe de Gobierno.

Los ataques a Mancera parecen multiplicarse —sobre todo por parte de sus supuestos aliados— y en la actualidad las cosas andan bien revueltas.

CENTAVITOS… Bastante ridículos e incongruentes se vieron los diputados del PRD en Donceles que, azuzados por su líder, Manuel Granados, tomaron la tribuna para protestar por la Ley de Manifestaciones aprobada ayer en comisiones por la Cámara de Diputados. La toma de la tribuna, que trajo con ello un duelo de protagonismos en el que todo mundo quería tomar la palabra, provocó que las bancadas del PRI, PAN y Verde Ecologista abandonaran la sesión y dejaran a los perredistas como loquitos, hablando solos. Alegaban invasión a la autonomía de la capital y el uso de las mayorías parlamentarias en San Lázaro para planchar a las minorías, como si el PRD y sus satélites no hicieran lo mismo con la oposición en Donceles.

Comparte esta entrada

Comentarios