Tengo mucho miedo a quedar marcada por desastre ecológico en Sonora

Luz Mercedes Apodaca tiene quemaduras en el rostro por lavarse en el río donde una minera derramó ácido

COMPARTIR 
29/08/2014 07:40 Ernesto Méndez/ Enviado
Doña Luz espera a que su hijo pueda irla a visitar para analizar una posible demanda en contra de Grupo México.

BAVIÁCORA, Son., 29 de agosto.— Su caso se conoció en redes sociales y las fotografías de su rostro subidas a Facebook y Twitter por una conocida dieron la vuelta al mundo como la primera persona lesionada por la contaminación del río Sonora.

Se trata de Luz Mercedes Apodaca Corral, de 50 años, vecina del municipio de Baviácora, dedicada a la elaboración de arreglos florales de foami, que de camino a su casa, después de hacer un mandado junto con su esposo, se mojó la cara para refrescarse con el agua del afluente, a dos días de ocurrido el derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico de la mina Buenavista del Cobre.

“En la orilla del río Sonora mojé mis pies y agarré agua, como comúnmente lo hace uno, y me enjuagué la cara, eso fue todo”, relató.

La falta de información sobre el vertido de tóxicos por parte de las autoridades pronto hizo estragos en la salud de doña Luz, con la aparición de ampollas en las mejillas y la barbilla, que le provocaban un ardor insportable.

“Ya cuando venía en la carretera empecé a sentir la cara arrugada, acartonada, y me decía mi viejo: ‘es que no te secaste la cara, eso es lo que traes’”, comentó.

La señora reveló en entrevista con Excélsior que el diagnóstico médico indica que tiene quemaduras de primer y segundo grado en el rostro, pero en los próximos días conocerá los resultados de una prueba de laboratorio que le hicieron a sus ampollas en la ciudad de Hermosillo.

“He sentido, por ejemplo, que un ojo me falla. Yo soy una persona que miraba, muy activa, y tengo días que he querido ensartar una aguja y no lo puedo hacer, algo me está pasando”, comentó.

A pesar de las graves lesiones que sufrió en la cara y lo que pueda resultar, Luz Mercedes Apodaca Corral no aparece en el conteo oficial dado a conocer el martes pasado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que asegura que sólo existen cinco casos menores de personas afectadas en la región, que ya fueron dadas de alta, como consecuencia de la peor tragedia ambiental en la historia del sector minero en el país.

“En el caso de la persona que usted refiere no fue atendida por el sector salud, por lo que no hay evidencia que haya sido afectada por el accidente del 6 de agosto. Lo que hemos tenido y lo que se ha presentado son intoxicaciones con náuseas y con vómito de los cinco individuos que hemos registrado”, indicó Mikel Arriola Peñalosa, titular de la Cofepris.

Una declaración que contrasta con la realidad, porque la primera atención médica que recibió doña Luz fue en el Centro de Salud Rural de Baviácora, según confirmó la doctora Ana Danira Martínez Ayala, encargada de esta pequeña clínica que depende del gobierno de Sonora, donde se le abrió un expediente, por lo que surge la pregunta: ¿cuántas personas más habrá por ahí con padecimientos relacionados con la contaminación en el río Sonora y que nadie conoce o se quiere ignorar?

Doña Luz agregó que se encuentra a la espera de que su hijo pueda irla a visitar para analizar una posible demanda en contra de Grupo México, por los daños a la salud que el incidente pudiera ocasionar a su persona en el mediano y largo plazo.

“Ahorita me estoy bañando con pura agua purificada y las tres veces que lavo mi cara al día lo hago con botellas de agua. Tengo mucho miedo a quedar marcada y que lo malo que traigo en la cara me haya pasado más adentro”, confesó con los ojos llorosos.

Comisión de diputados irá a Sonora por información

La Comisión Especial creada en la Cámara de Diputados para investigar el derrame en Cananea de contaminantes de la mina Buenavista del Cobre al río Sonora, recabará la información emitida por la Semarnat y la Profepa sobre el caso y se trasladará a la zona donde se ubica del peor desastre ecológico minero del país, adelantó el diputado federal por el PRI Marco Antonio Bernal Gutiérrez, presidente de dicha comisión.

Se escucharán, dijo el priista en entrevista con Martín Espinosa para Grupo Imagen Multimedia, todas las voces, tanto de los pobladores afectados por el derrame como de las autoridades y de Grupo México, dueña de la mina Buenavista.

El objetivo último, recalcó, es emitir un veredicto para finales de septiembre próximo y conocer si el Estado mexicano tiene la capacidad jurídica normativa para regular y sancionar este tipo de irregularidades.

Señaló Bernal que “estamos recabando información de cada una de las dependencias involucradas en el análisis, investigación del derrame y en cuantificar daños ecológicos en la zona y daños económicos a pobladores” de los siete municipios sonorenses afectados.

“Una vez que tengamos toda la información acudiremos a las autoridades y a los pobladores de la zona para conocer su visión, además de, eventualmente, reunirnos con los dueños de la empresa”, agregó.

Lo único claro, enfatizó, “es la responsabilidad que establece el gobierno federal imputable a la minera Grupo México y el daño causado es bastante grande, al grado de catalogarlo como la mayor catástrofe ecológica en el sector minero, por lo que ya se estableció una multa y la obligación de resarcir los daños ambientales y económicos de esta zona del río Sonora, y los otros dos afluentes que se vieron también afectados”.

El objetivo de la comisión, integrada por un representante de cada uno de los partidos políticos con presencia en el Congreso, “es saber si el Estado mexicano tiene todas las capacidades normativas jurídicas para regular este tipo de actividades, y si tiene la capacidad de sancionar cuando suceden estas cosas, es lo que estamos observando”.

Investigadores realizan labores de muestreo

Un grupo de 30 investigadores de instituciones como la Universidad de Arizona, la UNAM y la Universidad de Sonora, entre otras, llevarán a cabo labores de muestreo de sedimentos de agua y suelo a lo largo de 250 kilómetros, de los 420 que forman el Río Sonora, desde las instalaciones de la mina Buenavista del Cobre, en Cananea, hasta las cercanías de Hermosillo, para evaluar la afectación en flora y fauna derivado del derrame de sustancias tóxicas de la mina Buenavista.

Así lo dio a conocer Jesús Valencia García, doctor en ciencias materiales, con especialización en hidrometalurgia, integrante de dicha comisión, al señalar que la meta es emitir medidas de remediación a corto y largo plazo para minimizar las afectaciones del peor desastre ecológico minero del país.

El propósito, insistió el también profesor investigador de la Universidad de Sonora, en entrevista con Martín Espinosa, para Grupo Imagen Multimedia, “es muestrear, evaluar, tanto en agua como en sedimentos y suelos de toda esta región, en ríos y pozos ribereños de la zona afectada por el derrame de químicos y ver el efecto en flora y fauna”.

Ya con los resultados de las pruebas, el siguiente paso, recalcó, será “proponer medidas de remediación, dependiendo de la cantidad de sulfato de cobre y sulfato ferroso”. De ácido sulfúrico, aseguró, “sólo se tiene el reporte de entre 10 a 15 gramos por litro de sustancias derramadas en las afluentes de Sonora y del río Bacanuchi.

Detalló Valencia García que se evaluará si los niveles de estas sustancias se encuentran muy por encima de la norma, si alcanzaron el agua superficial” y si éstas “realmente salieron de la mina Buenavista”.

El muestreo de agua y sedimentos de tierra, aseguró, “será permanente”, y en los próximos días se estará presentando la propuesta para tener el visto bueno de organismos federales como Conagua y Profepa, para enviar estas pruebas a diferentes laboratorios acreditados.

Comentarios

Lo que pasa en la red