Obama se va por su cuenta en migración; el Congreso congela su reforma

Afirma que aplicará acciones ejecutivas, tras la negativa de los republicanos

COMPARTIR 
01/07/2014 06:30 José Carreño Figueras
Los procuradores de México, Jesús Murillo Karam, y de EU, Eric Holder, y la subprocuradora Mariana Benítez durante un encuentro en el Departamento de Justicia para pasar revista a una amplia gama de temas de la agenda bilateral. A la cita también asistió el embajador mexicano en la Unión Americana, Eduardo Medina Mora.

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de julio.- En un anuncio largamente esperado y tras considerar como “muerta” la posibilidad de un compromiso de reforma migratoria en el Congreso, el presidente estadunidense, Barack Obama, dijo ayer que adoptará acciones ejecutivas para resolver el problema.

Culpó a la mayoría republicana en la Cámara de Representantes por la parálisis en las leyes de inmigración.

La declaración de Obama ocurrió luego de que el republicano John Boehner, presidente de la Cámara baja, le informara la semana pasada que ese cuerpo legislativo no votaría en torno a una legislación de reforma migratoria aprobada el año pasado por la mayoría demócrata en el Senado.

“Si el Congreso no hace su trabajo, al menos podemos hacer el nuestro”, aseveró.

El discurso puso de relieve los problemas que enfrenta el mandatario.

Por un lado, la creciente presión de promigrantes y por otro la renuencia de los republicanos a avalar una ley que pudiera ser vista como un triunfo de Obama.

Sepultan reforma; Obama lanzará decretos

Reclama a republicanos de parálisis en Congreso.

En un anuncio largamente esperado y tras considerar como “muerta” la posibilidad de un compromiso de reforma migratoria en el Congreso el presidente Barack Obama dijo que adoptará acciones ejecutivas para resolver el problema.

El presidente culpó a la mayoría republicana en la Cámara por la parálisis sobre la propuesta reformulación de las leyes de inmigración, y acusó a los líderes del Partido Republicano como incapaces de “plantar cara a la fiesta del té”.

La declaración de Obama ocurrió luego de que el republicano John Boehner, presidente de la Cámara baja, le informara la semana pasada que ese cuerpo legislativo no votaría en torno a una legislación de reforma migratoria aprobada el año pasado por la mayoría demócrata en el Senado.

“Si el Congreso no hace su trabajo, al menos podemos hacer el nuestro”, dijo Obama durante declaraciones en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca.

El combativo discurso puso de relieve los problemas políticos que enfrenta el mandatario, por un lado la creciente presión de grupos hispanos y promigrantes, que formaron parte de su coalición electoral pero están cada vez más impacientes, y la renuencia de los republicanos a aprobar una ley que pudiera ser vista como un triunfo para los demócratas.

Obama no precisó de entrada qué medidas adoptaría, pero se sabe que pidió ideas a sus colaboradores. Las medidas administrativas podrían ir de simplemente instruir a las agencias policiales para reorientar sus prioridades respecto a deportaciones hasta facilitar los trámites para algunos grupos migrantes.

Boehner confirmó la conversación pero culpó del fracaso a que consideró como falta de la acción de Obama, que en opinión de los republicanos lo hace poco fiable para hacer cumplir las leyes de inmigración.

“En nuestra conversación la semana pasada, le dije al presidente lo que le he dicho hace meses: el pueblo estadounidense y sus representantes no confían en él para hacer cumplir de la ley escrita”, dijo Boehner en un comunicado divulgado después de las declaraciones de Obama.

La posibilidad de avances en el tema no existirá sino hasta que esa situación cambie, en lo que se vio como una alusión a señalamientos hechos la semana pasada que una ley de reforma migratoria será imposible hasta que Obama salga de la Casa Blanca.

La situación política en torno a la cuestión migratoria, que es de por sí un muy conflictivo problema, se vio complicada por la reciente crisis creada por la marejada de jóvenes inmigrantes, muchos de ellos niños, desde El Salvador, Guatemala y Honduras.

Según los republicanos, la ola de jóvenes inmigrantes se movilizó porque creen que se les permitirá permanecer en los Estados Unidos como resultado de las políticas de Obama. El gobierno estadunidense aceptó que se han propagado versiones de ese tipo en Centroamérica, pero comenzó una campaña para desmentirla.

Obama dijo que iba a mover recursos desde el interior hacia la frontera con el fin de “reorientar los esfuerzos” para mantener la frontera segura y anunció que pidió propuestas de otras medidas a sus colaboradores.

El Presidente atacó a los republicanos por no haberse movido en torno a inmigración después de que el Senado aprobó una ley de inmigración el año pasado.

Obama puntualizó que el que la mayoría republicana en la Cámara baja no se hubiera movilizado para aprobar una “condenada ley” es negativo para la seguridad, la economía y el futuro de Estados Unidos.

Boehner afirmó, sin embargo, que la responsabilidad es de Obama. “Las propias órdenes ejecutivas del presidente han conducido directamente a la crisis humanitaria en la frontera sur, dando falsas esperanzas a los niños y sus familias de que si entran en el país ilegalmente se les permitirá quedarse”, dijo en un comunicado.

Obama anunció el domingo que pediría unos dos mil millones de dólares para enfrentar el problema, mediante el envío de recursos de las agencias de migración y aduanas del interior del país hacia la frontera con México, especialmente la parte de Texas, que los últimos meses registró un influjo extraordinario de menores.

Migrantes aplauden decisión de Barack

Organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes recibieron con satisfacción el anuncio del presidente Barack Obama de que usará sus facultades para resolver la crisis de inmigración, pero expresaron dudas sobre el tipo de alivio.

“Felicitamos al presidente Obama sobre la decisión de no esperar a que el Congreso actúe de forma unilateral”, indicó en un comunicado la Dream Action Coalition, que reúne a varios grupos defensores de inmigrantes.

Sin embargo, acotó la coalición, “aunque se prometió alivio, no queda más que preguntarse qué tipo de alivio será”.

Obama anunció en un discurso en la Casa Blanca que iniciará “un nuevo esfuerzo para arreglar lo más que se pueda, por mi cuenta, nuestro sistema de inmigración, sin el Congreso”.

Añadió que ordenó a su equipo recomendar medidas que pueda tomar este verano en materia de inmigración, e indicó que actuará con esas recomendaciones “sin demora”.

La Dream Action Coalition se preguntó si el Presidente tendrá la voluntad de ofrecer una solución a temas complicados en inmigración, y cuestionó si se trata de una medida con intenciones electorales.

“El de hoy fue un buen paso, pero lo que sigue va a determinar si fue dado en la dirección correcta”, indicó la coalición.

A su vez, el Movimiento Puente, organización pro inmigrante de Phoenix, Arizona, dijo que lo mínimo que espera es la mayor extensión posible del programa de Acción Diferida, a fin de cesar las deportaciones.

“Hasta que nuestra gente esté libre, sin la amenaza de la deportación y el encarcelamiento, no esperamos nada menos que la prórroga de la Acción Diferida en la mayor medida posible”, dijo Carlos García, director ejecutivo de Movimiento Puente.

“No podemos esperar hasta el final del verano para tener un alivio. Perdemos mil 100 de nuestros seres queridos cada día debido a la deportación.”

Nueva York dará abogados gratuitos para migrantes

El Concejo de la Ciudad de Nueva York determinó que financiará un programa para garantizar abogados gratuitos a todos los inmigrantes que cada año enfrentan procesos de deportación en cortes locales.

  • Al llamado Proyecto para la Unidad de las Familias Inmigrantes de Nueva York se destinarán 4.9 millones de dólares del presupuesto de la ciudad.
  • Será así el primer sistema universal de representación legal pública para inmigrantes detenidos en Estados Unidos.
  • Según organismos civiles, el NYIFUP proveerá en 2015 asistencia legal a casi mil 380 inmigrantes que enfrentan juicios de deportación en cortes de inmigración de Nueva York, y a residentes de esta ciudad enjuiciados en Elizabeth y Newark,  estado de Nueva Jersey.
  • La extensión del programa ocurrió luego de que el NYIFUP empezó a funcionar en 2013 de modo piloto con el fin de ayudar a inmigrantes, que a diferencia de otros acusados en el sistema judicial de EU, no tienen derecho a representación legal gratuita.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red