Abren en México sede de Ayuda a la Iglesia que Sufre

Católicos admiten desencanto de feligreses

COMPARTIR 
29/06/2014 06:01 Iván Saldaña
La Iglesia católica respalda a los más necesitados y para ello busca el apoyo de todos los feligreses.

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de junio.- La necesidad de abrir en México la oficina número 20 de la Ayuda a la Iglesia que Sufre
—fundación de la Santa Sede— es para contrarrestar que la fe católica en el país se pierda y para apoyar a la otra cara de la institución religiosa ajena a la jerarquía: la Iglesia pobre.

 La española Matilde Latorre Sanz, quien da testimonio de lo anterior, llegó a la capital mexicana para pulir los preparativos de la nueva oficina que será anunciada este domingo en la Catedral Metropolitana, pero desde mayo vino hacer “un análisis de la realidad en el país”.   

El número de católicos es importantísimo en México pero sí, es verdad que hay una parte fuerte de desencantados de la Iglesia católica que ya es obvia; entonces, nosotros debíamos hacer presencia ya para dar voz a la Iglesia misionera, a la Iglesia que no se ve, que es la que realmente consigue que regrese a la Iglesia”, expresó.

En entrevista con Excélsior, la delegada de la oficina de España explicó que desde 1947 su fundación ha enviado ayuda al mundo donde la “fe católica se ha visto amenazada”, presentes en 140 países.

1,200 proyectos ha apoyado la Ayuda a la Iglesia que Sufre, desde 1947.

 México cumple este año 50 años de recibir recursos de la Iglesia que Sufre, pero ahora es tiempo —explicó Matilde— de que con la nueva oficina esta nación se convierta en emisor de cooperación internacional.

Llevamos muchos años aquí  sin oficina, es decir, el mundo lleva ayudando mucho tiempo a México económicamente, a la Iglesia sufriente mexicana, a
la Iglesia que no se ve, a todas esas organizaciones de religiosas que se están jugando la vida actualmente con migrantes en las fronteras, a todas esos sacerdotes que no tienen dinero para estudiar o para moverse en las regiones más afectadas y pobres, sobre todo en Chiapas. Era hora de que México sea un país que aporte”, explicó.

 En general, existe la idea de que hay Iglesia católica a la que no le hace falta recursos económicos e incluso se le considera como rica. Esta ilustración, explicó Javier Menéndez Ros, presidente de la Ayuda a la Iglesia que Sufre es errónea pues no todas las diócesis cuentan con las mismas posibilidades de desarrollo.

Son varios los problemas de la Iglesia católica. Evidentemente, uno es que la gente (piensa) que es una especie de broma cuando dices que ayudas a la Iglesia, a sitios donde realmente lo necesitan; se arguye diciendo que la Iglesia es muy rica, que no tiene problemas de dinero, y eso no es así”, argumentó.

140 países tienen presencia de la oficina de ayuda a católicos necesitados.

 En entrevista con Excélsior, el presidente de la fundación mencionó que con base a la equidad es la manera en la que se debe ayudar a las zonas pastorales más necesitadas, ya que  en ocasiones no hay medios para poder evangelizar, dar clases o mantener la comunicación entre ellos.

Sin embargo, la intención tanto en México como a nivel internacional no es sólo el apoyo, también es difundir el mensaje de que existe una Iglesia necesitada que pide la ayuda de la sociedad civil; y es la misma que trabaja con quienes son perseguidos por su fe.

Es fundamental dar a conocer en el mundo, a las personas, incluso no creyentes, la marginación que están sufriendo los cristianos en diversas partes del mundo. Tres de cuatro personas marginadas por su fe en el mundo son cristianos”, dijo.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red