Niños migrantes traen enfermedades contagiosas: Duncan Hunter

Congresista de EU lidera campaña contra indocumentados; un comité rechaza por unanimidad la creación

COMPARTIR 
26/06/2014 05:51 Manuel Ocaño/ Especial

SAN DIEGO, 26 de junio.— La idea de abrir un albergue humanitario para niños centroamericanos indocumentados en Escondido, California, se convirtió en un foro antiinmigrante en el que los menores fueron acusados de pandilleros y portadores de enfermedades contagiosas, que planean huir de ese centro de asistencia para imponer el terror.

Los niños “son portadores de enfermedades contagiosas, como la tuberculosis y el sarampión”, declaró el congresista federal republicano Duncan Hunter.

Unos 400 residentes anglosajones que rebasaron la capacidad de cupo de la sala de sesiones del cabildo expulsó entre gritos a un grupo de diez latinos que trató de hablar en favor del proyecto.

“No entienden que se trata de una propuesta humanitaria; están totalmente desinformados”, dijo luego de la expulsión el activista Benjamín Prado.

La audiencia fue convocada para que presentara el proyecto una compañía que cuida que los niños indocumentados tengan servicios básicos de salud y educación temporalmente, bajo contrato con el Departamento federal de Salud.

La Southwest Key Programs, que administra decenas de proyectos similares en el país, incluidos dos en San Diego, quería adecuar un antiguo centro de asistencia a ancianos para albergar a los niños indocumentados en Escondido.

“Nuestro principal objetivo es que los niños se reúnan con sus familias y cuidarlos mientras tanto”, decía la administradora Alexia Rodríguez, vicepresidenta de servicios humanitarios infantiles, “ninguno de los niños que han estado en nuestro programa han cometido delitos al salir”, reciben atención médica preventiva.

La interrumpió el comisionado Greg Johna: “¿violan esos niños alguna ley federal o local de alguna manera?”

Sí, respondió Rodríguez, son niños indocumentados, entraron al país sin permiso.

“Bueno, eso es lo que aquí queríamos saber”, respondió. La Comisión de Planeación de Escondido no tuvo que debatir la propuesta luego de la audiencia; la rechazó por unanimidad a lo inmediato.

La campaña contra el albergue humanitario inició días antes de la audiencia. Uno de los grupos antiinmigrantes locales circuló un comunicado en el que advirtió que “Obama quiere abrir un hogar/prisión para jóvenes delincuentes en Escondido”.

“El poblado de Escondido está en riesgo de ser invadido por criminales extranjeros; por supuesto una vez que estén ahí nada impedirá que se escabullan en las sombras por la región”, decía la convocatoria.

Mensajes como ése tuvieron efecto. En la audiencia estaban presentes seis latinos. La lista de solicitudes de personas que querían opinar en la audiencia superó los 200 nombres y sólo tres con nombres latinos.

Uno a uno los comentaristas opinaban en contra del proyecto de albergue. Uno dijo que no eran niños indocumentados, sino criminales de hasta 22 años.

Rigo Abelar, un inmigrante nacido en México, uno de los pocos latinos en el foro, dijo que de acuerdo con la Patrulla Fronteriza, 87 por ciento de los menores que detiene en la frontera son de sexo masculino, “ustedes, saben, pandilleros de El Salvador, Guatemala y Honduras”.

La versión más insistente era que los menores saldrían del lugar “en un promedio de dos por noche” a cometer delitos por el vecindario.

La lista de advertencias incluyó como máximo que habrían violaciones y epidemias en Escondido, las menos severas indicaron que el lugar propuesto carece de cocina y baños, y que usarlo depreciará los bienes raíces del rumbo.

Luis Romero, un inmigrante guatemalteco residente local que fue marine en Afganistán fue el único latino a quien la audiencia permitió hablar y el único que, entre abucheos, se expresó a favor del proyecto.

“Lo que digo es que los niños merecen que les demos una oportunidad; quién sabe cuántos riesgos corrieron”, dijo Romero a Excélsior.

La empresa tiene un plazo de diez días para apelar ante el cabildo de gobierno de Escondido.

La única regidora latina desde 1888 en el cabildo, Olga Díaz, dijo que el debate se debe centrar en el uso de tierras.

“No podemos abordarlo como un tema de migración porque nunca vamos a llegar a una solución; Escondido de por sí es muy colorido en el tema.”

LOS PLANES

El proyecto es para albergar a un máximo de 96 menores, de edad tope de 17 años, por un plazo máximo de 100 días.

  • Quería adecuar un antiguo centro de asistencia a ancianos para albergar a los niños indocumentados en Escondido, California.
  • La mitad de la población de Escondido es latina. Es la ciudad de California con más deportaciones por policías que entregan a indocumentados a autoridades de migración. De hecho la policía de Escondido es la única en el condado que se niega a implementar la ley Acta de la Confianza, que entró en vigor este año.
  • Escondido está a cien kilómetros al norte de la frontera.

Culpan a republicanos de politizar conflicto

Legisladores demócratas acusaron ayer a sus colegas republicanos de la Cámara de Representantes de politizar la crisis humanitaria por los niños migrantes sin acompañantes, a fin de culpar de manera injusta al presidente Barack Obama.

Durante una audiencia sobre la crisis en el Comité Judicial, el demócrata de más alto rango del panel John Conyers acusó a la oposición de llegar a la conclusión de que Obama es responsable del problema, aun antes de conocer los hechos.

“Éstos son asuntos difíciles que no pueden explicarse y mucho menos resolverse con estas acusaciones simplistas y el reciclaje de frases politizadas. Estoy muy desalentado”, dijo Conyers.

La perspectiva de los demócratas surgió luego que el presidente del Comité Judicial, Bob Goodlatte convocó a la audiencia sobre la situación de los niños migrantes bajo el título: “Un desastre de la administración (Obama)”.

“El fracaso (de la administración Barack Obama) por proteger nuestras fronteras, mitigar las amenazas a la seguridad nacional y hacer cumplir las leyes migratorias, socava la habilidad del Congreso de reformar nuestras leyes migratorias”, dijo Goodlatte.

Sin embargo, Conyers y otros demócratas objetaron el título de la audiencia bajo el argumento de que culpa al presidente del problema aún antes de escuchar los testimonios de funcionarios y expertos. “No puedo estar más en desacuerdo con ese título”, dijo Conyers.

Durante la audiencia, el director adjunto de remociones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), Tom Homan, reconoció que de los menores centroamericanos que han llegado a Estados Unidos sin acompañantes desde 2001, un 87 por ciento aún están en proceso migratorio.

Bajo una legislación de 2008 los menores procedentes de países distintos a México son puestos en libertad en espera de una audiencia migratoria donde tienen la oportunidad de presentar una posible solicitud de asilo.

En 2011 las autoridades migratorias repatriaron a alrededor de mil 800 menores de países distintos a México.

El obispo de la Diócesis de El Paso, Mark Seitz, sugirió que el éxodo de menores de Honduras o Guatemala no se puede explicar sólo para sacar provecho de las leyes de asilo de Estados Unidos, pues países vecinos como Nicaragua experimentan un flujo similar.

Llega infante con gripe porcina

Un niño que llegó a Estados Unidos solo, como parte de la actual ola migratoria que se registra por el sur de Texas, fue diagnosticado con la gripe porcina, infectado por el virus H1N1 causante de la pandemia de influenza registrada en 2009.

El caso fue detectado entre los cientos de niños migrantes centroamericanos que se encuentran en forma temporal en un albergue de emergencia habilitado en la Base Aérea Lackland, en San Antonio.

“Un menor de edad en el programa de niños extranjeros no acompañados que está ubicado en la Base Aérea Lackland, en San Antonio, Texas, fue hospitalizado recientemente y diagnosticado con H1N1”, confirmó en un comunicado el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Analizan crisis en frontera

Organizaciones no gubernamentales de los países centroamericanos, México y Estados Unidos iniciaron ayer en Tijuana una reunión de tres días para abordar, por primera vez, de manera integral el tema de la migración.

“Es la primera vez que vemos a la migración desde la óptica de los lugares de origen; desde la frontera norte de México, y desde la frontera sur, en su tránsito por México, y al cruzar a Estados Unidos, e incluso más allá de las fronteras”, explicó el excomisionado de Derechos Humanos en Baja California, Heriberto García.

El sacerdote Ademar Barilli, de la Casa del Migrante en Tecún Umán, Guatemala, dijo que ahora la gente de Centroamérica huye porque busca un lugar dónde vivir en paz, “ya no necesariamente a Estados Unidos, sino a donde pueda sobrevivir y vivir en paz”.

Consideró que los menores migrantes ahora enfrentan mayores situaciones de riesgo, y son más a menudo víctimas de la delincuencia.

Advirtió que “el crimen organizado ha descubierto el lado sensible humano de la migración, atacando al menor se ataca a toda la familia, y eso ha obligado a que emigren de Centroaméria familias enteras, algunas de ellas con cuatro o cinco menores”.

Según Barilli, algunos adultos de esas familias llevan a los menores hasta la frontera o dentro de Estados Unidos, con la esperanza de que los estadunidenses tengan compasión por ellos.

Pero reprochó que muchos de  los 52 mil menores que según autoridades fronterizas estadunidenses han sido interceptados en lo que va de este año fiscal luego de cruzar la frontera, sean detenidos en bases militares.

El sacerdote dijo que al encerrar de esa manera a los menores indocumentados centroamerianos se les considera erróneamente como delincuentes.

Las cifras

Autoridades estadunidenses deportaron a siete mil 302 menores durante los últimos 18 meses a través de los municipios de Nuevo Laredo, Matamoros y Reynosa.

  • El año pasado fueron recibidos cerca de cuatro mil 520 menores en los Centros de Atención a los Menores Migrantes no Acompañados
  • Durante el presente año, la cifra asciende a dos mil 782 migrantes o menores repatriados, quienes han llegado a los centros de atención Camed.
  • La ley obliga al DIF a atender a los menores no acompañados de cero a 18 años, en los municipios de Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, ciudades en donde hay un espacio físico.
  • Los espacios físicos son la manera en que el gobierno de Tamaulipas, a través del sistema DIF, atiende a los menores que intentan cruzar a Estados Unidos y que en el intento no lo logran o que son repatriados.

Comentarios

Lo que pasa en la red