México, clave para caso migrantes: Estados Unidos

Congresistas crean comisión por oleada de indocumentados; Jeh Johnson propone colaboración sobre menores

COMPARTIR 
25/06/2014 06:16 AFP y AP
El secretario estadounidense de Seguridad Interna, Jeh Johnson
El secretario estadounidense de Seguridad Interna, Jeh Johnson, consideró clave la participación de México en la crisis de menores sin papales que enfrentan (Foto AP)

52 mil niños sin papales han sido detenidos en EU

WASHINGTON, 25 de junio.— Jeh Johnson, secretario de Seguridad Interna de Estados Unidos, afirmó que México es “clave” para resolver la crisis humanitaria por la oleada de niños solos que cruzaron la frontera ilegalmente.

Ante el Comité de Seguridad de la Cámara de Representantes, el funcionario expuso que la cuestión fronteriza es un asunto de “seguridad compartida”, por lo que “claramente, una clave en eso es saber qué es lo que el gobierno de México puede hacer”.

De acuerdo con los legisladores estadunidenses, en los últimos nueve meses EU ha detenido a 52 mil niños indocumentados que viajaron solos.

John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, anunció la creación de una comisión para supervisar desde el Congreso la “crisis humanitaria” ante la ola de niños indocumentados; dos tercios de ellos, se calcula, provienen de Centroamérica.

Clave, apoyo de México, afirma Jeh Johnson

Congresista Miller afirma que nuestro país “se ha portado tan mal que es cómplice del tráfico”; el secretario de seguridad interna considera que puede ser un factor clave para resolver la crisis humanitaria.

El secretario estadunidense de Seguridad Interna, Jeh Johnson, afirmó ante el Congreso que la colaboración del gobierno de México es “clave” para resolver la crisis humanitaria por la oleada de niños que cruzaron la frontera ilegalmente.

“Claramente, una clave en eso es saber qué es lo que el gobierno de México puede hacer”, dijo Johnson ante el Comité de Seguridad de la Cámara de Representantes, y añadió que la cuestión fronteriza es un asunto de “seguridad compartida”.

Johnson fue invitado a la comisión para que detalle las acciones que el gobierno realiza para atender a los aproximadamente 52 mil niños indocumentados y sin compañía de adultos que han sido detenidos después de cruzar la frontera en los últimos nueve meses.

Aproximadamente dos tercios de esos niños provienen de países centroamericanos y atravesaron todo el territorio mexicano antes de llegar a Estados Unidos.

“Tenemos que comprometer a ese gobierno, y es lo que hemos estado haciendo, inclusive con diálogo de Presidente a Presidente”, dijo Johnson.

El alto funcionario estadunidense dijo que la colaboración del gobierno de Guatemala era también importante, y por ello viajará a ese país el 8 y 9 de julio.

Los legisladores miembros de la comisión cuestionaron al secretario estadunidense de Seguridad Interna sobre el papel de México en tratar de resolver la crisis.

La congresista conservadora Candice Miller llegó a afirmar que México “se ha portado tan mal y de forma tan deshonrosa, que es cómplice del tráfico de personas”.

Para Miller, Estados Unidos debería “reabrir y reexaminar” los tratados de libre comercio de América del Norte (Nafta) y de América Central (Cafta), y suspender toda y cualquier ayuda de Estados Unidos a esos países.

Otro legislador, Jeff Duncan, sugirió utilizar la radio Voz de América “para decirle a esos países que no pueden venir a nuestro país ilegalmente, que no tendrán la ciudadanía y que serán enviados de retorno”.

Prepara viaje a Nogales

Johnson, a su vez, viajará hoy a Nogales, en el estado de Arizona, para visitar los centros locales de atención a los niños retenidos luego de ingresar ilegalmente al país.

Entre octubre de 2013 y mediados de junio de 2014, unos 52 mil menores cruzaron la frontera sin la compañía de adultos, más del doble de la cantidad registrada entre octubre de 2012 y el final de 2013.

El gobierno asegura que los menores no recibirán permisos migratorios especiales y serán deportados.

En una comparecencia ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Johnson dijo que no descartará el uso de efectivos de la Guardia Nacional como varios legisladores han sugerido pero advirtió que hay límites para el uso de tropas, con el fin de manejar lo que se ha convertido en una crisis humanitaria en la frontera.

“He escuchado los exhortos de algunos para que pongamos a la Guardia en la frontera. Quisiera entender mejor cuáles son las opciones para el uso de la Guardia’’, dijo Johnson a los legisladores durante más de dos horas de interpelación. “Pero definitivamente hay algunas limitantes sobre el uso de la Guardia a este respecto y debemos tenerlas en consideración’’.

La Casa Blanca indicó posteriormente que no estaba interesada en la propuesta de destacar efectivos.

Desde comienzos del año fiscal, en octubre, los agentes de la Patrulla Fronteriza han aprehendido a más de 52 mil niños inmigrantes que cruzaron solos la frontera. La mayoría proviene de Honduras, El Salvador y Guatemala, y son apresados en el Valle del Río Grande en Texas.

El gobierno lidia con más de 39 mil adultos con niños sorprendidos cruzando la frontera. Un número desconocido de esos inmigrantes han sido dejados en libertad con la instrucción de que se reporten a las oficinas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) cercanas al lugar a donde se dirigen dentro de EU.

Congreso de EU crea comisión

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, anunció ayer la creación de una fuerza de tarea legislativa para supervisar desde el Congreso la “crisis humanitaria” ante la ola de niños inmigrantes.

Boehner, legislador republicano por Michigan, responsabilizó al presidente estadunidense Barack Obama por permitir el desarrollo del problema en la frontera sur.

“El presidente (Obama) ha fallado en tomar los pasos necesarios para confrontar la crisis, así que decidí formar un grupo de trabajo para asesorarnos y mantener informados a los legisladores de la situación allí”, señaló el líder.

La fuerza de tarea será encabezada por la presidenta de un subcomité del Comité de Gastos de la Cámara de Representantes, la republicana por Texas, Kay Granger, e incluirá sólo a republicanos.

Entre ellos figuran el presidente del Comité de Seguridad Nacional, Michael McCaul; el presidente del Comité Judicial, Bob Goodlatte, y el cubano americano, Mario Díaz-Balart, el resto del grupo está integrado por John Carter, Steve Pearce y Matt Salmon.

Boehner pidió la semana pasada al presidente Obama desplegar a la Guardia Nacional en la frontera con México, pero su propuesta fue desestimada por la Casa Blanca.

En una carta al presidente, el líder republicano planteó iniciar discusiones con Guatemala, El Salvador y Honduras para asegurar que los menores de edad sean repatriados de manera expedita y eficiente a su país de origen.

El Departamento de Seguridad Interna documentó que más de 47 mil menores de edad sin acompañantes adultos fueron detenidos en la frontera desde octubre pasado, un aumento de 92% en relación con el año previo.

Boehner hizo un llamado a Obama para dar “pasos inmediatos” para contener la llegada de menores, proteger a víctimas y garantizar que los niños sean tratados de acuerdo con  las leyes a fin de lograr su unificación familiar.

Advierten que no es conflicto político, sino de refugiados

Organizaciones indican que los menores están huyendo por la violencia que azota en sus países.

La llegada masiva de niños centroamericanos a Estados Unidos “no es una crisis política, no es una crisis migratoria... lo que estamos viendo es una crisis de refugiados”, dijo en entrevista exclusiva con Excélsior, la abogada Lindsay Toczylowski, directora del Programa de Representación de El Proyecto Esperanza para los Derechos de los Inmigrantes.

“Nosotros hemos visto niños mucho más pequeños, y niñas pequeñas que están huyendo de la violencia sexual —en Centroamérica, por parte de las pandillas— y muchos de los niños han sido torturados por las pandillas, han sido perseguidos, han recibido amenazas de muerte”, explicó.

La abogada, que dirige el único equipo de abogados que representan a niños que buscan asilo en Estados Unidos, explicó que dadas las condiciones de extrema violencia de las que huyen “bajo la ley internacional y bajo la ley de asilo de Estados Unidos, el gobierno de esta nación está obligado a atender a estos niños que están buscando su protección”.

Así lo expresó después de que el viernes pasado el vicepresidente de la unión americana, Joe Biden, declarara que la migración masiva es “inaceptable” y que muchos de esos niños serán deportados.

“Si ves el caso de San Pedro Sula, en Honduras, con la tasa de asesinatos más alta del mundo... ellos vienen para acá porque temen por sus vidas... y si la administración Obama tiene una postura de deportar más niños, eso es realmente imposible a menos que la situación en Honduras mejore”, aseveró.

El equipo de abogados de Toczylowski lleva 300 casos de niños que piden asilo, casos que podrían tardar dos o tres años en resolverse, y en los que se debe demostrar con evidencia que la vida del menor corría peligro en su país de origen.

Sin abogado frente al juez

Pero el resto de los niños que piden asilo al gobierno estadunidense llegan solos frente al juez en una Corte migratoria, y así, sus posibilidades de ganar son mínimas.

“Creemos que es una obligación de la administración Obama garantizar que los niños tengan un abogado a la hora del juicio” dijo la abogada, y explicó que las cortes migratorias en la unión americana, son las únicas donde se ve a niños defenderse solos, en las demás Cortes del país eso no pasa.”

Presentación de evidencias

La ley de asilo de Estados Unidos exige que el abogado presente el testimonio del niño que solicita el asilo y exprese qué tipo de situaciones experimentó.

“Si un niño dice que fue golpeado y lo llevaron al hospital en su país, debemos mostrar evidencia de que estuvo en el hospital, o de que tratamos de conseguir los documentos... por esos estos casos en particular son muy,  muy difíciles de ganar y requieren la ayuda de un abogado”, comentó la entrevistada.

Los abogados del Programa de Representación de El Proyecto Esperanza para los Derechos de los Inmigrantes, toman los casos de los niños que estaban bajo la custodia del Departamento de Servicios Humanos y de Salud y que están solicitando que se les permita la reunificación con sus padres que viven en la unión americana, o que piden asilo.

Para solventar sus gastos, las organización recibe fondos de varias organizaciones no gubernamentales, y el programa de representación legal de niños está siendo financiado directamente por el Departamento de Servicios Humanos y de Salud.

Presentan quejas  por abusos de agentes fronterizos

Abogados afirman que 116 niños fueron agredidos verbal, física o sexualmente.

Dos organizaciones de abogados presentaron una queja ante el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (Homeland Security) en representación de 116 niños migrantes que fueron agredidos verbal, física o sexualmente, por oficiales de las Oficinas de Frontera y Aduanas (CBP).

“Las acusaciones son terribles: uno de cada cuatro niños fue víctima de abusos físicos, hay acusaciones de abusos sexuales incluyendo casos de violación, y muchos casos de abuso verbal, incluyendo amenazas de muerte de agentes de CBP hacia los niños”, dijo a Excélsior, la abogada Lindsay Toczylowski, directora del Programa de Representación de El Proyecto Esperanza para los Derechos de los Inmigrantes.

Las organizaciones que presentaron la queja son El Proyecto Esperanza con sede en Los Ángeles y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, con sede en Chicago.

“Creemos que cada uno de los oficiales del CBP que estuvo involucrado debería ser inmediatamente cesado de su cargo, y los que queden deberían recibir capacitación para tratar adecuadamente a esta población vulnerable”.

En las estadísticas del caso, a 80 por ciento de los niños se les negó tanto agua como comida mientras estuvieron detenidos, más de 50 por ciento experimentaron violencia verbal y uno de cada cuatro violencia física, como golpes o patadas.

“Hay un patrón sistemático de abuso por parte de la CBP y de la Border Patrol” aseguró Toczylowski.

Después de que presentaran la queja, el Departamento de Seguridad Interna dio una conferencia de prensa en la que aseguraron que responderán ante las acusaciones, pero no hay una fecha límite para responder establecida por la ley.

Soluciones

Para los abogados de El Proyecto Esperanza, una forma de detener los abusos contra los niños es que estén bajo custodia de CBP exclusivamente las 72 horas que marca la ley, y después los envíen a la oficina de Servicios Humanos y de Salud.

“En nuestra experiencia allí reciben un cuidado mucho más adecuado”, explicó la entrevistada.

EU lo sabía desde 2013

Pero también se necesita que los agentes de CBP reciban educación especial para tratar adecuadamente a los niños y a la población vulnerable; lo sorprendente para la abogada Toczylowski, es que desde 2013 la administración del presidente Barack Obama sabía que habría un incremento dramático en la cantidad de niños que viajan solos desde Centroamérica.

“El gobierno de EU tuvo tiempo desde 2013, desde entonces sabían que iban a aumentar los números de niños migrantes y debían haber previsto formas de trasladar más rápido a los niños a los Servicios Humanos y de Salud, tenían que haber destinado más recursos y entrenamiento para los de CBP” explicó.

Dijo que debe haber mucha más supervisión de la forma en que se comportan los agentes de la CBP y rendición de cuentas, para proteger a los infantes.

Por otra parte, organizaciones pro inmigrantes pidieron al gobierno del presidente Barack Obama que los niños indocumentados no acompañados que llegan a la frontera de Estados Unidos, procedentes principalmente de Centroamérica, sean tratados “como niños y no como criminales”.

Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, lamentó que el partido republicano esté utilizando esta crisis humanitaria para “hacer puntos” a costa de Obama en el debate político, en vez de dar prioridad al bienestar de los niños.

“Proteger a esos niños es nuestra obligación moral”, añadió Simone Campbell, directora ejecutiva de Network, una organización católica que promueve la justicia social.

Relacionadas

Comentarios