Aprehenden en Estados Unidos a cura por pollero

La detención se registró desde noviembre pasado; se prevé su libertad para septiembre; le cobraría 8 mil dólares a un sujeto por pasarlo en compartimiento secreto

COMPARTIR 
16/06/2014 05:41 Arturo Salinas/Corresponsal
El padre Raymundo Figueroa oficia misas a  pesar de haber sido expulsado de la iglesia.
El padre Raymundo Figueroa oficia misas a pesar de haber sido expulsado de la iglesia.

TIJUANA, B.C., 16 de junio.— Raymundo Figueroa, un sacerdote que en 2013 fuera expulsado de la Iglesia católica y quien estuvo dos años detenido en el penal de Tijuana por despojo de bienes federales —un templo que se negó a entregar—, fue detenido por las autoridades norteamericanas cuando intentaba cruzar en forma ilegal a un hombre a quien supuestamente cobraría ocho mil dólares.

A pesar de que estos hechos vinculados con el Inmigration and Customs Enforcement (ICE, por sus siglas en inglés), se registraron en noviembre de 2013, apenas fueron dados a conocer en días pasados por las autoridades norteamericanas.

   El exsacerdote Raymundo Figueroa Pérez fue detenido por agentes del ICE cuando intentaba cruzar en forma ilegal a un hombre identificado como Jaime Zepeda, a quien llevaba oculto dentro de un compartimiento secreto de un vehículo tipo pick up, por lo que enfrenta cargos por tráfico de indocumentados, y por los cuales estará detenido  hasta el próximo mes de septiembre.

Ésta es la segunda vez que Figueroa Pérez se encuentra detenido, ya que el exsacerdote, oriundo de Michoacán y quien fue asignado a una parroquia en Rosarito, estuvo recluido en la penitenciaría de La Mesa, en Tijuana, desde el  pasado  2 de febrero de 2012, y según reportes, meses después, al salir libre, fue detenido esta ocasión por el ICE.

Figueroa Pérez tiene un hermano, Gabriel, quien también será suspendido del sacerdocio en cuestión de meses, ya que presenta las mismas actitudes que el exprelado expulsado, informó el arzobispo Rafael Romo.

Por su parte, Gabriel Figueroa, en entrevista con el diario Frontera, aseguró que la noticia del arresto de su hermano se mantuvo en secreto para no preocupar a la feligresía.

A pesar de que asegura no tener visa para cruzar a Estados Unidos, confirmó que ha tenido contacto vía telefónica con su hermano.

“Sabemos que se dicen muchas cosas, y que en la prensa está haciendo su imagen pedazos, pero la realidad es que su lado bondadoso lo llevó a querer ayudar a la persona con la que fue detenido”, aseguró.

Gabriel confirmó que su hermano se encuentra bien de salud y que muy probablemente se encuentre en libertad para el mes de septiembre.

Raymundo fue expulsado del sacerdocio cuando se rebeló ante los lineamientos del arzobispo de Tijuana, Rafael Romo Muñoz, y desde entonces fundó su propia comunidad religiosa.

Su proceso de expulsión y excomunión fue tenso en esta frontera, donde nunca se había registrado un caso similar, ya que su distanciamiento con el arzobispo Rafael Romo llegó a terrenos legales y clericales.

Advertido de que no podría oficiar más misas, ya que sobre él pesaban acusaciones de exigencia de dinero, entre otras, el sacerdote retó a Romo Muñoz oficiando una misa el 3 de mayo de 2009, cuando sobre él ya pesaba la amenaza de excomunión, e incluso cuando las misas fueron suspendidas por el riesgo de contagios de influenza A H1N1, que en ese entonces obligó a restringir los encuentros en lugares cerrados.

Aunque fundó su propia iglesia en la comunidad Constitución, donde se encontraba el templo católico donde ofició misas, fue detenido por el delito de violación de la Ley General de Bienes Nacionales, a petición de un juez de distrito.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red