PRD y PAN tensan el debate energético; por segundo día consecutivo, panistas frenan reforma

La bancada del PRI expuso beneficios de la legislación en hidrocarburos, ante los cuestionamientos de la oposición

COMPARTIR 
12/06/2014 06:20 Leticia Robles de la Rosa
El Senado
Las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos Primera del Senado de la República reanudaron la sesión donde se analizan los primeros cuatro dictámenes de la legislación secundaria en materia energética (Foto Cuartoscura)

El PAN se dijo interesado en empezar ya el debate de estas cuatro reformas 

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de junio.- El debate de las leyes secundarias en materia energética se tensó en el Senado con las posturas del PRD y del PAN, bancada que por segundo día consecutivo puso sus condicionantes.

Los perredistas lanzaron calificativos como “abyectos” y “serviles” e insistieron en prolongar sus participaciones; en protesta, los panistas retiraron una parte de sus legisladores, mientras el PRI instó a entrar al debate de fondo.

En medio de ese contexto, la Ley de Hidrocarburos, considerada la columna vertebral de la Reforma Energética, avanzó en lo general, pues el PAN anunció que la apoyará en su mayoría, pero exigió la apertura de gas LP.

Luis Miguel Barbosa, líder de los perredistas, acusó a los priistas de dejar a la izquierda fuera de la construcción del dictamen.

Dijo que las leyes las construye el PAN con el gobierno; Emilio Gamboa, del PRI, respondió: “El decir que no se les escucha me parece que no es correcto”.

Panistas entorpecen el debate energético

Senadores del PAN se levantan parcialmente de la mesa, el PRD acusa descaro y el PRI llama a no dilatar acuerdos.

Las estrategias de las fuerzas políticas en el Congreso cimbraron ayer el debate energético, porque en medio de una discusión tan álgida que incluyó calificativos de “abyectos” y “serviles”, el PRD insistió en prolongar sus participaciones y, en protesta, el PAN retiró a una parte de sus legisladores, aunque en esta vorágine el dictamen de la Ley de Hidrocarburos avanzó en su debate en lo general.

El avance incluyó el anuncio oficial del PAN de que está de acuerdo con la mayoría del contenido del proyecto de dictamen de la Ley de Hidrocarburos, porque se apega al texto constitucional, pero insistió en que planteará la apertura de gas LP, así como otros cuatro cambios, como precisó Jorge Luis Lavalle, mientras el PRI y el Partido Verde insistieron en que esta ley provocará decenas de beneficios a todo el país.

Ayer, primer día del debate concreto sobre la Ley de Hidrocarburos, considerada la columna vertebral de la Reforma Energética, la discusión en las comisiones unidas del Senado arrancó y terminó con la protesta de la izquierda.

Primero, porque la mayoría formada por el PRI, PAN y PVEM rechazó todas sus peticiones, ante lo cual la izquierda acusó que no se les escucha, que no se les atiende.

Segundo, porque al cierre, el panista Jorge Luis Lavalle detectó cinco coincidencias del PRI, PAN y PRD, con base en la participación de Mario Delgado, lo cual generó una aclaración a voz alta de Dolores Padierna, vicecoordinadora de la bancada, de que no había esas coincidencias, porque “no son las propuestas del PRD”.

Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores del PRI, expresó que “decir que no se les escucha me parece que no es correcto; el decir que no hay un debate, cada quien interpreta lo que cree y cada quien contesta lo que siente que debe contestar”.

Después de 13 horas 30 minutos en que el PRD desplegó desde el martes por la tarde una estrategia para prolongar lo más posible el debate en torno del método de trabajo, que terminó ayer a las 13:15 horas, con tres recesos incluidos, y que en su fase final fue necesaria la presencia del presidente de la Mesa Directiva, Raúl Cervantes, las comisiones unidas del Senado entraron a la discusión y análisis para crear la Ley de Hidrocarburos.

Raúl Cervantes asistió a la sesión de comisiones unidas porque la noche del martes el debate en torno del método de trabajo concluyó con una serie de acusaciones de la izquierda hacia la Mesa Directiva, por los escritos con sellos y sin sellos que se generaron en torno de la petición del uso de la cadena nacional en los medios electrónicos para difundir cápsulas de información, y que fue rechazada por la Secretaría de Gobernación.

Hizo las aclaraciones y anunció que volverá a hacer la petición, con algunas aclaraciones, a instancia de Alejandro Encinas, quien insistió en que la Secretaría de Gobernación confunde al Senado con una instancia partidista, a pesar de que es una parte de uno de los tres Poderes de la Unión.

La tensión en el debate iba en aumento. El coordinador perredista Luis Miguel Barbosa acusó a los priistas de no ser parte de la construcción del dictamen. Dijo que las leyes las construye el PAN con el gobierno federal.

Se dirigió al priista José Ascensión Orihuela para preguntarle cuántas veces ha estado en la mesa de negociación, ante lo cual el priista optó por expresarle sus respetos y adelantó que no entrará en ese tipo de polémicas.

Después, Barbosa criticó al priista Enrique Burgos, quien presentó toda una argumentación jurídica del porqué no procede la moción suspensiva que pidió el líder de los perredistas; Barbosa Huerta anunció que la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias  celebró una sesión y ahí concluyó que el acuerdo para normar el debate en comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos Primera era ilegal.

Gamboa le aclaró que no fue una reunión formal de la Comisión y que no se había emitido ningún documento y que, incluso, él habló con el presidente de esa Comisión, Javier Corral Jurado, quien le confirmó que esa opinión no es vinculante.

Fue en ese momento cuando Jorge Luis Preciado, coordinador de los senadores del PAN, anunció que ante la insistencia del PRD de prolongar el debate, ellos se retiraban y dejaban sólo a los senadores necesarios para mantener el quórum, porque, admitió, los demás se iban a dialogar con el gobierno para continuar en la construcción de los acuerdos.

Las palabras de Preciado generaron una fuerte crítica por parte del perredista Alejandro Encinas, quien calificó de descaro que el panista admitiera que, paralelo al debate en comisiones, el PAN construye con el gobierno federal las leyes secundarias energéticas.

La declaración del receso pactado, para dar tiempo a la comida, generó que los ánimos se apaciguaran.

Ante la imposibilidad de lograr algún cambio en el sentido del voto de la mayoría que respalda el proyecto de dictamen, ayer los perredistas y los petistas dejaron en claro que sus mensajes no serán dirigidos a los integrantes de las comisiones unidas, sino a los mexicanos, “al pueblo de México” que sigue el debate desde el Canal del Congreso.

Fueron siete los perredistas que fijaron la posición en contra del dictamen; Jorge Luis Lavalle respaldó el contenido y detectó cinco coincidencias entre el dictamen y la exposición del perredista Mario Delgado, entre ellas el contenido nacional y las licitaciones ascendentes.

Al fijar la posición oficial del PRI, el senador Ascensión Orihuela, miembro de la Comisión de Energía, aseguró que con la nueva Ley de Hidrocarburos, México incrementará la seguridad energética, la producción de petróleo y gas, alcanzará mayores tasas de restitución de reservas petrolíferas y fortalecerá la red de transporte, almacenamiento y su distribución.

Formalizan idea de energías renovables

Encabezados por el coordinador de los diputados federales, Luis Alberto Villarreal García, los panistas presentaron ayer su propuesta para crear la Ley de la Transición Energética, con el objetivo de regular el aprovechamiento sustentable de la energía y las obligaciones en materia de energías limpias y de reducción de emisiones contaminantes de la industria eléctrica.

Desde tribuna, Luis Alberto Villarreal expuso que desde hace más de 20 años, el Partido Acción Nacional ha sido un firme impulsor del desarrollo de fuentes renovables de energía y “con la Ley de Transición Energética que proponemos buscamos dar un impulso sustancial al uso de fuentes renovables para la generación de electricidad, buscando beneficios macro y micro económicos, así como disminuir paralelamente la huella de carbono del sector eléctrico.

“Las energías renovables están demostrando en todo el mundo que son competitivas como las energías fósiles y que traen grandes beneficios, como el cuidado de la salud de los ciudadanos, la mitigación al cambio climático y la creación de una economía verde capaz de generar empleos y riqueza en nuestro país”, aseveró.

El legislador federal recordó que México es uno de los sitios más privilegiados para la generación energética a partir de fuentes sustentables.

Por eso es necesario incrementar sus capacidades para aprovechar el sol y el viento; “no debemos seguir postergando las oportunidades que la naturaleza nos brinda”, resaltó el coordinador panista de los diputados federales.

“Acción Nacional, a partir de la legislación que aquí se expone, propone llegar al año 2024 con la creación de 35 por ciento de energías renovables en la matriz energética del país mediante una hoja de ruta que contiene metas intermedias, un esquema que es común en los países más avanzados en energías renovables.

“Con ello, aseguraremos que todos los participantes de la industria eléctrica hagan su tarea de disminuir las emisiones de carbono y de no contaminantes”, agregó.

La iniciativa de los legisladores de Acción Nacional, que momentos antes fue presentada en conferencia de prensa por diputados federales y senadores, fue turnada a las comisiones unidas de Energía y de Estudios Legislativos para que forme parte del paquete de dictámenes que se discuten en el marco de la Reforma Energética.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red