Inversionistas retiran Proyecto Cabo Dorado en BCS

Los inversionistas de Cabo Dorado anunciarán este viernes públicamente, a través de desplegados de prensa, que retirarán ante la Semarnat su solicitud de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del polémico desarrollo turístico

COMPARTIR 
30/05/2014 07:50 Ernesto Méndez

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de mayo.-  Los inversionistas de Cabo Dorado anunciarán este viernes públicamente, a través de desplegados de prensa, que retirarán ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) su solicitud de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del polémico desarrollo turístico que pretendían construir en las inmediaciones del Parque Marino Nacional Cabo Pulmo, en Baja California Sur.

En una carta enviada a científicos y organizaciones de la sociedad civil en poder de Excélsior, Víctor Lichtinger Waisman, titular de la Semarnat en el sexenio de Vicente Fox Quesada reveló que el consorcio chino estadounidense que impulsa el proyecto tomó esta decisión luego de considerar como "devastadores" los argumentos vertidos en los últimos meses contra Cabo Dorado.

"Y se ha pensado que, como está la situación, no vale la pena continuar en este proceso de evaluación ambiental", manifestó.

Lichtinger, quien dirigió la política ambiental del país del año 2000 a 2003, indicó que la idea es redefinir la propuesta y volver a presentar una MIA "totalmente nueva para obtener la aprobación de la Semarnat".

"Si fuera este el caso y los inversionistas decidieran contratarme para este nuevo ejercicio, ahora si desde el principio de este nuevo proceso, me gustaría quedar en contacto con ustedes para incluir sus opiniones", señaló.

El doctor en Economía Agrícola y Recursos Naturales destacó que su convicción es que "cualquier nueva propuesta deberá trabajarse en forma totalmente diferente a lo que los promotores de este proyecto han hecho hasta ahora, y el proyecto deberá ser radicalmente distinto y de una magnitud considerablemente menor".

Victor Lichtinger agregó que recomendó a los inversionistas que retiren todo tipo de procedimientos legales y amparos del proyecto anterior conocido como Cabo Cortés, ya que esto sólo genera desconfianza y disminuye las posibilidades de contar con una propuesta que "cuente con una licencia social clara".

"La posibilidad, sin embargo, de que yo participe en un futuro con los inversionistas no está decidida ya que el proceso generó muchas divisiones por la diferencia de opiniones que había al interior. En su momento les comunicaré si los inversionistas aceptan mis condiciones y hacer las cosas diferentes para que yo acepte colaborar con ellos", concluyó.

 

Relacionadas

Comentarios