Seguro Popular ya es “para llevar”

Se cristaliza la portabilidad de la atención; ahora todo mexicano tendrá servicio en cualquier estado de la República; reformas a la ley general de salud permiten monitorear aplicación de recursos

COMPARTIR 
14/05/2014 05:42 Laura Toribio
Gabriel O’Shea Cuevas dijo que hay 8.2 millones de pacientes que, teniendo el servicio del IMSS, también están afiliados al Seguro Popular.
Gabriel O’Shea Cuevas dijo que hay 8.2 millones de pacientes que, teniendo el servicio del IMSS, también están afiliados al Seguro Popular.

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de mayo.- La portabilidad, es decir, la posibilidad de  que un mexiquense se atienda en un hospital en Sinaloa, un capitalino en Nuevo León o un hidalguense en el Distrito Federal, así como la obligación de los estados de abrir cuentas bancarias específicas en donde la  Federación depositará el dinero para la prestación de servicios médicos a los afiliados del Seguro Popular, son parte de los cambios a la Ley General de Salud que permitirán que los recursos destinados a salud lleguen hasta el enfermo que lo requiere.

Así lo destacó en entrevista con Excélsior el comisionado nacional de Protección Social en Salud, Gabriel O’Shea Cuevas, quien explicó que lo que se pretende con las reformas aprobadas en materia de salud el pasado 28 de abril, es coadyuvar de cerca con los estados para que tengan claridad de cuáles son las prioridades epidemiológicas de sus habitantes a fin de brindarles una mejor calidad de atención  y garantizarles que el dinero destinado a salud, se gaste en salud.

“Lo que queremos es que llegue María al centro de salud con su receta y se le surtan los tres medicamentos y no le digan: ‘Oye, María, sólo tenemos uno, a ver cómo consigues los otros dos’. Este es el punto más importante de la reforma”, expuso, tras advertir que hoy el abasto a nivel nacional es de apenas 78 por ciento.

A partir de ahora, cuando un beneficiario del Seguro Popular sea atendido en cualquier establecimiento de salud del sector público, la Secretaría deberá canalizar a dicho establecimiento el monto correspondiente a las intervenciones prestadas.

“Qué quiere decir esto, que tú IMSS me operaste 20 apéndices de gente que no tiene IMSS, que tiene Seguro Popular, pues yo te pago los 20 apéndices. Yo Hospital Juárez de México te operé 20 cataratas de gente que tiene IMSS y no tiene Seguro Popular, pues tú me pagas las 20 cataratas”, detalló el comisionado O’Shea Cuevas.

Antes, por ejemplo, nada obligaba al Estado de México a pagarle al Hospital General de México que atiende a personas provenientes de dicha entidad por sus servicios.

“Ahora con esta nueva ley,  por cada mexiquense que se atienda ahí, el recurso se lo vamos a poder dar  al Hospital General, esto va a permitir que el hospital tenga más dinero para insumos, para personal, para lo que necesite y esto nos va a permitir asegurar  una mejor calidad de la atención”, ejemplificó.

Con las reformas también será posible transferir a los estados el recurso no sólo en dinero, sino en especie, lo que permitirá la compra consolidada de medicamentos que implicará ahorros y al mismo tiempo evitará el mal uso de los recursos.

“En salud lo único que buscamos con esta reforma es darle trasparencia al uso de los recursos y darle seguridad a la gente de que estamos gastando bien su dinero y el ahorro en la compra de medicamentos, por ejemplo, nos permitirá comprar más insumos”, planteó O’Shea.

En este contexto, resaltó el hecho de que las secretarías de finanzas estatales tendrán sólo cinco días hábiles para entregar el dinero a las secretarías locales de Salud, con lo que se pretende evitar el desvío de recursos como el ocurrido en Tabasco  con el entonces gobernador Andrés Granier, que terminó por desatar una  crisis hospitalaria en la entidad ante la falta de pago al personal y el desabasto de insumos.

“Ese era un problema común, qué pasaba, que nosotros mandábamos el dinero a la Secretaría de Finanzas (del estado) porque así lo dice la ley y ésta tardaba semanas y a veces meses para bajar el dinero al pobre secretario de Salud que muchas veces no tenía el dinero para pagar el oxígeno del hospital. Ahora en cinco días hábiles tiene ya que estar el dinero en una cuenta a la que nosotros vamos a poder ingresar para ver  cómo se va gastando el dinero”,  dijo.

Agregó que las modificaciones  a Ley General de Salud implican penas de cuatro a siete años de prisión  y una multa de mil a quinientos mil días de salario mínimo a quien desvíe los recursos del Seguro Popular, ya sean en numerario o en especie.

Para el comisionado, estos cambios contribuirán a trasparentar el uso de los recursos; sin embargo, no bastarán para eliminar por completo fenómenos de corrupción como los que se han reportado en Guerrero, Oaxaca y, más recientemente, en Chiapas y Tabasco.

 “Pero debo decir que el Seguro Popular, está Comisión a 10 años de creación es un sistema joven, y es como cualquier otro sistema perfectible, hay que irlo perfeccionando, tiene sus lagunas, las vamos brincando; y haber hecho esto me parece que es un paso importantísimo. Entonces falta mucho, pero puedo decir que esto demuestra la preocupación que se  tiene por transparentar el uso del dinero del Seguro Popular”, expresó.

Con un año y medio en el cargo, O’Shea Cuevas se dijo convencido de que el Sistema de Protección Social en Salud se irá perfeccionado sobre la marcha y que las reformas a la Ley General de Salud recién aprobadas son un paso para ello.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red