Educación privada vive un auge en Michoacán

Expertos refieren que las movilizaciones de la CNTE hacen que la educación de paga sea una “salida de emergencia”

COMPARTIR 
12/05/2014 05:47 Laura Toribio y Lilian Hernández
La educación privada Michoacán es la entidad en que mayor porcentaje de los padres prefieren buscar educación en el ámbito privado en vez de acudir a las escuelas públicas. En los colegios se imparten además de los conocimientos básicos, clases de religión o de disciplinas deportivas que no se ofrecen en los planteles públicos.
Michoacán es la entidad en que mayor porcentaje de los padres prefieren buscar educación en el ámbito privado en vez de acudir a las escuelas públicas. En los colegios se imparten además de los conocimientos básicos, clases de religión o de disciplinas deportivas que no se ofrecen en los planteles públicos.

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de mayo.- Michoacán encabeza la lista de entidades con el mayor porcentaje de alumnos en escuelas privadas: casi una cuarta parte de los estudiantes debe pagar una colegiatura para poder entrar a un salón de clases. 

En total, de los 398 mil 53 estudiantes de educación básica que hay en el estado, 93 mil 450 van a un plantel particular.

Ni el Distrito Federal o Nuevo León, entidades con el mayor PIB per capita en el país, superan a Michoacán en el porcentaje de niños, niñas y adolescentes estudiando en instituciones privadas.

Mientras un 20.07 por ciento de los estudiantes capitalinos y un 13.51 por ciento de los regios asisten a una escuela de paga, el 23.48 por ciento de los michoacanos lo hacen, lo que duplica la media nacional, que es de 10.54 por ciento.

La migración del sistema educativo público al privado en Michoacán, de acuerdo con expertos en educación, es una salida de emergencia que han tomado los padres de familia frente a las acciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que ha paralizado en múltiples ocasiones las clases en el estado.

“Por el tipo de acciones, por haber preferido sus intereses constantemente la Coordinadora está generando lo contrario de lo que dice defender, en lugar de reforzar a la escuela pública como un mecanismo de movilidad social y de salida de la pobreza, está haciendo que los papás se alejen de la escuela pública porque no es garantía para sus hijos. Están tomando una decisión de desánimo, de descrédito de la escuela pública por como ha estado politizada y ha sido usada para beneficiar las finanzas de los miembros del magisterio”, argumentó David Calderón, director general de Mexicanos Primero.

“Lo más grave es que el hecho de ir a una escuela privada no garantiza mejores niveles educativos para los michoacanos”, añadió.

Ante ello, David Calderón exhortó a las autoridades a no permitir que la Coordinadora acabe quebrando al sistema de educación pública en Michoacán, pero al mismo tiempo a poner atención en las opciones privadas que se ofrecen en el estado.

“Lo más dramático es que aun tomando esta decisión forzada, los padres de familia tampoco tienen la garantía de que eso va a sacar adelante a sus hijos. Nos parece que es muy malo un sistema de educación privado que se basa en la huida de la escuela pública, no debería ser así, lo vemos como un fenómeno lamentable y preocupante”, advirtió

En entrevista, expuso que cuando se tiene un mal sistema de educación pública, carente de resultados o con discontinuidad en las clases, como en el caso de Michoacán, hay una falta de incentivos en la escuela privada para ofrecer mejores alternativas.

“En un sistema público malo, la escuela privada no necesita ser buena, sólo necesita tener clases todos los días y  papel en los baños, y ya con eso es superior a la escuela pública; nada más necesita ser un poco más segura y un poco más completa, que tenga horarios más amplios, una ‘clasesita’ de inglés y parece muy superior a la escuela pública”, planteó Calderón.

Para Consuelo Mendoza, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia, sin embargo la elección de escuelas particulares es el único remedio o solución que han encontrado los padres ante la grave situación de la educación en Michoacán, para que sus hijos no se queden sin clases.

“Lo lamentable aquí es cuántos niños se están quedando sin clases, y además sin un futuro en el que se vean realmente soluciones a corto plazo, porque es evidente que en este tema hay maestros que están más preocupados por cuestionar políticas y por seguir  teniendo ciertos derechos que por la educación de los niños michoacanos”, dijo Mendoza.

Oaxaca está por debajo de la media nacional

A diferencia de Michoacán, en Oaxaca, donde la CNTE también ha radicalizado sus acciones, no se ha disparado el porcentaje de estudiantes en escuelas privadas.

Hoy, de los 381 mil 318 alumnos oaxaqueños de educación básica, sólo 33 mil 424 acuden un colegio particular, lo que equivale a 8.77 por ciento, que está por debajo de la media nacional.

El temor a la CNTE en el estado, según David Calderón, de Mexicanos Primero, es el principal motivo que ha frenado la migración hacia el sistema educativo privado.

“Si vemos que la Sección 22 de la Coordinadora es capaz de golpearse con los maestros de la Sección 59 del SNTE, pero incluso con los padres de familia que ya no los aceptan o con las policías municipales que defienden a los padres de familia, entonces uno sí puede pensar que están todos los incentivos negativos para abrir una escuela privada en Oaxaca, nadie quiere arriesgarse a que vayan a destrozar sus instalaciones o vayan a querer bloquearlas”, explicó Calderón.

Consideró, sin embargo, que ni para Oaxaca ni para Michoacán la educación privada es una solución, pues si bien es bueno que existan alternativas, en este caso los padres no están eligiendo la opción educativa en la que quieren invertir parte de su patrimonio, sino simplemente escapan de la escuela pública.

Secretaría de Educación y la nicolaita sangran finanzas de gobierno estatal

La Secretaría de Educación del Estado (SEE) y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo sangran a las finanzas estatales, revela un análisis realizado por el Centro Michoacano de Evaluación AC.

El informe indica que el gobierno de Michoacán gasta más de lo que logra recaudar para este año se estima que se cerrará con un déficit de ocho mil millones de pesos, lo que obligará al estado a solicitar nueva deuda pública cercana a cuatro mil millones de pesos.

Este análisis destaca la subpresupuestación del gasto en el sector educativo: Secretaría de Educación y UMSNH; cuya inversión en el caso de la SEE, ha crecido del año 2000 a 2014 en 10 mil millones de pesos, y para la Universidad Michoacana en dos mil millones de pesos.

Jesús Alba Aguilar, miembro del Centro Michoacano de Evaluación, expuso que se ha identificado entre los problemas de este tipo de cálculo financiero sistemático del gasto en educación el uso de los recursos presupuestados y autorizados inicialmente para infraestructura como fuente de pago para cubrir la subpresupuestación del gasto en educación, y la contratación de deuda, como fuente financiamiento, que sustituye los recursos presupuestados y autorizados para infraestructura (proyectos productivos) y que fueron ejercidos para cubrir el gasto en educación.

“En síntesis, Michoacán gasta más dinero del que tiene, el gasto corriente está alrededor de 27 mil pesos anuales, para este año tenemos calculado un déficit de ocho mil millones de pesos, no se corrige de un año para otro, un déficit con un ejercicio disciplinado a través del tiempo en el gasto, tenemos la oportunidad de corregirlo de cuatro a cinco años”, explicó.

Comentó que con este déficit se acumula el pasivo a corto plazo y tarde o temprano se tiene que pedir al Congreso tres o cuatro mil millones de pesos de forma emergente para empezar a disminuir ese déficit.

Afirmó que la entidad está ante una quiebra técnica que no se puede reconocer porque no existe el término, pero el déficit que se ha venido arrastrando desde 2006 lo único que se ha hecho es maquillarlo y pasarlo al año siguiente.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red