Traiciones llevan a la captura de 'El Menchito'

Militares resistieron sobornos millonarios para dar con el hijo del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación

COMPARTIR 
04/05/2014 08:00 David Vicenteño

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de mayo.- Al verse cercados por elementos del Ejército mexicano, Gilberto Alcaraz Montes, alias El Pelos, y Sergio Raúl Silva Rodríguez, El Abuelo, presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), ofrecieron fuertes cantidades de dinero para evitar su detención.

Ante el rechazo de los militares, subieron la oferta y ofrecieron la cabeza de su jefe, Rubén Oceguera González, alias El Menchito, operador administrativo e hijo del líder del grupo criminal, Nemesio Oceguera Cervantes, alias El Mencho.

Era la madrugada del 30 de enero del presente año, cuando un grupo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) realizaba labores de patrullaje en la colonia Prados Vallarta, de Zapopan, Jalisco.

De acuerdo con las versiones de los detenidos y del personal militar que participó en las capturas, en el expediente de consignación, del que Grupo Imagen Multimedia cuenta con una copia, se detalla cómo los sospechosos ofrecieron cantidades en millones de pesos para no ser detenidos.

Las declaraciones ante el Ministerio Público federal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República (PGR) fueron ratificadas por todos los elementos del Ejército mexicano, cuyas identidades se reservan por cuestiones de seguridad.

Operativo militar

Como parte de los trabajos de inteligencia y vigilancia que personal de la Sedena viene realizando en diferentes plazas del país, durante las primeras horas del 30 de enero de 2014 un grupo especial del Ejército vigilaba las calles del municipio de Zapopan, en donde diversos reportes indicaban la presencia de hombres armados, algunos presuntamente vinculados con el Cártel Jalisco Nueva Generación, que domina en la plaza.

Uno de esos grupos integrados por un subteniente de Infantería al mando de personal de Fusileros Paracaidistas, de Caballería y de Transmisiones de Paracaidistas realizaba un operativo en la colonia Prados Vallarta.

Al circular por la calle denominada A las praderas, frente al número 232, a las 4:30 horas de ese día, detectaron la presencia de los sospechosos a bordo de una camioneta, desde donde intentaron amagar con sus armas a los militares, pero al verse rebasados en número se replegaron.

Un vehículo salía de la calle A las praderas, el cual hizo alto intempestivamente ante nuestra presencia, por lo que al ver tal actitud optamos por hacer alto total y al momento dos sujetos de ambos lados del vehículo asomaron armas largas gritando que no nos acercáramos, aprovechando para retirarse del lugar.

“De manera simultánea a estos hechos, dos sujetos armados, uno de ellos con una subametralladora, así como el otro con una pistola en la mano, se dirigieron hacia nosotros apuntando, mismos que al verse en desventaja optaron por meterse al inmueble marcado con el número 232”, narró uno de los militares.

Todavía en la puerta del domicilio uno de los sospechosos intentó amagar a los militares para que se replegaran, pero ante la avanzada decidió rendirse, bajó su arma y cedió el paso a los soldados.

En el interior del domicilio y rodeados de militares, fue Silva Rodríguez, El Abuelo, quien intentó llegar a un acuerdo con el personal militar.

“Nos dijo que eran los encargados de la distribución de droga al menudeo en Zapopan. Este sujeto inmediatamente nos dijo que lo dejáramos en libertad, que le dijéramos la cantidad de dinero que quisiéramos y con tan sólo una llamada nos conseguiría por lo menos unos cinco millones de pesos”, narró ante la autoridad ministerial el intento de soborno del presunto narcotraficante.

Ante el rechazo de los militares a llegar a cualquier intento de arreglo, El Abuelo subió la oferta.

“Insistió en que lo dejáramos libre a cambio de dinero o de información, diciendo que como muestra pondría a su jefe conocido como El JR y/o El Menchito, era Rubén Oceguera, hijo del mencionado narcotraficante Nemesio Oceguera Cervantes, El Mencho, jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación”, narró el militar sobre la forma en que lograron llegar al operador administrativo y responsable de la plaza de Jalisco de ese grupo criminal.

El CJNG o Los Matazetas

Para el personal militar no fue una novedad escuchar el nombre de Nemesio Oceguera Cervantes, El Mencho, líder del grupo criminal que desde 2007 comenzó a ser identificado como Los Matazetas, debido a que uno de sus objetivos iniciales era contrarrestar la presencia de Los Zetas en la entidad, dedicados al secuestro y extorsión en Jalisco.

A partir de ese año se tienen reportados enfrentamientos y asesinatos cometidos presuntamente por integrantes de Los Matazetas, algunos de los cuales se difundieron en blogs y portales de internet dedicados a divulgar actividades de grupos del crimen organizado.

Para 2010 el grupo se dividió en La Resistencia y el Cártel Jalisco Nueva Generación, y de este último se comenzó a manejar al identidad de El Mencho como líder, con la colaboración de Érick Valencia Salazar y Martín Arzola Ortega.

Posteriormente, surgió el nombre de Rubén Oceguera González, El Menchito, quien también usa el nombre de Rubén Garibay González, hijo del líder del grupo, encargado de la plaza de Jalisco, ya que también tiene presencia en Veracruz, Guanajuato, Nayarit, Michoacán y Colima.

Esta presencia les llevó a que otros grupos del crimen organizado se volvieran sus contrincantes, además de Los Zetas, principalmente Los Caballeros Templarios, que aparecen en las mismas regiones.

El CJNG se dedica principalmente al secuestro y la extorsión, así como al tráfico de mariguana, cocaína y metanfetaminas, en colaboración con el cártel del Pacífico.

Ofreció millones de una caja fuerte

La madrugada del 30 de enero de 2014 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) lograron la detención de Gilberto Alcaraz Montes, Sergio Raúl Silva Rodríguez, Ramiro Casas Álvarez, Lorenzo Martín García Reyes y Rubén Oceguera González, El Menchito, hijo de Nemesio Oceguera Cervantes, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

La captura de quien fue señalado como el operador administrativo y responsable de la plaza de Jalisco del grupo criminal, también conocido como Los Matazetas, se realizó sin un solo disparo y con la colaboración de sus cómplices.

Tras la detención de Alcaraz Montes y Silva Rodríguez, en una casa de la colonia Prados Vallarta, los militares rechazaron intentos de soborno millonarios, y obtuvieron la información para localizar a El Menchito.

Diciendo que esa persona podía darnos mucho dinero y que su domicilio estaba ubicado en la calle Artemio del Valle Arizpe, número 4860, colonia Fraccionamiento Patria Universidad, municipio de Zapopan, Jalisco.

“Que era utilizado como casa de seguridad, donde incluso tienen víctimas de secuestro por los cuales cobran numerosos rescates, además de que El Menchito es el principal encargado del trasiego de droga para el Cártel Jalisco Nueva Generación”, explicó uno de los militares encargados de las capturas.

Otro de los integrantes de la Sedena explicó al Ministerio Público Federal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) la forma en que se llegó a la casa de Artemio del Valle Arizpe.

Eran aproximadamente las 5:00 horas del 30 de enero de 2014, había pasado media hora del primer operativo de captura, que brindaba pistas para llegar una de las cabezas del CJNG.

Cuando los militares llegaron al domicilio señalado, se percataron desde el exterior que algunos sospechosos lograron huir saltando bardas, y otros se replegaron hacia el interior del número 4860.

“Varios sujetos se asomaron por las ventanas del segundo piso, quienes ostensiblemente portaban armas largas, empezando a correr en diversas direcciones, incluso saltándose a las casas aledañas.

“Les gritamos diciéndoles que se detuvieran, que éramos elementos del Ejército mexicano, que no tenían por qué correr ni poner en peligro a la población en caso de que accionaran sus armas”, narró un elemento de la Sedena que participó en la captura.

El personal militar logró traspasar el portón principal del inmueble y se dividió en dos grupos para ingresar a la casa y asegurar a los hombres armados en el interior.

Sonaron los “cañonazos”

Ahí se detuvo a Oceguera González, quien afirmó tener 23 años, ser originario de San Francisco, California, Estados Unidos, e hijo de Nemesio Oceguera Cervantes, el líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

A cambio de su libertad y la de sus cómplices, El Menchito ofreció a los militares que se llevaran todo el contenido de una caja fuerte incrustada en la cocina del domicilio e incluso les podía conseguir el doble y se retiraran, o de lo contrario llegarían los pistoleros de su padre a rescatarlo.

“Diciéndonos que tomáramos todo el dinero que estaba en la caja fuerte de seguridad incrustada en la alacena de la cocina, la cual tenía varios millones de pesos y miles de dólares, pero que los dejáramos en libertad, incluso nos dijo que podía conseguir el doble de lo que tenía en ese momento.

“Que era mejor que lo aceptáramos, ya que de lo contrario llegaría gente del grupo armado que lidera su padre a tratar de rescatarlo, ya que sería lo primero que ordenaría al enterarse de su detención”, declaró uno de los militares que encabezaron la captura de El Menchito.

Una vez que se concretó la captura, el personal ministerial de la SEIDO encontró en la caja fuerte bolsa con metanfetaminas, cocaína, mariguana y 17 millones 758 mil 743 pesos y 610 mil dólares en efectivo.

Armados y millonarios

Al momento de su captura Rubén Oceguera González, El Menchito, tenía en su poder, en una caja fuerte, más de 17.7 millones de pesos y 610 mil dólares en efectivo.

Tanto a él como a sus cómplices se les aseguraron armas de fuego de diversos tipos y calibres, como pistolas, subametralladoras, fusiles y cartuchos útiles.

Entre otras armas se les decomisaron un fusil BSA Inc, semiautomático de fabricación estadunidense, otro de marca IMI (Industria Militar de Israel, por sus siglas en inglés), modelo Galil, y otro de marca Norinco, modelo MAK-90 Sporter, de fabricación china.

También les fueron aseguradas diversas cantidades de cocaína, mariguana y metanfetaminas.

En el pliego de consignación, Casas Álvarez explicó cómo se integró al grupo de El Menchito para cuidar la casa de Artemio del Valle Arizpe (Patria Universidad) a cambio de un salario de 16 mil pesos.

Alcaraz Montes explicó que tenía un mes trabajando para El Menchito, y estaba dedicado a la venta de drogas al menudeo, lo que realizaba ocultando la droga en cajetillas de cigarros.

El Menchito y sus cómplices fueron consignados al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 1 El Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México.

El juez de la causa inició un proceso penal por delincuencia organizada, contra la salud, portación de armas y cartuchos de uso restringido y cohecho, a partir de los elementos recabados por el Ministerio Público Federal de la SEIDO, a partir del operativo realizado la madrugada del 30 de enero por personal de la Sedena.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red