A 100 años de la invasión de Estados Unidos

A las ocho de la mañana del 21 de abril de 1914, el puerto de Veracruz sufrió la última invasión de una potencia a México

COMPARTIR 
21/04/2014 05:58 David Vicenteño

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de abril.- A las 8:00 horas del 21 de abril de 1914, el almirante Frank Friday Fletcher, que se encontraba al mando de la flota de la armada de Estados Unidos en el puerto de Veracruz, recibió un comunicado del secretario de Marina de su país, Josephus Daniels, para ocupar las principales instalaciones del lugar.

De esa manera comenzó, hace 100 años, la segunda invasión estadunidense a México, y la última de una potencia mundial al territorio mexicano.

Desde el 9 de abril de ese año, con el Incidente Tampico, en el que ocho marinos de Estados Unidos fueron arrestados por 90 minutos, el gobierno de Washing-
ton, encabezado por Woodrow Wilson, buscó un pretexto ideal para debilitar y sacar de la presidencia de México a Victoriano Huerta.

Leticia Rivera Cabrieles, jefa del departamento de Historia Naval de la Unidad de Historia y Cultura Naval de la Secretaría de Marina, narró que éste fue el momento que le permitió a Estados Unidos concretar la salida de Huerta del poder y apoyar a Venustiano Carranza en sus aspiraciones presidenciales.

“Los puntos que van a debatir es que Huerta deje el poder, que no tiene nada que ver con el incidente de Tampico, y el segundo punto es que los revolucionarios, sobre todo los constitucionalistas, puedan participar en las elecciones.

“Lo que le interesa en ese momento a Woodrow Wilson es asegurarse que Huerta se retire de la escena política, y que quede en el poder el hombre que ellos creen es más afín a los intereses norteamericanos, que ellos lo visualizan en la figura de Venustiano Carranza”, explicó Rivera Cabrieles.

Cadena de pretextos

Al presidente Wilson no le agradaba la presencia de Victoriano Huerta en la Presidencia de México, debido a su origen, tras el golpe de Estado que concluyó con el asesinato del presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente José María Pino Suárez.

Al asumir la Presidencia de Estados Unidos, lo primero que hizo el mandatario fue retirar al embajador en México, Henry Lane Wilson, tras su abierta participación en los hechos conocidos como el Pacto de la Embajada, en donde se fraguó el golpe a Madero, en la llamada Decena Trágica.

“Wilson estaba buscando esa coyuntura que le permitiera intervenir de manera directa en los asuntos mexicanos, no lo había encontrado. Lo quería debilitar.

“Tenemos que tomar en cuenta el desarrollo de Estados Unidos y la formación de Wilson, que era muy religioso pero muy imperialista, y en el caso de Huerta, se llegó a convertir en una verdadera obsesión personal el tratar de derrocarlo, pero también le reconocía que era un hombre con una trayectoria militar importante, que era un hombre fuerte; Wilson temía que si Huerta participaba en las elecciones podría triunfar”, explicó Rivera Cabrieles.

La especialista en historia naval agregó que tras el Incidente Tampico, las relaciones entre los dos países se fueron deteriorando, debido que en México el general Ignacio Morelos Zaragoza, responsable de la zona militar y gobernador de Tamaulipas, rechazó las peticiones de Henry T. Mayo, comandante de la flota del Atlántico de la armada estadunidense.

Mayo pedía que se izara la bandera de su país y se dispararan 21 cañonazos en desagravio a su personal arrestado en Tampico.

El intercambio de telegramas y mensajes diplomáticos, y la tensión de la relación entre los dos países, sólo tuvo una tregua por las celebraciones de la Semana Santa y la Pascua, del 10 al 20 de abril de ese 1914.

Fue entonces que surgió un nuevo y definitivo pretexto para que el presidente Wilson diera el golpe definitivo a sus intenciones en contra de Huerta: la llegada al puerto del vapor alemán Ipiranga, ése en el que Porfirio Díaz partió al exilio el 31 de mayo de 1911.

“Hacia el 18 de abril el gobierno de Washington se entera que viene un importante cargamento de armas para Huerta, en el vapor Ipiranga, esto hace que cambien los planes de invasión del puerto de Tampico hacia Veracruz, y que el desembarco sea el 21 de abril.

“Estados Unidos presiona a los distintos países europeos, ya hay vientos de guerra, que hace que muchas de esas naciones se alíen con Washington, pero hay banqueros de Alemania e Inglaterra que apoyan a Huerta; eso lo documenta muy bien Friedrich Katz en su obra La guerra secreta en México”, detalló Rivera Cabrieles.

De acuerdo con diversos documentos, en el navío alemán se transportaban 15 mil cajas con armas o más de 23 mil municiones de diferentes calibres, todas para las tropas federales de Huerta, lo que motivó la orden definitiva de invasión.

11:00 horas, el desembarco

Tres horas después del comunicado enviado al almirante Frank Friday Fletcher, las tropas de la Marina de Estados Unidos comenzaron a desembarcar para tomar las principales instalaciones del Puerto de Veracruz.

“Empieza una serie de radiogramas que le mandan al almirante Fletcher, que está en Veracruz, para que se prepare porque van a llevar a cabo el desembarco.

“Hacia las ocho de la mañana llega un telegrama del secretario Daniels que ordena que tomen la aduana marítima, que es en donde van a descargar las armas, y que no permitan que ningún grupo político las vaya a tomar, y le dan la orden a Fletcher de interceptar al Ipiranga, lo cual hace el armado Utah”, narró.

Aproximadamente a las 11:00 horas comenzó el desembarco, los mandos navales hacen el aviso a autoridades de otros países que se encontraban en el puerto, y hasta el final notifican al general Gustavo Maass, mando militar en el puerto.

Huerta ordenó a las tropas federales replegarse para dejar a su suerte a los habitantes del puerto, quienes se vistieron de gloria al formar grupos de resistencia para la defensa de la ciudad.

De acuerdo con los investigadores de este momento histórico, la fuerza de desembarco de la armada estadunidense fue de mil 289 hombres, con refuerzos que llegaron en días posteriores.

Los primeros combates ocurrieron en la calle Emparan y hacia la Escuela Naval, en donde debido a que nadie los había puesto al tanto de lo que ocurría, comenzaron a planear la defensa del puerto.

“La defensa es comandada por el director de la Escuela Naval, el capitán Rafael Carrión, y por el comodoro Manuel Azueta, así es como comienza. Son combates que se van a dar todo el día 21, y hacia el 22 ya han logrado tomar la ciudad.

“Hacia el 23 se declara la Ley Marcial, para el 27 llegan refuerzos, y ya la cantidad de hombres de Estados Unidos es de más seis mil”, narró Rivera Cabrieles.

A la salida de las fuerzas federales de Huerta, algunos mandos y cadetes de la Escuela Naval, y la población de Veracruz, entre ellos los internos de la prisión de San Juan de Ulúa, se sumaron a la resistencia, lo que le otorgó el cuarto título de heroica a esta ciudad.

El comodoro Manuel Azueta Perillos, su hijo, el teniente Luis Felipe José Azueta Abad, y el cadete José Virgilio Uribe Robles fueron los encargados de asumir la defensa del puerto.

Ante una inminente declaración de guerra, Canadá, Argentina, Brasil y Chile realizaron la reunión de las Cataratas del Niágara (Niagara Falls), del 18 de mayo al 12 de junio de 1914.

Huerta dejó la Presidencia el 13 de agosto de ese año, y posteriormente el país para exiliarse en Estados Unidos, y las tropas estadunidenses se retiraron de Veracruz el 23 de noviembre de 1914, sin dar mayores explicaciones.

Para recordar la gesta heroica del Centenario de la Defensa del Puerto de Veracruz, la Secretaría de Marina (Semar) realizará este lunes una ceremonia encabezada por el presidente del país, Enrique Peña Nieto.

Además de una exposición fotográfica en las rejas de Chapultepec, la Semar prepara tres publicaciones relacionadas con un análisis de los hechos históricos, otro con fotografías y uno más relacionado con documentos históricos de la invasión.

Así se gestó la defensa

El 21 de abril, al iniciarse el desembarco de las fuerzas estadunidenses, el comodoro Manuel Azueta Perillos se dirigió de inmediato a la comandancia militar con el propósito de recibir órdenes del general Gustavo Maass, quien no se encontraba en su puesto, por lo que decidió ir a la Escuela Naval Militar.

En el camino, cuenta Azueta Perillos, “No quiero pasar por alto el estupor, sorpresa e indignación que en aquellos momentos se apoderó del pueblo veracruzano, que a mi paso me pedían armas para repeler aquel atropello inaudito que se consumó ante los ojos de aquella población heroica...”.

Al llegar el comodoro a la Escuela Naval Militar y traspasar la Guardia en Prevención, exclamó en medio del patio al personal del plantel: “¡Viva México!, ¡Viva México!” Cada grito fue contestado por los cadetes gritando “¡Viva!”, expresando finalmente el comodoro: “¡A las armas, muchachos, la patria está en peligro!”

Comentarios

Lo que pasa en la red