A Pemex se invertirá 357 mil mdp: Enrique Peña Nieto

Asegura protección a derechos de trabajadores petroleros; reitera que estaban en riesgo la autonomía energética del país y la soberanía nacional

COMPARTIR 
19/03/2014 08:49 Georgina Olson/Enviada
En el marco de la conmemoración del 76 Aniversario de la Expropiación Petrolera, Enrique Peña Nieto destacó el respaldo del Gobierno de la República a Pemex: “2014 será el año de mayor inversión de la empresa en su historia”.
En el marco de la conmemoración del 76 Aniv de la Expropiación Petrolera, Peña Nieto destacó el respaldo del Gobierno de la República a Pemex: “2014 será el año de mayor inversión de la empresa en su historia”.

COSOLEACAQUE, Veracruz, 19 de marzo.- Sin una reforma energética México estaba en riesgo de perder su autonomía energética e incluso la soberanía nacional, pues las inversiones del gobierno en Pemex eran insuficientes para elevar la producción de la paraestatal, dijo el presidente Enrique Peña Nieto, en el 76 Aniversario de la Expropiación Petrolera.

“El año pasado, en esta fecha, señalé que necesitábamos enfrentar los desafíos del sector energético con la misma determinación que lo hizo el presidente Cárdenas”, dijo frente a unos tres mil trabajadores de la paraestatal.

Explicó que frente a los cambios en el mercado internacional del petróleo y el gas natural, Pemex perdió dinamismo y competitividad.

“Su producción había ido bajando y el país iba directo a ser un importador neto de petróleo, gas natural y de petrolíferos”, aseguró el mandatario.

Seguir por el mismo camino, continuó, significaba producir cada vez menos petróleo; nos obligaba a importar cada día más gasolina; implicaba mayores tarifas de luz y que las familias pagaran cada día más por el gas que consumen; era poner en riesgo el salario y el empleo de miles de trabajadores por el desabasto de gas natural, que obligaba a detener sus plantas y centros de trabajo; y aún peor, “mantenernos de esa forma era poner en riesgo la seguridad energética del país, y con ello, nuestra soberanía nacional”.

Las alternativas, de acuerdo con el Ejecutivo, eran mantener el mismo esquema o emprender una reforma, y la segunda fue la alternativa elegida por los legisladores.

“Así como ocurrió hace 76 años, en México se han vuelto a tomar decisiones importantes en materia energética. Gracias a la responsabilidad y compromiso del Congreso de la Unión, hoy tenemos un marco constitucional de avanzada, que transformará a nuestro sector energético”, dijo.

Se trata de una reforma que abrió las puertas a la inversión privada, en un esquema de utilidades compartidas.

El mandatario aseguró que después de la Reforma Energética, el Estado mexicano sigue siendo el dueño de las reservas petroleras y de Pemex, empresa en la que este 2014 se invertirán 357 mil 500 millones de pesos, es decir, 31 mil 200 millones más que en 2013 y 56 mil 200 millones más que al inicio de la administración.

Agregó que México necesita un Pemex ágil y dinámico, capaz de competir frente a cualquier empresa del mundo. “Ese Pemex sólo lo vamos a lograr con todas y todos ustedes, los trabajadores petroleros de la República Mexicana, que son el motor de esta gran empresa, que es orgullo de toda la nación”, mencionó.

La reforma permitirá a la paraestatal contar “con más recursos financieros y tecnológicos de punta para aprovechar sus vastos recursos energéticos sin endeudar, ni poner en riesgo sus finanzas públicas”, enfatizó el Presidente.

Lo más importante, abundó, “es que la reforma permitirá que México crezca más rápido, generando más empleos para cientos de miles de mexicanos. Las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, que son las que generan el mayor empleo en nuestro país, tendrán más energía y a menor precio, lo que las hará más productivas y les permitirá contratar a más personas. Con esta Reforma, las familias mexicanas sentirán en sus bolsillos los beneficios de una economía nacional en crecimiento”.

El modelo establecido por la reforma es “abierto y competitivo, amplía las capacidades del Estado mexicano para aprovechar los recursos energéticos del país en favor de la población”, explicó.

Y aseguró que con la reforma se reducirán los costos de producción de energía, lo que se traducirá en que la población gaste menos en luz y en gas.

“Hoy México tiene la oportunidad de llevar a cabo una revolución energética que eleve de manera contundente su nivel de desarrollo. Es momento de aprovechar al máximo nuestros recursos, de concretar esta Reforma para convertir a México en una potencia energética, pero sobre todo, es momento de utilizar toda nuestra energía para mover y transformar a México”, afirmó.

Por otra parte, Peña Nieto felicitó a los trabajadores petroleros por el esfuerzo que realizan cada día y les expresó que “su trabajo y sus derechos laborales están a salvo y así habrán de mantenerse”.

“Que quede muy claro y sin dudas: todos ustedes tienen garantizada su antigüedad y todas sus conquistas laborales, pero no sólo eso, la Reforma Energética liberará a Pemex de frenos y ataduras burocráticas que impedían su pleno desarrollo. Pemex ya no se manejará como una dependencia más de gobierno, sino como una empresa productiva, de liderazgo mundial”, aseguró.

Tras anunciar lo anterior, los asistentes le hicieron una ovación particularmente prolongada.

Al finalizar la ceremonia el presidente Peña Nieto, realizó un sobrevuelo en helicóptero por la zona industrial Etileno XXI y después un recorrido por la plataforma semisumergible Centenario.

La plataforma centenario

Ubicada a 70 millas del puerto de Alvarado, la plataforma centenario es operada por la empresa Grupo R, de la que es propietario Ramiro Garza Cantú, originario de Tamaulipas.

Dicha infraestructura, traída desde Singapur hace cuatro años, puede transportarse y su traslado a México duró 109 días, de acuerdo con uno de los trabajadores.

La plataforma ha perforado siete pozos en siete años, de los cuales se extraerá gas natural, a partir del próximo año.

De acuerdo con los trabajadores, las mandarinas con las que cuenta la plataforma para evacuarlos en caso de emergencia se prueban cada semana para comprobar que estén en condiciones óptimas.

“Se prueba su sistema de arreado, de arranque y que tengan combustible”, confirmó el trabajador.

Las prestaciones, dentro de la ley: Romero

El líder del sindicato petrolero asegura que la nómina es menor que las de empresas extranjeras.

Las prestaciones que reciben los trabajadores de Pemex son todas legales, aseguró el secretario general del sindicato petrolero, el senador Carlos Romero Deschamps, en el 76 Aniversario de la Expropiación Petrolera.

“Conviene aclarar hoy que en tantas voces aparecen señalamientos a los petroleros, que si bien tenemos prestaciones y seguridad social, éstas no son producto de negociaciones extrañas, sino correspondientes a la lucha histórica del movimiento obrero en el mundo”, dijo.

Y acusó a quienes dudan de la legalidad de tales prestaciones, de ser funcionarios corruptos, “más sorprende cuando esas voces, supuestamente progresistas, se escandalizan, porque quienes mayor riqueza per cápita generan en este país disfrutan de vacaciones, aguinaldo o servicios de salud, en diluida correspondencia a los ingresos que generan al erario público (sic)”.

Romero Deschamps aprovechó la ocasión para exponer que contrario a lo que muestran muchos medios, el costo real de la nómina de los petroleros mexicanos es menor que aquélla de empresas extranjeras.

Asimismo, expuso que los trabajadores siempre han estado al frente de las operaciones de la paraestatal, aunque aclaró que no han intervenido en el diseño de leyes o reglamentos, sólo se han limitado a expresar su opinión sobre las realidades de Pemex.

“De hecho, muchas de las situaciones que fueron causa de cuestionamiento en las pasadas discusiones en el marco de la Reforma Energética, fueron señalamientos puntuales que la representación sindical formuló a lo largo de varios años y nunca fueron atendidos”, argumentó.

Y lamentó que quizá el menosprecio a la voz de los petroleros podría deberse a que las críticas no venían por parte de un académico o político, sino de los trabajadores.

Habló de quienes “se indignan, porque con un apoyo mínimo de Pemex, mediante el esfuerzo de la organización sindical, se han construido casi 23 mil viviendas en todo el país”.

Y criticó el hecho de que durante 10 años “Pemex no había entregado una sola casa construida a sus trabajadores”.

Coincidió con el presidente Peña Nieto, con el gobernador Duarte y con el director general de Pemex, Emilio Lozoya, en que el modelo de la paraestatal no era eficaz, y requería una transformación mediante una reforma.

Y expuso que los trabajadores no le temen al reto de enfrentarse a los grandes competidores del mercado energético internacional.

“No nos preocupa, señor Presidente, el reto que la industria enfrentará por estas nuevas condiciones. Por el contrario, a lo largo de los años hemos sido capaces de corresponder con capacidad y eficiencia a las nuevas realidades de la empresa Petróleos Mexicanos”, dijo.

Y describió la relación de los trabajadores con Lozoya Austin como “franca y sana... Lo que busca no es lastimar a los trabajadores sino aprovechar al máximo la capacidad de la empresa y el conocimiento de los petroleros, desarrollado a lo largo de muchos años”.

Advirtió que los petroleros estarán muy atentos a las discusiones sobre las leyes reglamentarias, y destacó que reclamarán “mejor equipamiento y mayor capacitación”.

Relacionadas

Comentarios