PERFIL: Monte Alejandro Rubido, especialista en seguridad

Quien fuera secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, es ahora el nuevo titular de la Comisión Nacional de Seguridad

COMPARTIR 
18/03/2014 14:15 Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de marzo.- Monte Alejandro Rubido quien fuera secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, es ahora, el nuevo titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), en sustitución de Manuel Mondragón y Kalb.

Hace 23 años, cuando el presidente Carlos Salinas de Gortari creó el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Rubido, entonces de 32 años, era jefe de analistas de la Dirección de Investigaciones Políticas de la Secretaría de Gobernación y fue uno de los cuadros fundadores del nuevo organismo de seguridad nacional.

Rubido García conoce todo sobre los mecanismos de la inteligencia civil de México. En distintas épocas, Rubido ha tomado los principales cursos sobre inteligencia impartidos por las agencias internacionales como Mosad, FBI y la CIA.

Abogado por la UNAM y con un posgrado en la Sorbonne Nouvelle, París III.

Desde que el Cisen se instaló provisionalmente las viejas instalaciones de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) en la Plaza de la Revolución y luego el búnker que ocupó como sede a partir de los noventa en la Magdalena Contreras, Rubido ha estado en el Cisen, incluso desde antes de estar en Gobernación, en lo que fue el embrión del Cisen y que fecundó en General Prim esquina con Bucareli.

Aunque Alejandro Rubido emergió de la discreción de la inteligencia civil en 2007, cuando el presidente Felipe Calderón lo nombró subsecretario de Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF), que luego se convirtió en Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana.

Durante estos cuatro años —donde también fue secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en sustitución de Roberto Campa—, su participación en medios fue la mínima indispensable, además de que siempre se mantuvo alejado de cualquier escándalo.

Abogado por la UNAM y con un posgrado en la Sorbonne Nouvelle, París III, Alejandro Rubido ha desempeñado distintos cargos en el Cisen, incluso en su génesis. Desde analista, luego director de Análisis Estratégico, en la época cuando Jorge Carrillo Olea era el titular del Cisen, y también director de Investigación de la dependencia.

Desde su ingreso a Gobernación, en los primeros años de la década de los 80, a Rubido se le ha mencionado como parte de la estructura política de grupos mexiquenses, principalmente ligado a Emilio Chuayffet, con quien trabajó tanto en el Estado de México, cuando fue gobernador, y en el Cisen, en su paso como secretario de Gobernación.

A la salida de Carrillo Olea y la llegada de Fernando del Villar como director del Cisen —todavía en tiempos de Salinas—, Rubido se convirtió en director de Investigación y realizó una restructuración profunda en esa área.

Entonces, el secretario de Gobernación era el chiapaneco Patrocinio González Garrido, quien nombró a Del Villar subsecretario de Migración y Población, ocasionando un recambio en la dirección del Cisen, a cargo de Alejandro Pontones Chico. Este ex director administrativo del Cisen fue el que tuvo en su poder todos los informes sobre la existencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), trabajo hecho principalmente por Rubido y su equipo, que para entonces era secretario general, puesto en el que no pudo operar debido a las “grillas” de Pontones contra el mexiquense.

El 23 de marzo de 1994, Colosio fue asesinado y Rubido García se sumó al equipo del entonces gobernador del Estado de México, Emilio Chuayffet. Con Chuayffet, Rubido puso toda su experiencia para darle forma a un equipo de investigadores, analistas y crear algo parecido al Cisen, con sede en Toluca, pero con vasos comunicantes directo al corazón del Cisen.

En marzo de 1995, Esteban Moctezuma renunció a la Secretaría de Gobernación y el presidente Ernesto Zedillo nombró en ese puesto a Chuayffet, que llevó de regreso a Rubido al Cisen, aunque como secretario general adjunto, cargo que no existía en el organigrama y no como director, como muchos daban por hecho.

Apasionado del toro, como dicen los conocedores; aficionado al beisbol, su equipo los Medias Rojas de Boston; en el futbol americano le va a los Raiders de Oakland y desde luego es futbolero y Chiva de hueso colorado.

En noviembre de 2003, ya en tiempos del presidente Vicente Fox, Rubido aclaró que él no había sido el encargado de espiar desde el Cisen a la maestra Elba Esther Gordillo, entonces líder de los diputados del PRI en San Lázaro, como había sido denunciado por distintos dirigentes partidistas.

Con el material obtenido ilegalmente fue escrito un texto titulado Elba de Troya o Lady Macbeth Gordillo, que era un folleto con la transcripción de 45 conversaciones telefónicas de Gordillo con distintos aliados políticos.

El funcionario del Cisen aseguró entonces que el documento que lo señalaba como el autor de las escuchas en contra la maestra eran parte de una campaña en su contra, debido a que entonces estaba próxima la elección del secretario general del organismo, y que no era la primera vez que trataban de involucrarlo en un escándalo para intentar desacreditar su carrera en la investigación civil de México, cosa que, desde luego, no prosperó, pues en la investigación que realizó sobre el caso la Procuraduría General de la República (PGR), Rubido García salió sin ninguna responsabilidad.

 

jpg

Comentarios

Lo que pasa en la red