PAN deja diálogo; PRI y PRD acusan chantaje

Demandan no mezclar la investigación a Oceanografía con los procesos legislativos; abandona la negociación de las leyes secundarias de la reforma energética

COMPARTIR 
14/03/2014 05:47 Leticia Robles de la Rosa
Los coordinadores parlamentarios Jorge Luis Preciado, del PAN, y Luis Miguel Barbosa, del PRD, durante la sesión de ayer.
Los coordinadores parlamentarios Jorge Luis Preciado, del PAN, y Luis Miguel Barbosa, del PRD, durante la sesión de ayer.

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de marzo.- El grupo parlamentario del PAN en el Senado se levantó de la mesa de negociación con el gobierno federal para la construcción de las leyes secundarias en materia energética, porque considera que el gobierno de Enrique Peña Nieto exhibe lo ocurrido con la empresa Oceanografía para presionar al panismo a aceptar que se desvirtúe la Reforma Energética.

De inmediato, senadores del PRI y el PRD criticaron el “chantaje” de los panistas, al mezclar las investigaciones en torno a Oceanografía con los procesos legislativos.

David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía del Senado, advirtió que no atará ambos temas y que “me parece una falta de respeto siquiera imaginar que esto pueda ser sujeto de un chantaje y me parece que cada quien responde por sus actos. Son dos temas por cuerdas separadas, que el que pretenda o los que pretendan atarlos uno al otro, jueguen con una perversidad terrible que los mexicanos no necesitamos”.

Por su parte, Luis Miguel Barbosa, líder de los senadores del PRD, calificó de “actitud condenable” que el PAN en el Senado mezcle temas para “provocar un asunto de chantaje”; recordó que el PRD votará en contra de las leyes secundarias en materia energética, pero “sin duda nosotros hemos tenido nivel de estadistas; no hemos abandonado ningún debate ni hemos puesto ninguna condición para que las leyes del Congreso se expidan en su momento correspondiente”.

Fue a petición de los senadores identificados con el grupo político del ex presidente Felipe Calderón que el grupo parlamentario del PAN acordó instruir a sus negociadores en materia energética frenar la negociación.

Desde el martes, los calderonistas encabezados por Roberto Gil Zuarth y Javier Lozano, mostraron su molestia, porque el director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, informó a la Cámara de Diputados que abrió un proceso de investigación a Mario Ávila, excandidato panista al gobierno de Campeche, integrante del calderonismo, y en cuyo periodo como funcionario de Pemex otorgó el mayor número de contratos a Oceanográfica, al grado que en 2012 fue un promedio de dos por mes.

Ayer, el coordinador de los senadores del PAN, Jorge Luis Preciado, anunció que “hay un posicionamiento de nuestro grupo parlamentario respecto a la propia Reforma Energética a nivel secundarias, porque independientemente de que esta situación se esté presentando mediáticamente (Oceanografía), hay un tema de fondo que nos preocupa y que es que el gobierno federal quiera empequeñecer, achicar la reforma que hicimos a nivel constitucional en materia energética”.

Preciado detalló que en las negociaciones que mantienen PRI y PAN —y que hasta hace unos días negaban los panistas—, registran un avance del 90%, pero el diferendo se centra en torno al Fondo Mexicano del Petróleo, la Comisión Reguladora de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos, pues el gobierno federal quiere que sus comisionados sean nombrados por el Presidente de la República y eso no lo acepta el PAN.

Y expuso la hipótesis panista en torno a Oceanografía.

“Tenemos coincidencias en un 90%, pero en los 10 puntos más importantes nos manda una señal el gobierno de que quiere regresar a un modelo híper concentrado donde el Ejecutivo y sus derivados o secretarios o gabinete ampliado quieren tener el control absoluto de los hidrocarburos. Entonces, es uno de los temas fundamentales.

“De hecho, tenemos la creencia que el tema de Oceanografía es un método para meter presión para que no exijamos estos puntos que vemos o que estamos planteando, y por los cuales la mesa de la Comisión de Energía se levanta hasta, en tanto, nos dé garantías el gobierno de que estos puntos que estamos señalando se van a cumplir como lo dejamos escrito en los 21 transitorios de la reforma constitucional en materia energética”, precisó.

Encubren intereses

Para Luis Miguel Barbosa, la actitud asumida por los panistas demuestra que tienen temor de que salga a la luz pública el nivel de corrupción que los gobiernos panistas tuvieron en Pemex.

Dijo que el PRD apuesta a revertir la Reforma Energética con una consulta popular, no con chantajes.

“Desde luego que inmediatamente evidenció que hay intereses ocultos que se sienten en peligro o en riesgo. Y reaccionaron esos intereses. Está a la vista (…) Esos intereses obscuros son negocios. Hoy está el tema de Oceanografía, de manera concreta. Si la comisión especial, las autoridades competentes, lo que está haciendo la Cámara de Diputados determinará o evidenciará cuáles fueron esos negocios; los hombres del poder beneficiando empresas y a particulares en negocios sobre recursos públicos que se invierten en infraestructura”, añadió.

Juego Perverso

David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía y de la nueva Comisión Especial del caso Oceanografía, recordó que es a la Procuraduría General de la República a quien corresponde revisar el pasado, y en su caso a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); el futuro del sector energético, en tanto, depende de un mandato constitucional que los propios legisladores aprobaron; entonces, “quien pretende atar estos dos temas me parece que está jugando perversamente contra México”.

El priista explicó que “conozco a mis compañeros de todos los partidos y sobrepongo sobre esa terrible intuición que se ha querido manifestar en diferentes expresiones, que la responsabilidad de un senador que está electo y que se le paga en esta nación para hacer leyes esté atada a un asunto que corresponde a la investigación de autoridades competentes, que no somos nosotros.

Divisiones

En entrevista con Excélsior Televisión, la dirigente nacional del PAN, Cecilia Romero, aseguró que el abandono de la bancada panista de la mesa de negociación de las leyes secundarias era una decisión de los senadores.

  • El contexto en el grupo parlamentario del PAN en el Senado es de división; el lunes Jorge Luis Preciado habló del “ridículo” que hizo el gobierno de Felipe Calderón al dar por muerto a El Chayo, cuando estaba vivo y fue ultimado apenas el domingo pasado; eso molestó a los calderonistas, al grado de que hubo hasta palabras altisonantes contra su coordinador.
  • Los leales a Felipe Calderón fueron quienes condicionaron el respaldo a las leyes energéticas y pidieron la destitución de Preciado, pero la presidenta nacional del PAN, Cecilia Romero, lo ratificó el miércoles aunque ayer anunció que este fin de semana pensará si mantiene esa decisión.
  • Hasta el momento sólo el nombre de Mario Ávila, calderonista excandidato al gobierno de Campeche y exfuncionario de Pemex, ha sido señalado por las propias autoridades de la paraestatal como el exservidor público que es investigado por los contratos que se asignaron a Oceanografía, lo cual molestó a los calderonistas, que tienen a su principal nicho de poder en el Senado. 
  • Por la noche, la dirigente del PAN dijo que la próxima semana analizarán el tema con los senadores.

Los priistas necesitan 4 votos para reforma

A diferencia de la reforma constitucional, cuando fue necesario el voto de las dos terceras partes, en el proceso legislativo por la construcción de las leyes secundarias en materia energética, el peso de los calderonistas se disminuye de manera considerable, pues el PRI-PVEM en el Senado sólo requiere de cuatro votos para sumar los 65 necesarios para su avance legal.

Ayer, Jorge Luis Preciado, coordinador de los senadores del PAN, anunció  que su grupo parlamentario se levanta de la mesa de negociación de las leyes secundarias en materia energética, donde participan Jorge Luis Lavalle, Salvador Vega Casillas, Francisco García Cabeza de Vaca y Francisco Domínguez.

La decisión de los panistas partió de una molestia de los senadores calderonistas, después de que se conoció que Mario Ávila, su excandidato al gobierno de Campeche, es investigado por el caso Oceanografía.

Desde enero pasado, cuando finalizó su reunión plenaria previa a la apertura del actual periodo ordinario, los priistas acordaron en que a pesar de tener la oportunidad de construir la mayoría con sólo algunos senadores que puedan estar de acuerdo en el contenido de las leyes secundarias de las reformas constitucionales, van a buscar los consensos.

Sin embargo, el hecho de que sólo requiere cuatro votos para concretar la mayoría necesaria en el caso del paquete de reformas de ley y nuevas leyes del paquete energético disminuye el poder político que tienen los calderonistas, quienes condicionaron su aval.

Para aprobar una ley secundaria se requiere del voto de la mitad más uno del pleno; es decir, de 65 de los 128 legisladores federales; el PRI tiene 54 integrantes y sus aliados naturales, del Partido Verde, suman siete más, lo cual implica que esa dupla cuenta con 61 sufragios; es decir, le faltan cuatro votos.

En esta correlación de fuerzas, cada voto cuenta. Por eso, el sufragio de Mónica Arriola es importante para el PRI, de convencerla el reto se reduce a tres votos.

También en ese escenario, las ausencias de los senadores cuentas. Si en la sesión en que se aprueben las leyes energéticas faltan legisladores del PAN, del PRD, PT o la única de Movimiento Ciudadano y los priistas y verde ecologistas mantienen su disciplina de que ninguno de ellos falte, la ventaja es para ellos.

De esa forma, de acuerdo con algunos priistas, la negociación puede establecerse con los senadores del grupo de Gustavo Madero.

Se oponen a condicionar las reformas

En voz del presidente de la Mesa Directiva, Jose González Morfín, y del líder de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, la Cámara de Diputados rechazó la idea de condicionar el avance de las reformas secundarias a la conclusión de las investigaciones en torno al fraude de la naviera Oceanografía.

Ante la insistencia de la bancada del PAN en el Senado de amarrar la suerte de las leyes energéticas al señalamiento de los responsables de los malos manejos en contra de Banamex por parte de la empresa de servicios petroleros, los legisladores de San Lázaro ofrecieron argumentos en contra.

El coordinador de la diputación del PRI confió en que el partido blanquiazul responderá a los compromisos legislativos pendientes.

“Estoy seguro que con la enorme madurez que tiene un partido histórico como el Partido Acción Nacional, podrán llegar a conclusiones que nos permitan entender que, la reforma energética no se puede detener porque va en perjuicio del país”, expuso Beltrones.

Argumentó el político priista que el trabajo parlamentario no riñe con el avance de las investigaciones en torno a Oceanografía.

El sonorense consideró que si existen delitos, deberá evitarse la impunidad, y se den los castigos correspondientes  a quienes “puedan ser culpables, pero que se proteja a todos los inocentes”.

Cuestionado sobre si la postura de los senadores panistas en el caso de la naviera podría ser solo un pretexto para frenar la agenda de las reformas secundarias, el líder parlamentario del PRI en la Cámara confió en que no es así.

No debe contaminarse

De filiación panista, el presidente de la Cámara de Diputados, José González Morfín manifestó su extrañeza en torno a los argumentos que sus correligionarios sostienen en el Senado para ligar la suerte de Oceanografía con la de la reforma energética.

“No veo por qué se tuviera que contaminar la discusión de las leyes secundarias”, atajó el legislador blanquiazul.

González Morfín confió en que el fraude bancario que desencadenó el escándalo será esclarecido por la PGR, y recordó que su titular, Jesús Murillo Karam, ya tomó cartas en el asunto, como se los hizo saber el lunes anterior en la reunión de trabajo con diputados.

Al solicitársele su opinión sobre las declaraciones que aclaran que no habrá rescate de la naviera por parte de la autoridad federal, el panista comentó:

“No sé de dónde salió lo del rescate o quién pensó en eso. Creo que en el tema de Oceanografía, lo que estábamos demandando es que haya una investigación y que no haya impunidad”.

Descartan convertir comisión en circo

El Senado de la República hablará con todas las personas que sea necesario, ya sea servidores públicos y particulares, y se acercará la información necesaria para conocer todo lo que envuelve al caso Oceanografía, pero de ninguna manera generará un “circo romano”, advirtió el presidente de la Comisión Especial para el caso Oceanografía, David Pechyna.

Ayer, el pleno del Senado aprobó que se amplíe el número de integrantes de la Comisión Especial del caso de la Empresa Oceanografía SA de CV, de ocho a 11, para que existan cuatro integrantes del PRI, de los cuales están definidos David Penchyna y Arely Gómez; tres del PAN, que serán Roberto Gil Zuarth, Francisco Domínguez y Jorge Luis Lavalle; tres del PRD, que son Dolores Padierna, Angélica de la Peña y Mario Delgado, y uno del Partido Verde, que todavía no definen.

David Penchyna adelantó que a la comisión se hará llegar toda la información disponible al respecto, incluida la que generó la Comisión Especial de la Cámara de Diputados que hace unos años averiguó todo lo concerniente a Oceanografía y la relación de los hijos de Martha Sahagún, esposa del expresidente Vicente Fox.

Ratificó que van a llamar a servidores públicos y a particulares, tanto banqueros como a exservidores.

“Lo que tenemos que hacer no es un circo romano. Lo que tenemos que hacer es un trabajo serio y profesional; está claro quiénes han sido funcionarios públicos, de qué dependencia, de qué instancia y cuáles han sido sus pivotes de responsabilidad.

“Si algunos de ellos ya no están en la condición de hoy ser funcionarios, la posibilidad de una comisión plural que desee citar a equis persona, sin apellidos, es algo que tendremos que aprobar en consenso o en una amplia mayoría al interior de esta comisión, para proceder invitar a particulares que pudieran tener algo que ver con este tema.

“Lo que creo es que esta comisión tiene que trabajar rápido y, por lo tanto, en su función limitada por la propia ley, por la Constitución, terminar rápido su tarea para coadyuvar con la autoridad competente”, explicó.

El legislador recordó que la autoridad competente no necesita del Senado para hacer el buen trabajo, como son la Procuraduría General de la República y la Comisión Nacional Bancaria.

Relacionadas

Comentarios