Jóvenes mexicanos optan por vivir en unión libre en lugar de casarse

La disociación familiar genera mayor violencia, abusos físicos y sexuales contra niños, así como más deserción escolar, advierte investigador

COMPARTIR 
12/03/2014 23:32 Laura Toribio
En 10 años las parejas de jóvenes que decidieron vivir en unión libre aumentó de 15.2 a 23 por ciento.
En 10 años las parejas de jóvenes que decidieron vivir en unión libre aumentó de 15.2 a 23 por ciento.

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo.- Los jóvenes mexicanos ha optado vivir en unión libre en lugar de llegar hasta el altar, de acuerdo con una investigación que contrasta el hecho de que entre 2000 y 2010 el número de matrimonios entre personas de 20 a 29 años se desplomó de 40 a 27.9 por ciento, mientras que las parejas que decidieron vivir juntas sin casarse aumentó de 15.2 a 23 por ciento.

7.4 divorcios por cada 100 matrimonios había en 2000; para 2010 ya eran 15.1 casos

Al escenario se suma el incremento al doble del número de divorcios durante la misma década que pasaron de 7.4  por cada 100 matrimonios en el 2000 a 15.1 casos para 2010.

Los datos que se desprenden del estudio Tipos de familia y bienestar de niños y adultos elaborado por el doctor Fernando Pliego, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, dejan ver que a partir de las décadas de los sesenta y setenta se observa el desarrollo, cada vez mayor, de nuevos arreglos de familias en las cuales los padres se han divorciado, separado, o bien, que se han casado en dos o más ocasiones; familias con hijos provenientes de otros matrimonios; con mamás o papás solos con hijos menores de edad o parejas que no tienen hijos y no planean tenerlos.

Según el investigador, esta situación ha generado mayores de índices de violencia, de abusos físicos y sexuales contra menores, así como más deserción escolar.

Es decir, la investigación plantea que las personas casadas tienen un bienestar mayor que los adultos en otro estado civil, así como los niños que viven con sus dos padres biológicos.

Por ejemplo, estadísticas derivadas de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares muestran que si bien 7.9 por ciento de las mujeres casadas por lo civil y lo religioso declararon padecer violencia, el problema empeoró en aquellas que vivían en unión libre, con 14.5 por ciento.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Juventud 2010, el riesgo del grupo de 12 a 17 años de edad de sufrir abuso sexual es 5.2  veces mayor en quienes no viven con ambos padres.

Respecto a la deserción, la investigación presentada ayer indica que en los adolescentes que viven con ambos padres el abandono de la vida escolar es de nueve por ciento, en cambio, en los que viven en otro tipo de familias es de 17.4 por ciento.

“La evidencia empírica muestra con claridad que la línea creciente de bienestar social cruza de manera más fácil por ellas (familias encabezadas por matrimonio) y, por lo mismo, son el tipo de familia que contribuye de manera más frecuente a la protección y respeto de los derechos humanos”, dice el estudio.

Comentarios

Lo que pasa en la red