Pontificado de Francisco genera buena impresión entre los mexicanos

La población reconoce su apertura y tolerancia, aunque se le ve distante con México; 78% tiene una opinión buena o muy buena del líder de la iglesia católica

COMPARTIR 
10/03/2014 08:19 Ulises Beltrán y Alejandro Cruz/ BGC, Beltrán, Juárez y Asociados

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de marzo.- A un año del inicio de su pontificado, el papa Francisco es bien visto por los mexicanos, aunque enfrenta la sombra de Juan Pablo II, referente muy apreciado por la población. Al Papa argentino se le reconocen sencillez, cercanía, tolerancia y apertura en ciertos temas, aunque dista de cumplir con las expectativas que se tenían sobre el contacto que tendría con México, según se desprende de la reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior.

El papa Francisco genera una impresión positiva entre la amplia mayoría de los mexicanos, aunque no tanto como Juan Pablo II. En efecto, si bien 78% cuenta con una opinión buena o muy buena de él, esta cifra se eleva a 89% en el caso de su antecesor polaco (gráfico 1). Con relación a este último, no existe un claro consenso sobre si Francisco ha sido mejor o peor. La respuesta más frecuente es que han sido iguales. En cambio, Francisco es mejor calificado que su predecesor inmediato, Benedicto XVI, quien es  evaluado positivamente por 62%. Francisco tiende a ser visto como mejor que Benedicto XVI (gráfico 2).

Se aprueba ampliamente (gráfico 3) la manera como Francisco está conduciendo la Iglesia católica (acuerdo/ en parte, 76%). Se expresa espontáneamente que lo que más ha gustado de él es su cercanía, humildad y sencillez. Efectivamente (gráfico 4), existe un amplio consenso en que lleva una forma modesta de vivir (73%). Casi nada se critica de manera espontánea de él (por ejemplo, que “no ha venido a México”).

La imagen de Francisco que se maneja en los medios de comunicación en torno a su mayor apertura en temas eclesiásticos, morales y sociales, tiende a ser compartida por la población mexicana, aunque se observan minorías importantes que piensan lo contrario. 56% cree que es flexible en la aplicación de las reglas de la Iglesia y se le tiende a ver con mayor inclinación a impulsar el compromiso de la Iglesia con los más necesitados que a enfocarse a la defensa de los principios y valores del catolicismo. Casi la mitad lo considera un pontífice de ideas modernas.

La presunta flexibilidad del Papa en ciertos temas ha efectivamente permeado en minorías de significancia, pues en asuntos como los del uso de anticonceptivos y el sacerdocio femenino ya se observa una fuerte división de opiniones sobre lo que se cree es la postura papal (gráfico 5). Más aún, en el tema de la comunión a las personas divorciadas, lo más frecuente es creer que está a favor (41%). En otros asuntos predomina la creencia de que Francisco  mantiene la tradicional oposición de la Iglesia, como son las prohibiciones en torno a la eutanasia (45%), el divorcio (46%), las uniones homosexuales (51%), las relaciones sexuales premaritales (56%), la posibilidad de que los sacerdotes se puedan casar (58%) y, sobre todo, el aborto (71%).

En el contraste con Juan Pablo II, al papa Francisco se le percibe menos conservador (58%), más sencillo (53%) y más tolerante con quienes están alejados del catolicismo (62%). También es más frecuente sentirlo más cercano a la gente (45%). Estas percepciones están aún más extendidas a la hora de compararlo con Benedicto XVI (gráfico 6).

La mayoría sigue afirmando que Francisco es el papa con el perfil que esperaba después de Benedicto XVI (60%). Igualmente se cree que es el mejor líder en estos momentos para dirigir la Iglesia católica (68%) y se siente que cuenta con la capacidad para mantener unidos a los católicos del mundo (69%).

En cambio, el papa Francisco está quedando lejos de la expectativa original sobre la cercanía que se pensaba iba a tener con México. Al ser electo hace un año, 79% creía que iba a ser tan cercano a nuestro país como Juan Pablo II y Benedicto XVI. Ahora, este porcentaje cae abruptamente a 34% (gráfico 7).

La mitad ha percibido que el papa Francisco tiene actitudes críticas sobre algunas posturas de la Iglesia en el pasado. Frente a su señalamiento de que la Iglesia se ha enfocado demasiado en el aborto, los matrimonios gay y el uso de anticonceptivos, la población coincide más con esa idea (47%) que con la de quienes dicen que al Papa le falta convicción para condenar esas prácticas (37%). 8 de cada 10 están muy o algo de acuerdo con los puntos de vista papales en torno a que la Iglesia no debe condenar a divorciados y homosexuales, sino acercarse a ellos.

Frente al tema de la pederastia en la Iglesia, se piensa que Francisco muestra mayor disposición para enfrentar y castigar los casos (65%).

Comentarios

Lo que pasa en la red