Videgaray: no se afectará a Pemex; Oceanografía, fraude entre particulares

IMSS presentó denuncia penal contra proveedora; Standard & Poor’s retiró en 2010 calificación a la empresa embargada

COMPARTIR 
07/03/2014 10:01 Felipe Gazcón

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de marzo.- Luis Videgaray, secretario de Hacienda, aseguró que la intervención del gobierno federal en el caso Oceanografía, proveedora de Petróleos Mexicanos (Pemex) acusada de fraude contra Banamex, busca preservar la operación de la paraestatal.

En el marco de la novena Cumbre Financiera de Latin-Finance, dijo que todo indica que se trata de una defraudación entre particulares: entre la empresa y el banco.

Videgaray explicó que Oceanografía es una proveedora de servicios relevantes para Pemex, por lo que se procura darle continuidad a esa operación y, en segundo lugar, preservar las fuentes de empleo de 11 mil personas. “(También) se busca una recuperación de activos de créditos de los acreedores, incluyendo a Banamex”.

José Antonio González Anaya, director del IMSS, dio a conocer que interpusieron una denuncia penal contra Oceanografía, ante la PGR, por fraude en materia de cotizaciones.

Standard & Poor’s informó que desde 2010 retiraron la calificación a la empresa por ocultar información.

Videgaray prioriza protección a Pemex

El secretario de Hacienda afirma que la autoridad busca recuperar los recursos de los acreedores.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, afirmó que en el caso de Oceanografía, todo indica que se trata de una defraudación entre particulares, entre una empresa privada y un banco importante del sistema financiero mexicano, pero esto lo debe de confirmar el Ministerio Público.

Destacó que  las autoridades del gobierno mexicano están actuando de manera oportuna y conforme a derecho, desde el momento en que fueron enterados de esta situación y que uno de los objetivos es rescatar el mayor volumen de créditos.

“Se busca asegurar que exista una maximización de la recuperación de activos de créditos de los distintos acreedores incluyendo a Banamex”, respondió en el marco de la novena Cumbre Financiera de Latin Finance.

Enfatizó que la autoridad federal está actuando de manera coordinada y el objetivo de la CNBV y la SHCP y del SAE es preservar —en el marco del derecho—, la operación de Pemex, entendiendo que esta es una empresa proveedora de servicios relevantes para la paraestatal y darle continuidad a esa operación y en segundo lugar, preservar las fuertes de empleo, ya que son cerca de 11 mil trabajadores los que laboran para esta empresa.

Interrogado sobre un riesgo de deterioro del capital de Banamex, contestó que “la autoridad busca asegurar el nivel de capitalización del banco y si bien este presunto fraude, es por un monto importante el nivel de capitalización de la institución es suficiente”.

Se le preguntó ¿quién falló dentro de Banamex, ya que los créditos por más de 50 millones de dólares son evaluados incluso por un comité en España?, y respondió que no es papel de la autoridad mexicana evaluar las decisiones de negocios de los bancos de México.

“Nuestra labor es lo que está haciendo la CNBV, primero asegurar el nivel de capitalización del banco. El análisis de la CNBV es de que si bien se trata de un crédito importante que ha entrado en incumplimiento, a partir de este presunto fraude, el nivel de capitalización de Banamex sigue siendo robusto y ampliamente suficiente para que el banco cumpla con sus obligaciones con los ahorradores, y por supuesto estamos, conforme a las atribuciones que tiene el órgano regulador  revisando los procedimientos de esta institución”, abundó.

Lo que está haciendo el Estado es actuar con oportunidad conforme a derecho, lo que refrenda el compromiso del gobierno federal de aplicar la ley.

S&P detectó riesgo desde 2010

Eduardo Uribe, director de análisis corporativo de Standard and Poor’s (S&P), afirmó que desde septiembre de 2010 la empresa Oceanografía comenzó a presentar insolvencia económica, malas prácticas corporativas y opacidad en sus estados financieros, por lo que le fue retirada la calificación crediticia.

En ese momento, la nota de la empresa que dirige Amado Yáñez Osuna y cuyo socio es Oliver Fernández Mena eran “CCC”, que indican una muy alta probabilidad de incumplimiento de pagos.

Uribe explicó que lo que más afectaba las calificaciones de Oceanografía, empresa que ha sido embargada por las autoridades hacendarias por un fraude que ronda los 400 millones de dólares en perjuicio de Banamex, era su alto apalancamiento financiero (demasiada deuda), tenía un solo cliente que era Petróleos Mexicanos (Pemex), además de riesgos en su operación, como un número limitado de barcos.

Cuando una calificadora saca un reporte, puntualizó Uribe, espera que los inversionistas tomen en cuenta estos precedentes y, por lo tanto, asuman el riesgo al momento de decidir arriesgar su capital.

El directivo de Standard and Poor’s recordó que en 2010, Oceanografía estaba muy cerca del default, que es la calificación “D”. “Quizás para los acreedores de Oceanografía, el hecho de que una calificadora le retire la calificación puede ser una advertencia”, destacó.

“Inclusive antes de 2010 nosotros bajamos la calificación un par de ocasiones; también habíamos visto que la situación financiera de la empresa se había deteriorado y hasta que llegó el punto que no tuvimos suficiente información para sostener esa calificación”, abundó.

“Antes de que la retiráramos, la calificación era triple C, lo que significa que tenía una muy alta probabilidad de incumplimiento”, explicó.

Uribe reiteró que lo que más afectaba a Oceanografía para la calificación de triple C era que “tenía mucha deuda, y tenía un solo cliente que es Pemex y ciertos riesgos en su operación, sólo un par de barcos y si un barco se descompone, entonces ya no puede seguir dando servicio, lo que pone en peligro la operación, esto quiere decir que si tuviera problemas y  no tuviera un seguro, Pemex ya no le pagaría”.

Bueno Torio se deslinda

Juan Bueno Torio, diputado del PAN, quien de 2003 a 2006 fue funcionario de Pemex, señaló que nunca tuvo vínculos con la empresa Oceanografía, ya que él fungió como director de la filial de Pemex Refinación y no de Exploración y Producción.

En entrevista, el secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, explicó que dicha empresa que está sujeta a investigación por lavado de dinero, tuvo relación con la filial de Petróleos Mexicanos (Pemex) dedicada a la extracción del crudo.

“Yo fui funcionario de Pemex, pero nada más que de Pemex-Refinación. La empresa Oceanografía tiene sus tratos con Pemex-Exploración-Producción, entonces no, no tengo yo ningún vínculo ni lo tuve.

Bueno Torio afirmó que no está relacionado con esos asuntos y consideró que “se debe de ir más al detalle” y al fondo del problema.

Al preguntarle sobre la situación del dirigente con licencia del PAN, Gustavo Madero, de quien se dijo que viajó en un avión de la empresa, refirió que eso ya se explicó, y cuestionó que Banamex no se haya dado cuenta de las 217 facturas con 585 millones de dólares, “es mucho dinero para que pasara desapercibido”.

Criticó que senadores como Javier Lozano que apoya a Ernesto Cordero, candidato a la dirigencia del PAN, utilicen estos temas para desprestigiar a sus contrincantes.

AN rechaza comisión especial

Con una serie de sus militantes señalados como parte de la red de complicidades que permitió a Oceanografía pasar de una empresa en vía del fracaso económico al auge financiero, el PAN en el Senado rechazó que se cree una comisión especial para investigar las irregularidades en esa empresa que dirigen Amado Yáñez, Oliver Fernández Mena y Martín Díaz Álvarez.

El coordinador de los senadores del PAN, Jorge Luis Preciado, aceptó que es posible que a los gobiernos del PAN se les hayan infiltrado algunos “malandrines”, pero expresó el rechazo de su grupo parlamentario a crear una comisión especial, y consideró que deben ser las comisiones actuales las que discutan el tema o le den seguimiento.

“Hemos generado comisiones para aventar para arriba aquí en el Senado. Lo que proponemos nosotros es que no podamos generar más comisiones. Lo que tenemos que hacer es que cuando entre un tema, pues se vaya a la comisión que corresponda.

Añadió que “nuestra prioridad es que se aclare el caso y que se deslinde la responsabilidad a quien le deba y más yo como panista, porque si esto sucedió en dos sexenios donde el PAN gobernó, pues puede ser que ahí hay un montón de malandrines que se nos infiltraron y que si hicieron algo indebido, pues también tengan que pagar hasta con cárcel si es necesario”.

Excélsior dio a conocer algunos de los nombres de los panistas que trabajaron en Pemex durante los gobierno federales de Vicente Fox y de Felipe Calderón, periodo durante el cual Oceanografía pasó de ser una empresa al borde de la quiebra a convertirse en una firma con un número importante de contratos con Pemex.

Además, recordó que Martín Díaz es familiar de Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda durante el gobierno de Vicente Fox, a cuya esposa, Marta Sahagún, se le ha señalado de utilizar su posición política para ayudar a sus hijos a cabildear en favor de Oceanografía.

Todas estas relaciones, que han dado lugar incluso a la edición de libros, están ahora en la mira de los senadores perredistas, quienes insistirán en la necesidad de que se forme una comisión especial que ya fue rechazada por los coordinadores del PRI, Emilio Gamboa y del PAN, Jorge Luis Preciado.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red