Reducido optimismo por cumbre, incumple expectativas

Los temas que se dijo trataron los presidentes de América del Norte distan de concordar con los que la población deseaba que se abordaran

COMPARTIR 
24/02/2014 05:56 Ulises Beltrán y Alejandro Cruz/ BGC, Beltrán, Juárez y Asociados

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de febrero.- Tras la Cumbre de Líderes de América del Norte del pasado miércoles en Toluca, la impresión que queda es que no fue particularmente útil para México en términos de sus resultados. Poco se sabe de acuerdos o sucesos relevantes. Los beneficios más importantes se esperan en términos de comercio. Los temas de seguridad y migración, asuntos que importan a la población, casi no se percibieron en el encuentro, ni tampoco se vislumbra el deseado cambio profundo al TLC, según se observa en la encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior sobre esta reunión.

La Cumbre de Toluca acabó siendo bastante conocida. Tres cuartas partes supieron del suceso. Sin embargo, no tuvo hechos, acuerdos o resultados trascendentes que recuerde la población (más de 70% de los enterados no sabe qué decir).

Para la mitad de la población, el encuentro entre los mandatarios de México, Estados Unidos y Canadá fue poco o nada útil (gráfico 1). Las opiniones tienden a dividirse sobre si traerá algún beneficio directo a la población: 49% cree que sí, aunque sea parcialmente, en especial, mayor comercio e inversiones; 41% cree que no (gráfico 2).

Los temas que se cree trataron en especial los jefes de gobierno de América del Norte distan de concordar con los que la población deseaba se tocara antes de celebrarse la Cumbre (gráfico 3). La mayoría no tiene idea de en qué tema se enfocaron principalmente en el evento (63%). Muy pocos mencionan los temas de migración y seguridad como los especialmente abordados, asuntos que importaban a sectores relevantes de la opinión pública. El tema económico fue más mencionado.

Concretamente, sobre el Tratado de Libre Comercio, no se cumplieron las expectativas de la opinión pública sobre una revisión significativa de este acuerdo. Antes de la Cumbre, la mitad de la población deseaba que el presidente Peña Nieto planteara un cambio de fondo. Tras el encuentro de Toluca las opiniones están sumamente divididas sobre lo que realmente pasará como resultado del evento: 35% piensa que habrá algunas modificaciones, 29% estima que el TLC se quedará como está y sólo 26% espera que haya cambios profundos (gráfico 4).

Después de esta reunión trilateral de mandatarios de América del Norte los mexicanos no se muestran especialmente optimistas en torno a un futuro trato más justo y equitativo entre las tres naciones del TLC, en particular de parte de Estados Unidos.

Las opiniones están divididas sobre si en este sexenio la Unión Americana va a respetar más las reglas del TLC y sobre si habrá más igualdad en las condiciones de competencia comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (gráfico 5). El pesimismo tiende aún más a prevalecer en torno a si Estados Unidos va a disminuir las trabas a las exportaciones mexicanas (poco/nada probable, 53%).

Barack Obama carece de credibilidad entre los mexicanos en torno a las declaraciones que hizo en temas de significativo interés; 8 de cada 10 le cree poco o nada cuando afirma que su país va a cumplir con su obligación de reducir el tráfico ilegal de armas hacia México y de abatir el consumo de drogas. También hay esceptisismo sobre  que la reforma migratoria será una de sus prioridadesmás altas (gráfico 6).

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios