El día en que el 'Chapo' Guzmán se fugó de Puente Grande

Por segunda vez Joaquín 'el Chapo' Guzmán enfrenta este proceso de captura, la primera fue en Guatemala, en 1993

COMPARTIR 
22/02/2014 13:33 Redacción
El 19 de enero de 2001, Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, escapó del penal de alta seguridad Puente Grande.

Desde su fuga en enero del 2001, se convirtió en el segundo más buscado por FBI e Interpol después de Osama Bin Laden

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de febrero.- Joaquín Guzmán Loera ya había pasado por un proceso de captura. Ya cumplía condena y pagaba sus deudas con la sociedad. Corría 1993, tomaba fuerza como narcotraficante, pero las autoridades le seguían de cerca. Lo capturaron, lo encarcelaron. Y se fugó. 

Fue así: después del arresto de Osiel Cárdenas, líder del Cártel del Golfo, en 1992, en Brownsville, Texas con dos kilos de cocaína, Joaquín Guzmán Loera se convirtió en el principal traficante de drogas de México.

El 24 de mayo de ese 1993, el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo resultó muerto en un enfrentamiento entre sicarios del Chapo Guzmán contra los del cártel de los Arellano Félix, en el estacionamiento del aeropuerto de Guadalajara.

Esa noticia sacudió a la sociedad mexicana. Los siguientes fueron días en que México y países aliados intensificaron sus aparatos de inteligencia para dar con “El Chapo”. Menos de dos semanas más tarde, el 10 de junio de 1993, Jorge Carpizo, entonces titular de la PGR, confirmó lo que comenzaba a difundirse internacionalmente, que el capo había sido capturado en Guatemala.

Al mediodía del 9 de junio cayó el Chapo, en el puente internacional del Talismán, sobre el río Suchiate. Con él fueron detenidos miembros de su banda criminal: Martín Moreno Valdés, Manuel Castro Meza, Baldemar Escobar Barrasa, María del Rocío del Villar Becerra y Antonio Mendoza Cruz, reportó el procurador.

Luego fue entregado a México por el puente internacional “El Talismán”, en Chiapas y de allí llevado al penal de Almoloya. “El Chapo” fue recibido por una delegación mexicana, encabezada por Jorge Carrillo Olea, entonces responsable del Centro de Planeación Para el Combate a las Drogas.

Posteriormente, Jorge Carpizo entregó al ex presidente Carlos Salinas de Gortari un informe pormenorizado de la detención, y el capo pasó a manos de las autoridades federales para presentarlo a los medios de comunicación.

Dos años después, en noviembre de 1995, "el Chapo" consiguió su traslado al penal de Puente Grande, a 18 kilómetros de Guadalajara. Junto con Héctor Palma, el Güero, Guzmán Loera se dedicó a defenderse de diez procesos que tenía abiertos por homicidio, delitos contra la salud, delincuencia organizada, acopio de armas y tráfico de drogas.

En Almoloya de Juárez --después cambió su nombre a Cefereso del Altiplano-- permaneció desde su captura, en junio de 1993, hasta el 22 de noviembre de 1995, cuando fue trasladado a Puente Grande, actual Cefereso de Occidente. 

"El Chapo" pasó esos años en estas dos cárceles de máxima seguridad. Pesaban sobre él tres sentencias  por cohecho y asociación delictuosa, y su cuenta con la sociedad ascendía a 20 años y nueve meses, muy poco, es cierto, pero esto debido a que no se ejerció sobre él, hasta ese momento, ninguna condena por ilícitos relacionados con narcotráfico.

Las autoridades penitenciarias estaban determinadas a poner orden en Puente Grande, ante las evidencias de que tanto "El Chapo" Guzmán, como "El Güero" Palma tenían el control, así que Guzmán Loera prefirió escapar la noche del 19 de enero de 2001, escondido en un carro de lavandería. Abandonó la celda 307 del módulo 3 para que custodios lo dirigieran a la Aduana del penal, de donde salió en un vehículo de recolección, según la versión oficial.

De acuerdo a las investigaciones de la PGR, hubo 71 personas involucradas en la fuga. Por lo menos 15 servidores públicos cuidaron que el carro de lavandería ascendiera tres niveles, pasara seis puntos de vigilancia y alcanzara el estacionamiento.

En las investigaciones se reveló que durante su permanencia en Puente Grande, “El Chapo podía tener mujeres en su dormitorio por varias semanas; se le enviaba el menú para que escogiera o mandaba llamar al responsable de la cocina, para indicarle cual sería la comida; se le dotaba de bebidas alcohólicas y viagra. Contaba con aparatos eléctricos y teléfonos celulares en el penal, de acuerdo con investigaciones de la PGR en la averiguación previa PGR/UEDO/ 001/2001.

Con base en sus indicaciones se elaboraba el rol de vigilancia y custodia para que personal de su confianza pudiera servirlo, antes que velar por el cumplimiento del reglamento.”

Hasta que ese 19 de enero de 2001 escapó del mayor penal de máxima seguridad con el que contaba México.

¿Y qué pasó después?

 

El Chapo libre, se hizo cada vez más fuerte.

De acuerdo con información pública de la Comisión del Crimen de Estados Unidos, “El Chapo” logra escabullirse mediante el asesinato de funcionarios públicos, así como el control a distancia de pueblos, ciudades y estados en México. Lo mismo hace en pequeñas poblaciones en América del Sur, Estados Unidos y Australia. “Chapo” Guzmán ha extendido las redes del narcotráfico mexicano alrededor de mundo, comercializando droga en Estados Unidos, Portugal, España, centro y Sudamérica.

Wikileaks difundió el año pasado que Guzmán Loera era capaz de ir y venir entre 10 y 15 sitios en el planeta para evitar su captura. Y que a su alrededor tenía 300 hombres y mujeres.

 

pdg

Comentarios

Lo que pasa en la red