Va por su hijo a guardería en Saltillo y se lo entregan muerto

Erika Sosa Bocardo, había dejado en el inmueble infantil a su pequeño de un año 6 meses de edad; Erik Iván, murió de bronco aspiración, sin que el personal de la guardería se diera cuenta

COMPARTIR 
20/02/2014 14:34 Alma Gudiño/Corresponsal
Erika Sosa Bocardo, había dejado en este inmueble infantil a su pequeño de un año 6 meses de edad; Erik Iván, murió de bronco aspiración, sin que el personal de la guardería se diera cuenta. Foto: Archivo

SALTILLO, Coah. 20 de febrero.- Una madre de familia que dejó a su hijo en una guardería, vivió su peor tragedia luego de que los empleados le entregaron a su pequeño muerto.

El deceso se registró en la estancia infantil “Pasitos”, ubicada en la calle Esmeralda de la Colonia Miravalle, al sur de la ciudad de Saltillo, Coahuila.

Erika Sosa Bocardo, había dejado en este inmueble infantil a su pequeño de un año 6 meses de edad, por la mañana, el personal le dio su papilla al filo de las 13:00 horas del miércoles, siendo las 15:00 horas de ese mismo día cuando la madre de familia se presentó en la guardería para recoger a su pequeño.

Fue en ese momento cuando los trabajadores se dieron cuenta que el bebé no reaccionaba situación que fue notificada a la joven, de forma inmediata fue traslado el pequeño Erik Iván a la clínica del Magisterio que se encuentra a unos cuantos metros de la instancia infantil. El personal médico confirmó el deceso del niño.

Erika Sosa Bocardo, había dejado en este inmueble infantil a su pequeño de un año 6 meses de edad; Erik Iván, murió de bronco aspiración, sin que el personal de la guardería se diera cuenta

Del fallecimiento del menor fue notificado del delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, en Coahuila, Emilio Mendoza Kaplan, quien sostuvo que de confirmarse la negligencia por parte del personal se le suspenderá el subsidio de 900 pesos por menor a la estancia infantil “Pasitos”, sin embargo, el cierre dependerá de los propietarios.

Para evitar situaciones de riesgo que pongan en peligro la integridad de los menores, los responsables tienen que cubrir un perfil psicométrico y se obliga a una serie de capacitaciones permanentes para la atención y el cuidado de los pequeños.

En Coahuila se cuenta con 219 guarderías subsidiadas por la delegación de la Sedesol  y anualmente se realizan mecanismos de auto declaración en la que se certifica que se cumple con las especificaciones de Protección Civil.

Al ser cuestionado sobre si hubo negligencia por parte del personal sostuvo que será el Ministerio Público el que determine tal situación.

El pequeño Erik Iván, murió de bronco aspiración, sin que el personal de la guardería se diera cuenta ya que lo durmieron de forma inmediata luego de haber ingerido sus alimentos, por lo que la familia del pequeño fallecido acusa de negligencia a los empleados.

jgl

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios