Meteorito en Chicxulub marcó fronteras entre dos eras geológicas

Para el geofísico Jaime Urrutia Fucugauchi se trata de uno de los cambios más importantes que se tienen en el registro de la vida en el planeta

COMPARTIR 
08/02/2014 19:18 Notimex

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de febrero.- La formación del cráter de Chicxulub en la Península de Yucatán, por parte de un enorme meteorito, marcó las fronteras entre dos eras geológicas, así como la extinción de diversos organismos y la evolución de la vida tal y como la conocemos.

El geofísico Jaime Urrutia Fucugauchi, quien ha dedicado gran parte de su carrera al estudio del impacto en Chicxulub, afirmó que es uno de los cambios más importantes que se tienen en el registro de la vida en el planeta.

El cráter fue descubierto a finales de la década de los años 70 del siglo XX, durante una expedición que realizaron diversos geólogos, entre ellos Glen Penfield, para encontrar petróleo en la Península de Yucatán, bajo un contrato con Petróleos Mexicanos (Pemex).

El petróleo resguardado en los yacimientos del Golfo de México tiene gran relación con el impacto del meteorito de Chicxulub, que impactó lo que hoy es la Península de Yucatán, hace aproximadamente 65 millones de años”, señaló Urrutia.

El cuerpo celeste que tenía entre 10 y 14 kilómetros de diámetro, se impactó con una velocidad de aproximadamente 35 kilómetros por segundo, indicó.

En lo que haces un conteo del uno al cinco, el meteorito penetró 25 kilómetros de profundidad en la superficie del planeta”, explicó el investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La onda de choque causó una ola de aproximadamente 200 metros de altura, para entender los efectos, Urrutia realizó una comparación con los 10 metros que alcanzó el tsunami que devastó Indonesia, India, Sri Lanka, Tailandia y el este de África en 2004.

Añadió que también generó una nube de polvo, que se expandió por las capas superiores de la atmósfera, lo cual bloqueó el paso de la luz solar durante varios meses.

Esto desencadenó una crisis en la cadena alimenticia, que a su vez provocó la extinción de tres cuartas partes de las especies en la Tierra, indicó el científico mexicano.

A causa del impacto de Chicxulub perecieron los dinosaurios, casi todos los miembros de una subclase de moluscos llamados nautiloides y una variedad de mamíferos llamados deltateroides, detalló.

Sin embargo, algunas especies sobrevivieron, como los terópodos, que evolucionaron a lo que hoy día son las aves, y los tetrápodos, que dieron paso a los cocodrilos.

Además, la colisión del meteorito propició que los mamíferos ocuparan los espacios que dejaron los dinosaurios, por lo que los seres humanos son herederos de este desastre, puntualizó el científico.

Es de mencionar que científicos como Paul Renn señalan que las evidencias de la extinción datan de aproximadamente 32 mil años antes del fenómeno natural en Chicxulub.

Para el investigador, las grandes erupciones volcánicas y variaciones climáticas pusieron a los dinosaurios en una situación de fragilidad, lo que causó su extinción tras el impacto del asteroide, según información de Los Observadores-TV Azteca.

Jaime Urrutia Fucugauchi es considerado, a nivel mundial, uno de los científicos con más conocimientos acera de cómo se formaron las eras geológicas y la evolución de los organismos.

Fg

Relacionadas

Comentarios