Border Patrol niega práctica de tiro en la barda fronteriza

Aseguran que imágenes polémicas fueron tomadas en el muro de un centro comercial

COMPARTIR 
03/02/2014 07:25 Manuel Ocaño/Especial con información de AP

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de febrero.- La Border Patrol precisó que las imágenes en las que se ve que agentes adiestran a niños en el uso de armas no fueron tomadas en la barda fronteriza con México, sino en el muro de protección de un centro comercial, y que el maniquí utilizado no representa a un migrante, como han acusado organizaciones. 

El viernes, Excélsior publicó imágenes difundidas por el Comité de Servicios Amigos de las Américas, organización civil que denunció que de esa forma se adiestra a menores para disparar contra indocumentados.

El agente Paul Carr, de la Patrulla Fronteriza en San Diego, explicó que en el lugar donde fueron tomadas las fotografías es el muro de protección del mayor centro comercial en la frontera con México, Puerta de las Américas.

El agente aseguró que los proyectiles que dispararon los menores fueron comprimidos de talco y que el maniquí con pantalón holgado y camiseta desteñida es un blanco que utilizan regularmente las corporaciones policiacas en sus prácticas.

El viernes, la Border Patrol informó que las fotos fueron tomadas en junio pasado durante el encuentro San Diego Fallen Agents Memorial, con el fin de concientizar a la comunidad sobre las actividades de esa corporación. Aun así, activistas insisten en que el gobierno estadunidense dé una explicación.

Niegan que maniquí sea migrante

El agente Paul Carr de la patrulla en San Diego aseguró que los proyectiles que dispararon varios menores de edad a figuras que representan migrantes, fueron comprimidos con talco.

La Patrulla Fronteriza asegura que no instruye a niños a disparar a indocumentados y que la figura con pantalón holgado y camiseta desteñida que aparece junto a un muro metálico es sólo “elementos que utiliza cualquier corporación en sus blancos”.

El pasado 31 de enero, este diario informó que, de acuerdo con el Comité de Servicios Amigos de las Américas, en los límites de la ciudad estadunidense de San Diego y Tijuana, la Patrulla Fronteriza adiestra a niños para disparar contra migrantes.

De acuerdo con una serie de fotografías divulgadas por la organización civil y que también han sido difundidas en redes sociales, se aprecia que los oficiales explican a los menores cómo atacar.

En los entrenamientos los niños usan pistolas con balas hechizas contra un maniquí; además se aprecia al objetivo frente al  muro metálico de la frontera, en lo que claramente asemeja una situación de tensión frente al muro transfronterizo.

Sin embargo, el agente Paul Carr aseguró a Excélsior que en el evento en que fueron tomadas las fotografías con los menores, participaron también otras corporaciones del orden.

 Carr dijo que se usó la proximidad de la barda metálica limítrofe con México “por razones de seguridad”, los agentes decidieron poner el campo de tiro contra la pared, que es propiedad de la Patrulla Fronteriza, pero es una barrera para marcar la propiedad privada del mayor centro comercial en la frontera con México, la Puerta de las Américas, y la tierra federal.

El muro de la frontera real está detrás de la pared, aunque las dos barreras están hechas de metal corrugado y tienen el mismo aspecto.

 Dijo que en la actividad específica en que se tomaron las fotografías, la patrulla quiso “despertar conciencia de las herramientas que se usan para enfrentar situaciones de peligro sin recurrir a la fuerza letal”.

Paul Carr destacó que cualquier sugerencia de que las imagenes significan que la agencia muestra a los ciudadanos cómo atacar a los inmigrantes es “completamente falsa”.

También negó que el blanco estaba destinado a parecerse a un inmigrante.

Explicó que la fotografías, tomadas en un evento de reforzamiento de relaciones de comunidad de varias agencias en junio pasado, en el centro comercial, muestra a niños que disparan con un dispositivo parecido a un arma de fuego con bolas llenas de talco de bebé para simular balas no letales de pimienta que las agencias usan. El blanco representa a un hombre de baja estatura que usa una camiseta, jeans holgados y una gorra de beisbol.

“El objetivo es una de la práctica estándar utilizado por la policía e incluso los aficionados en todo Estados Unidos, y está vestido con jeans y una camiseta.”

La agencia dijo que el evento “estaba destinado a congregar a miembros de la comunidad a crear relaciones e incrementar la conciencia sobre el cumplimiento de la ley”.

Las fotografías circularon en redes sociales en la zona fronteriza, donde diversos sectores expresaron asombro e indignación, especialmente por la imagen en que aparece una niña de unos dos o tres años de edad, a quien un oficial ayuda a levantar el arma no letal para disparar al maniquí.

 Aún con esa explicación de la Patrulla Fronteriza, algunos representantes de organizaciones de derechos humanos en San Diego insisten en la versión de las prácticas con menores.

 La abogada Andrea Guerrero, de la Alianza San Diego, dijo a medios locales que lo que ella ve en las imagenes es una práctica en que la Patrulla Fronteriza enseña a menores a disparar contra una imagen que parece ser un indocumentado.

 El director de la Coalición de Comunidades Fronterizas, Christian Ramírez, opinó incluso que el gobierno federal debe dar una explicación.

 Por su parte, la organización nacional Presente.org pidió a sus seguidores en las redes sociales que divulguen las fotografías.

Se fomenta el odio: defensores

Los grupos defensores de derechos de los migrantes condenan el entrenamiento que agentes de la Patrulla Fronteriza dan a menores de edad, a quienes capacitan para disparar contra blancos fijos disfrazados de indocumentados, ya que esta práctica, dicen,  “alienta el odio racial en momentos en que la propia corporación ha advertido que seguirá empleando la fuerza letal contra los hombres, mujeres y hasta niños que cruzan en busca de trabajo”.

El presidente del Consejo de San Diego Immigrant Rights, Pedro Ríos, precisó que esta práctica de tiro se llevó a cabo apenas a 100 metros de la avenida Virginia de esta ciudad,  “donde las personas reales han sido asesinadas por disparos de la Patrulla Fronteriza”.

El blanco de dichas prácticas, aseveró, “está vestido para parecerse a un migrante”.

Ríos aseveró que este tipo de entrenamiento y capacitación, “es un símbolo de la cultura descarada de que en dicha agencia, la violencia que ha crecido a falta de normas de rendición de cuentas, supervisión y acciones poco profesionales que se aplican en situaciones que implican el uso de la fuerza”.

Las  imágenes del entrenamiento de elementos de la Patrulla Fronteriza, surgieron a la luz pública en un momento en el que  la dirección de Aduanas y Protección  Fronterizas (CBP) establece políticas sobre el uso de la fuerza.

Desde 2010 se han registrado casos de 20 civiles desarmados muertos por ataques de elementos de la Patrulla Fronteriza, el Custom and Border Protection (CBP) y otras corporaciones, ante lo que la Border Patrol ha reaccionado advirtiendo que seguirá permitiendo el uso letal de armas entre sus agentes ante casos de agresión por parte de indocumentados.

“Esta reacción por el Departamento de Seguridad Nacional sugiere un intento de silenciar el debate con respecto a los casos de fuerza letal que se ha traducido en más de 20 muertes desde 2010.

“La administración debe conocer el informe  que ofrece recomendaciones sobre las políticas de uso de la fuerza para que la agencia que está fuera de control, pueda ser considerada responsable de sus acciones y la deshumanización de migrantes.”

 

Relacionadas

Comentarios