Chiapas, con una deuda millonaria, herencia de Sabines y Salazar Mendiguchía

La administración de Sabines como gobernador es cuestionada; gobernó Chiapas de 2006 al 2012, gracias al apoyo que recibió del ex mandatario Pablo Salazar Mendiguchía

COMPARTIR 
28/12/2013 21:38 Redacción
Juan Sabines tuvo una relación entrañable con Pablo Salazar, tanto, que lo asumía como un segundo padre para él.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas, 28 de diciembre.- El anterior gobernador de Chiapas, Juan Sabines, dejó una deuda en el estado por más de 40 mil millones de pesos, debido a malos manejos en las finanzas públicas, y que fue heredada a la actual administración encabezada por Manuel Velasco, quien ha debido sortear las consecuencias en las arcas del estado.

Sabines fungió tres años de diputado local y un año de alcalde y gobernó al estado entre 2006 y 2012 gracias a la ayuda de Pablo Salazar Mendiguchía, quien prácticamente lo llevó a la gubernatura.

La administración de Sabines ha sido cuestionada, pues continúa sin aclararse la quiebra en las finanzas del estado, según los informes de la Secretaría de la Función Pública de Chiapas, que determinó que el gobierno de Sabines incurrió en irregularidades en el gasto de fondos federales, por un monto de mil 98.1 millones de pesos durante diversos ejercicios presupuestales, entre muchas otras irregularidades financieras.

Juan Sabines Guerrero gobernó Chiapas en el periodo de 2006 al 2012, gracias al apoyo que recibió del ex mandatario estatal Pablo Salazar Mendiguchía, quien como gobernador apoyó a Sabines, cuando de diputado local se convirtió en presidente del Congreso, con los votos de todos los partidos, dividiendo al Partido Revolucionario Institucional. 

Fue así como el sobrino del escritor Jaime Sabines fue líder de los legisladores locales y a la vez operador político de Salazar Mendiguchía, quien gobernó la entidad del año 2000 al 2006.

Juan Sabines tuvo una relación entrañable con Pablo Salazar, tanto, que lo asumía como un segundo padre para él, situación que le ayudó a obtener la confianza del ex gobernador, quien lo impulsó para que se convirtiera en presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez y que a la postre triunfara por más de 90 mil votos en 2004 venciendo al candidato del PAN, Juan Carlos Cal y Mayor, quien no era del agrado del gobernador Pablo Salazar.

Desde que Sabines asumió el mandato en la alcaldía, Salazar lo impulsó como candidato a la gubernatura, venciendo y asumiendo el poder el 8 de diciembre de 2006. Sin embargo, ya como mandatario estatal, Sabines se distanció de Pablo Salazr durante casi todo su periodo como gobernador, volviendo a encontrarse al final de su mandato. 

Pablo Salazar Mendiguchía fue absuelto de los delitos de peculado, ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones públicas y de autoridad; asociación delictuosa, entre otros, de los que había sido acusado y encarcelado.

El ex gobernador chiapaneco reveló que su liberación se cristalizó tras concretar un “acuerdo político” con su sucesor, Juan Sabines. 

 

Mi sucesor lo único que me pidió a cambio de este acuerdo es que yo no fuera a proceder judicialmente en su contra”, dijo Pablo Salazar.

Mientras tanto, las finanzas públicas no se recuperan del desfalco en el periodo de Juan Sabines. 

 

pdg

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios