México, con sistema caduco: especialista

Finlandia, habituada a estar en los lugares de honor de PISA, hizo cambios hace 25 años, indica Pasi Sahlberg

COMPARTIR 
25/12/2013 00:00 Lilian Hernández
El experto también sugirió a México otorgar mayor libertad a los maestros en cuestiones del método de enseñanza, es decir, qué y cómo enseñar, que cuenten con más poder en la toma de decisiones. Foto: Tomada del sitio en internet de Pasi Sahlberg

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de diciembre.- En los resultados de PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos), Finlandia se ha destacado por estar históricamente en los primeros lugares, mientras que México suele ubicarse en las últimas posiciones.

En la evaluación que aplica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Finlandia ha logrado colocarse en el lugar de honor en varias ocasiones, en tanto que México ha ocupado los sitios 45, 50 y 53 entre los más de 60 países que participan en la prueba realizada a estudiantes de 15 años.

Eso significa que el promedio de los alumnos finlandeses es capaz de ejecutar procedimientos aritméticos con un razonamiento lógico más ágil en situaciones de la vida real que el promedio de los estudiantes mexicanos, quienes tienen dificultades al usar sus habilidades en la materia en casos concretos.

Ante esa diferencia abismal, el asesor de política educativa en Finlandia, Pasi Sahlberg, explicó que si México está muy rezagado en esa evaluación internacional es porque el modelo de enseñanza es antiguo.

“La mayoría de las escuelas en México todavía enseñan como se hacía hace más de 25 años en Finlandia, y eso marca la gran diferencia en los resultados de PISA entre nosotros y su país”, explicó el especialista.

Mientras en México los maestros siguen usando un método de enseñanza que ya caducó, Sahlberg dijo que en Finlandia cambiaron el sistema hace más de un cuarto de siglo, pensado en un modelo enfocado a que los maestros logren que los alumnos aprendan a usar sus conocimientos en situaciones de la vida diaria.

“Eso es lo que mide PISA, lo que el alumno sabe para enfrentarse a cuestiones reales, y hace más de 25 años decidimos enseñar bajo ese esquema, para lograr que los estudiantes tengan éxito en la vida y no sólo obtengan buenas calificaciones.”

En entrevista con Excélsior, el formador de profesores y quien ha estudiado los sistemas de educación y reformas educativas en el mundo consideró que si los alumnos mexicanos logran un bajo desempeño en PISA es porque la manera como aprenden ya no marcha con la actualidad.

Ante esa situación, Pasi Sahlberg dijo que si México quiere avanzar en las pruebas internacionales, primero debe adecuar el sistema de enseñanza, pero también “capacitar a los docentes y encauzarlos a trabajar en equipo”; de otro modo, advirtió, un trabajo individual ocasionará que la comunidad escolar siga estancada.

Sin secretos

Para Salhberg, no existen secretos o recetas mágicas para mejorar la educación de un país, sino que un punto clave es usar un modelo de enseñanza para la vida y dirigir la formación de maestros a la mejora de los alumnos.

De lo contrario, señaló, por más recursos que se destinen o haya mejoras en infraestructura, el desempeño de los estudiantes seguirá en los peores lugares en la prueba PISA.

Entre otras diferencias que el profesor visitante en la Universidad de Harvard observa entre México y su país es que en Finlandia  30 por ciento de los alumnos que van mal reciben apoyo especial del maestro.

“Una cosa muy importante es la calidad y la igualdad en la enseñanza. En el sistema finlandés tenemos 30 por ciento que recibe ayuda especial.

“En México probablemente cinco por ciento de los alumnos que van mal reciben ayuda particular, lo que significa que nosotros ayudamos especialmente a los que no les va muy bien y que están reprobando, mientras que el sistema mexicano se enfoca a la media del grupo y descuidan a los que van mal”, consideró.

Entonces, recomendó, el sistema de educación en México necesita ayudar de manera sistemática a los alumnos que tienen dificultades y eso permitirá que tengan mejores resultados.

Aunado a ello, dijo que es necesario mejorar la formación de los profesores. Si bien no todos “pueden ser grandes maestros, lo que se requiere es que tengan buenos maestros, que trabajen juntos como colegas para ayudar a los niños”.

Comentó que entre los más de un millón 200 mil docentes mexicanos es probable que no todos sean excelentes, pero lo que debe buscar la Secretaría de Educación Pública es lograr que sean “lo suficientemente buenos para ayudar a sus alumnos a usar sus habilidades y competencias, y eso es lo que Finlandia empezó hace casi 30 años”.

“Necesitan potenciar a los maestros y que sean parte en la toma de decisiones todos los días en la escuela, eso significa que decidan qué enseñar, cómo enseñar, cuándo y dónde, es decir, que los maestros de una escuela tengan la libertad de organizarse”, concluyó.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios