Peña Nieto, feliz por la Reforma Energética

El Presidente se dice el más convencido de que esto será trascendental para el desarrollo y progreso del país

COMPARTIR 
14/12/2013 05:33 Georgina Olson

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de diciembre.- “Muy contento, muy feliz”, dijo estar el presidente Enrique Peña Nieto por la aprobación de la Reforma Energética.

Fue en Palacio Nacional donde habló del tema, ante la petición de algunos periodistas de conocer su punto de vista sobre la reciente aprobación en el Congreso mexicano.

El mandatario iba de prisa hacia la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a donde asistió al tercer informe del ministro Juan Silva Meza.

Peña Nieto se declaró el “más convencido, tengo la más firme convicción de la trascendencia que tiene esta reforma, con lo cual prácticamente se concluye un año que se ha distinguido, precisamente, por la construcción de un nuevo andamiaje institucional, un nuevo marco legal”.

Explicó que ese marco legal se extiende a ámbitos tan diversos como la educación, las telecomunicaciones, las finanzas y ahora el tema energético.

En su declaración, que ocurrió después de inaugurar la exposición Mayas: revelación de un tiempo sin  fin, expresó su reconocimiento a los senadores y diputados “por la aprobación de una de las reformas que sin duda será trascendental para el desarrollo del país”.

Consideró que esta reforma generará condiciones de mayor bienestar en el país mediante el desarrollo de la industria energética.

La reforma, dijo, permitirá lograr una condición de “mayor seguridad energética, que va a promover el desarrollo de la industria nacional, de más empleos, y ser más competitivos”.

Se trata de la primera declaración del mandatario sobre el tema, pues durante su gira a Johannesburgo, Sudáfrica, a donde asistió a los funerales de Nelson Mandela, se mostró reservado sobre el asunto.

Fue hasta su regreso a México el miércoles pasado, a bordo del TP-01, y minutos antes de aterrizar en el Distrito Federal, que Peña Nieto escribió en su cuenta de Twitter al respecto.

“Felicito y reconozco a los Diputados Federales @Mx_Diputados, por la aprobación de la #ReformaEnergética”, escribió.

A ése le siguieron otros tres tuits en su cuenta @EPN: “La #ReformaEnergética es una transformación fundamental que permitirá incrementar la soberanía y seguridad energética de México”.

“La #ReformaEnergética también impulsará la productividad, el crecimiento económico y la generación de empleos en México.”

A éste siguió un último tuit: “Por esta razón, reconozco el trabajo legislativo del Congreso de la Unión. Ahora corresponde a las legislaturas estatales hacerla realidad”.

Al acto acudieron también el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, y de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor.

Promotor de reformas

A lo largo del año, el mandatario mexicano realizó una constante promoción de las llamadas reformas estructurales, tanto dentro como fuera del país.

A mediados de junio de 2013, durante su visita a Reino Unido, en una entrevista con el diario Financial Times declaró que la reforma energética en México sería “trascendental” y que se requerían cambios constitucionales para “darle certeza a los inversionistas privados”, y el 12 de agosto presentó la iniciativa.

Cuando anunció que enviaba la propuesta energética al Congreso de la Unión, Enrique Peña Nieto aseguró que retomaba el artículo 27 constitucional que el entonces presidente Lázaro Cárdenas del Río expidió en 1938.

 “Esto permitirá al gobierno de la República celebrar contratos de utilidad compartida con el sector privado cuando así convenga al interés nacional y, con ello, generar energía más barata para todas las familias mexicanas”, explicó Peña Nieto.

Buscan que Pemex sea empresa tipo  Petrobras

Francisco Xavier Salazar, presidente de la Comisión Reguladora de Energía, explicó que con la aprobación de la Reforma Energética la legislación de Petróleos Mexicanos (Pemex) cambia mucho, pues se convierte en “empresa productiva del Estado”; recordó que ahora es una empresa paraestatal, un órgano descentralizado de la administración pública federal que, aunque a partir de 2008 tuvo modificaciones en su marco legal para tratar de asimilarse más a lo que es una empresa, “no pudo dar totalmente ese salto”.

Detalló que con la reforma, Pemex operará como una empresa productiva del Estado, que se desarrollará en un ambiente competitivo, por lo cual tendrá que hacer el  mejor esfuerzo para competir por nuevos bloques, asignaciones, nuevos contratos y lo que ya tiene lo va a poder desarrollar en un marco administrativo donde la sobrerregulación administrativa desaparecerá o disminuirá de manera drástica, y lo que tendrá será una regulación económica y ambiental semejante a la de los otros jugadores.

En entrevista con Francisco Zea para Grupo Imagen Multimedia, Francisco Xavier Salazar precisó que tal  como ha sucedido con otras reformas parecidas a la de México, Pemex “tendrá la oportunidad y los incentivos  para convertirse en una empresa tipo Petrobras (Brasil),  tipo Copetrol (Bolivia), que eran empresas del Estado pero que en un ambiente de competencia se convierten en empresas que no sólo operan en su país sino que salen a otros países y desarrollan tecnología y otras capacidades y, sobre todo, que cambian la producción en el país, que revierten la tendencia decreciente en la producción y eso es lo que esperamos que ocurra con esta reforma”.

Enfatizó que Pemex seguirá siendo de los mexicanos y del Estado. Lo que cambió, dijo, es una base del conjunto de reglas para que opere, no tanto como una dependencia, sino como una empresa. Dijo que el dictamen y la minuta aprobados por las dos cámaras (Senado y Diputados) “claramente lo dice: tiene que operar  bajo principios de eficacia, con incentivos para ser productivas con un gobierno corporativo que asimile las mejores prácticas que hay en el mundo para este tipo de empresas”.

Aseguró que Pemex tiene una experiencia y una capacidad magnífica en el desarrollo de ciertas actividades, y puso de ejemplo todo lo que ha sido la exploración  y explotación de petróleo en aguas someras. En ese tema, Pemex es “uno de los mejores jugadores en el mundo, tiene la capacidades, tiene gente, ha desarrollado sus propios métodos para convertirse en una empresa de clase mundial en este tipo de actividades”.

Pero en el desarrollo de aguas profundas o en el desarrollo de actividades no convencionales muchas veces carece de la experiencia y carece de recursos y tecnología. Enfatizó que, “como en el resto del mundo, si lo quiere hacer conviene que no lo haga solo, que lo haga con otras empresas para que comparta riesgos y, además, conviene que decida si lo quiere hacer o no. Y si no lo quiere hacer, que abramos la oportunidad para que otras empresas puedan desarrollar esto”.

Salazar señaló que las empresas que desarrollan ese tipo de tecnología no la comparten, porque les da ventajas competitivas.

 

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios