Krokodil, devastadora droga que devora la piel, está en México

En Jalisco registran el caso de una joven de 17 años con tejidos podridos, que la consigue “en cualquier esquina”. En Chihuahua reportan decomisos

COMPARTIR 
11/12/2013 12:10 Redacción / Fotos: Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de diciembre.- La poderosa y devastadora droga conocida como “heroína de los pobres”, la desomorfina o krokodil, cuyo consumo provoca severos daños y devora la piel, la carne y los huesos, está presente en México.

En Jalisco, luego de que se informara del caso de una mujer adicta al krokodil en Puerto Vallarta, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) rectificó la versión, al asegurar que se trata de un caso originado en Estados Unidos, pero que la paciente sí es de esa ciudad.

La joven de 17 años, originaria de Puerto Vallarta, acudió al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para tratarse heridas ocasionadas por la “heroína de los pobres”.

Un funcionario del Instituto Nacional de Migración identificado como José Sotero Ruiz Hernández declaró a la prensa local: “Hay un caso que nos tocó ver en el Seguro Social: la chava que consumía esta droga, en sus partes nobles tenía una infección y ya tenía podrido; no era por relaciones sexuales, explicó que tenía dos meses consumiendo Krokodil. Tiene 17 años de edad. La joven dice que la venden igual que la cocaína en cualquier esquina”.

Otro reporte tuvo lugar en Chihuahua, luego de que un diario local de Ciudad Juárez publicó que la Policía Municipal de esa frontera había incautado varias dosis de la droga.

El vocero de la Secretaría de Seguridad Pública, Adrián Sánchez, dijo que no se ha detectado ni incautado este tipo de sustancia. Sin embargo, en esta frontera se ha detectado un incremento en el uso de drogas sintéticas, que han sustituido a las tradicionales como la mariguana, cocaína y heroína.

Todos los días, los agentes detienen a personas que venden “tachas”, pastillas o anfetaminas, u otros conocidos como “ácidos” y “agua celeste”.

Por el momento autoridades aseguran que no se ha detectado la presencia de la droga conocida como krokodil, la cual es un derivado de la morfina (desomorfina).

Esta sustancia causa graves daños a los adictos, pues destruye tejidos, con la consiguiente amputación de algunas partes del cuerpo donde se aplica la droga.

La desomorfina (conocida también como dihidrodesoximorfina) es un análogo de opiáceo y posee efectos sedantes y analgésicos. La droga tiene un costo de los 8 a 10 pesos.

El regreso de una pesadilla añeja

Leyenda urbana para unos, algo que proviene de Rusia para otros, la desomorfina o krokodil, que ahora causa terror por sus efectos es, en realidad, el regreso de una vieja pesadilla.

“No hay ningún uso médico aceptable para la desomorfina en Estados Unidos y ha sido controlada desde 1936”, afirma un memorando de la DEA de octubre de 2013.

Pero la reaparición de la desomorfina no podría haber sido más a propósito ni más espectacular para la era de internet.

Los videos en los que aparecen personas con los huesos expuestos y la piel pustulenta con lo que asemeja escamas de cocodrilo han sido virales en internet y YouTube en 2013.

La DEA afirma que la desomorfina apareció internacionalmente en 2002 y describió sus efectos: “La piel, en abusadores de largo tiempo, puede presentarse como verdosa y escamosa debido a vasos sanguíneos dañados, trombosis y tejidos blandos deteriorados alrededor de los sitios de inyección.

La apariencia de la piel es similar al cuero rugoso y escamado de un cocodrilo. Las lesiones cutáneas pueden eventualmente transformarse en severo daño de tejidos que lleva a tromboflebitis y gangrena. Esta condición puede resultar en la amputación de miembros y a veces muerte.”

Según el texto, desde 2004 y hasta ahora sólo se habían analizado dos muestras que fueron identificadas como desomorfina.

Consignó, sin embargo, que en 2009 ya había reportes de que adictos rusos la usaban como alternativa barata para la heroína.

En Estados Unidos, los reportes de su uso comenzaron a fines de 2012 y alcanzaron nivel de leyenda urbana en septiembre y octubre de 2013, pero fueron confirmados con casos en Arizona y el reporte de dos médicos de Missouri.

Un texto publicado por la Revista Médica Estadunidense consigna lo que el doctor Danny Thekkemuriyil relató: “Vimos que su dedo se cayó y vimos una úlcera que parecía muy severa y llagas en sus muslos, y realmente se ajustaba a la descripción de krokodil”.

Con información de José Carreño Figueras y Carlos Coria

dgp

Comentarios

Lo que pasa en la red