Avalan diputados en lo general la reforma política-electoral

En San Lázaro realizaron modificaciones a la minuta, que será devuelta al Senado; ajustan reelección; será a partir de 2018

COMPARTIR 
06/12/2013 06:47 Ivonne Melgar
Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de diciembre.- La Cámara de Diputados aprobó ayer la reforma político-electoral con siete cambios, destacando el que pospone para 2018 la reelección de sus integrantes.

El pleno de San Lázaro estableció además que el 3% de los votos para mantener el registro de los partidos se contabilizará del total de los sufragios válidos.

Con el consenso de las bancadas que aprobaron la reforma, los diputados asumieron la tarea del nombramiento de los integrantes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), y le devolvieron a la Comisión Permanente sus facultades para ratificar diversos cargos del Ejecutivo.

Con 409 votos a favor, PRI, PAN, la mayoría del PRD, PVEM y Panal avalaron primero en lo general la minuta enviada el miércoles por los senadores.

Hubo 69 diputados en contra (41 perredistas, 16 de Movimiento Ciudadano y 12 del PT) y tres abstenciones del PRD.

Con la aprobación de la reforma en lo general, los diputados respaldaron una decena de modificaciones previamente consensuadas a artículos de la Constitución (26, 41, 54, 76, 78, 116, el décimo primero transitorio y el décimo segundo transitorio).

Además de posponer por tres años más la fecha en la que habrá de aplicarse la reelección de los diputados  –en la minuta del Senado ésta entraría en vigor en 2015– el pleno de San Lázaro hizo ajustes sobre la votación mínima que los partidos deberán conseguir para mantener su registro.

La reforma incrementa de dos a tres por ciento el umbral de votos que las fuerzas políticas deberán acreditar.

Pero mientras los senadores establecieron su medición con respecto al total de los votos, los diputados precisaron que dicho porcentaje se tomará con respecto al total de la votación válida emitida, descartando los sufragios nulos. La incorporación del término “emitida” implicó ajustes a  los artículos 41, 54 y 116.

Otro de los cambios se relaciona con la facultad de los
diputados para el nombramiento de los integrantes del Coneval, lo cual en la minuta enviada recaía en el Senado.

Derivado de esa precisión, se eliminaría del artículo 76 de la Constitución, referente a las atribuciones del Senado, la tarea de evaluar la política de desarrollo social.

En cuanto a las facultades de la Comisión Permanente, rechazaron los cambios que había hecho el Senado de la República al artículo 78.

Así, se vuelve a establecer que la Permanente deberá ratificar los nombramientos de embajadores, cónsules generales y empleados superiores de Hacienda.

Después de 11 horas de debate, a primera hora de hoy se aprobó la reforma en lo particular  con tres modificaciones adicionales, entre ellas que los consejeros del IFE seguirán en su encargo hasta que se integre el nuevo INE y que los asambleístas del DF puedan ser reelectos a partir de 2018.

También se aprobó que la compra de publicidad electoral en los medios, al margen de lo legalmente permitido, será causa de nulidad de los comicios. La redacción original enviada por el Senado se refería a la adquisición y no a la compra.

Dichos ajustes,  junto con los relacionados a la reelección, registro de partidos, Coneval y la validación de nombramientos por parte de la Permanente serán enviados al Senado para su eventual visto bueno.

El descontento

En una primera fase, de las 14:00 a las 18:00 horas,  transcurrió el debate en lo general. De entrada hubo cuatro propuestas de mociones suspensivas. Ninguna prosperó.

El diputado del PRD Carlos Antonio Altamirano argumentó que recurría a ese recurso para evitar que “una  aplanadora automática y una legislación al vapor” dieran paso a una reforma que sólo fortalece, dijo, a las cúpulas partidistas y no otorga poder a los ciudadanos.

Por Movimiento Ciudadano, Luisa María Alcalde centró su crítica en el hecho de que las modificaciones en materia política era una moneda de cambio para darle paso a la reforma energética, cuyo dictamen, dijo, se había pactado ya “en secreto” entre el PAN y el PRI. 

Sobre el mismo tema, la moción del diputado Manuel Ladrón de  Guevara, del PT, se vinculó a la eventual “privatización de Petróleos Mexicanos” y al anuncio que, para revertirla, recurrirían a los tribunales internacionales.

La cuarta propuesta para frenar el proceso legislativo corrió a cargo del perredista Javier Orihuela García, quien expuso que el dictamen enviado por los senadores no respondía a los reclamos ciudadanos de mayor participación en la vida política.

Para ilustrar su inconformidad, los diputados de Movimiento Ciudadano desplegaron un cartel en el que dos dinosaurios de caricatura celebraban la reforma. “Estamos de fiesta”, se leía.

En voz de la diputada Lilia Aguilar Gil, el PT compartió la idea de que los cambios propuestos solo favorecían a las burocracias partidistas, fortaleciendo un riesgoso bipartidismo. Además, impugnó la ausencia de la revocación de mandato en la reforma.

“Mientras los votos se compren en este país, no puede haber una reelección real. La reelección no es más que un juguete para los políticos”, acusó.

Lamentó además el incremento del umbral para que los partidos conserven el registro. “Tratar de borrarnos de un plumazo no lleva a nada”, señaló.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios