Becan a alumnos fantasma; hallan escuelas “embarazadas”

La organización Mexicanos Primero denuncia planteles con más profesores de los que dan clases; atribuyen fenómeno al rezago histórico del sistema educativo

COMPARTIR 
22/10/2013 05:52 Lilian Hernández
La organización México Evalúa  dijo que las “escuelas embarazadas” son consecuencia de un sistema educativo corrupto y opaco.
La organización México Evalúa dijo que las “escuelas embarazadas” son consecuencia de un sistema educativo corrupto y opaco.

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de octubre.- En Guerrero, la SEP registra una escuela con 300 alumnos y 12 maestros, pero la nómina de la entidad revela que en ese plantel cobran 75 docentes.

En Zacatecas, una escuela rural tiene solamente un maestro y 14 estudiantes; sin embargo, el gobierno del estado paga el salario a cinco maestros registrados en la nómina de ese plantel.

En el Estado de México, 39 docentes cobran sus sueldos por dar clases en una primaria que apenas tiene 134 alumnos y en la que los datos de la SEP sólo registran a seis profesores laborando en dicho plantel.

Las disparidades anteriores son ejemplos de “escuelas embarazadas”, en las que “la cantidad de maestros o de personal de apoyo es muy exagerado o donde la nómina paga el doble, el triple o más de personas de las que reporta la SEP en la escuela”, explicó Jennifer O’Donoghue, directora de investigación de la asociación civil Mexicanos Primero.

Pero esos no son los únicos planteles de educación básica con más maestros de los que realmente dan clases ahí. Tan sólo en cinco estados, la institución ha encontrado 400 “escuelas embarazadas”, en las que resulta que hay cuatro o cinco estudiantes por cada profesor en un salón de clases, cuando el promedio nacional es de 25 y 30 estudiantes por cada maestro.

“Los casos más dramáticos ocurren en el ámbito urbano, porque las escuelas son más grandes y así es más fácil meter personas en la nómina, pero igual hay casos de escuelas rurales con uno o dos maestros que están aislados trabajando solos, pero en la nómina hay otros cinco o 10 que están cobrando, aunque en realidad no están trabajando”, lamentó la investigadora de Mexicanos Primero.

Al revisar los registros de alumnos y maestros que tiene la SEP y compararlos con las nóminas de los estados, la asociación civil descubrió que en Guerrero, Estado de México, Nuevo León, Sonora y Zacatecas hay 400 “escuelas embarazadas”, de modo que no descartan que en el ámbito nacional sean miles de planteles los que presentan esas irregularidades entre la proporción del número de alumnos con el número de maestros dentro de un jardín de niños, una primaria o una secundaria.

Ante ello, Edna Jaime, directora general de la asociación México Evalúa, aseveró que esas “escuelas embarazadas” son consecuencia de un sistema educativo corrupto y opaco.

“En nuestro país no tenemos las instituciones ni los mecanismos para controlar la corrupción y vigilar el gasto; gastamos mal, porque no hay control del gasto, entonces surgen irregularidades (escuelas con más docentes de los que realmente dan clases), porque las instancias que deberían de vigilar el buen funcionamiento de los recursos no están funcionando, porque los mecanismos de rendición de cuentas no se cumplen”, expuso la fundadora de la organización dedicada al análisis y evaluación de las políticas públicas.

De acuerdo con Mexicanos Primero, las “escuelas embarazadas” son casos “indignantes”, porque es lamentable que una escuela que está ubicada en una zona marginada y en la que solamente hay un profesor, en la nómina del estado esté registrada hasta una docena de maestros, a quienes otros especialistas han calificado como “aviadores”, porque cobran en una escuela en la que ni siquiera se presentan a laborar.

“La opacidad de los datos ha permitido esos casos y seguramente muchos maestros no saben que eso pasa en sus escuelas. Hay un desorden muy grave, producto de la corrupción”, indicó la asociación civil.

Los datos obtenidos fueron resultado de una revisión de información federal comparada con la nómina de los estados. La Secretaría de Educación Pública reporta cada año el número de docentes que trabajan en una escuela, abarcando los que están frente a grupo, los que dan educación física, actividades tecnológicas, artísticas y personal de apoyo, pero los gobiernos estatales reportan el número de personas a las que les está pagando en cada escuela.

Con base en ello, Jennifer O’Donoghue explicó que encontraron ese fenómeno, pues “vimos que en muchísimos casos lo que reportan de las escuelas no es lo mismo que lo que reportan desde la nómina por parte del estado, eso es lo que no coincide y detectamos que son escuelas embarazadas”.

Cuentas claras

En entrevista con Excélsior, comentó que al tratar de calcular el gasto por alumno, hallaron que en una escuela primaria se destinaron 100 mil pesos en un trimestre, lo cual fue exagerado, porque el promedio del gasto por alumno es de cuatro mil pesos por trimestre.

“El gasto por alumno era demasiado y al investigar vimos que el número de alumnos no coincidía con el de la nómina y por eso descubrimos que esos 100 mil pesos no eran el gasto por alumno, sino dinero para salarios de docentes que cobran en esas escuelas y que no es proporcional a la matrícula”, detalló la especialista.

Una escuela, por ejemplo, tiene 300 alumnos y 12 maestros, pero la nómina marcaba 23 maestros de actividades tecnológicas, lo cual era irreal para un plantel con apenas 12 computadoras.

“Entonces eran menos computadoras que maestros de actividad tecnológica y esa misma escuela tenía más de 40 personas de apoyo, teniendo un total de 75 personas en la nómina para una escuela de 300 alumnos”, señaló.

Sobre esa irregularidad, la directora general de México Evalúa señaló que por décadas ha habido una “absoluta opacidad”, que ha permitido que “el gasto educativo se incrementara y entrara a una caja negra”.

Frente a esa opacidad, tanto Edna Jaime como Mexicanos Primero coincidieron en que el Censo de Maestros, Alumnos y Escuelas (http:www.censo.sep.gob.mx) que empezó el INEGI el pasado 26 de septiembre en todo el país es un punto de partida fundamental para terminar con actos corruptos que permiten el mal gasto educativo.

“El censo es un primer paso muy importante que va a tomar una  fotografía del sistema educativo actual, y si realmente logran saber quiénes están en la escuela y quién no, será un gran avance porque ahorita no sabemos eso”, consideró O’Donoghue.

Aplauso al censo

Las organizaciones civiles vieron con buenos ojos que el INEGI haya comenzado un censo para las escuelas del país.

  • El primer objetivo de la muestra es realizar un censo de escuelas, maestros y alumnos de instituciones públicas y privadas de educación básica del sistema educativo escolarizado y especial.
  • Se buscará con este ejercicio captar características específicas de estas unidades de estudio, con el propósito de proveer de información al Sistema de Información y Gestión Educativa.
  • Uno de los objetivos es tener plena identificación de la infraestructura de las escuelas, así como obtener información de las necesidades de los alumnos, maestros y escuelas en los temas de discapacidad, aptitudes sobresalientes, habla indígena y otros.
  • Con esto se podrá generar un diagnóstico que determine cuáles son las principales problemáticas del sistema educativo. 
  • Los resultados, una vez que estén computados, servirán de base para tomar las decisiones pertinentes para la mejora de la educación en el país.

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios