Japón y México celebran amistad con sake y tequila

En el siglo XVII llegó a la Nueva España el primer navío procedente del Imperio del Sol naciente; cuatro siglos de relaciones

COMPARTIR 
29/07/2013 05:35 Arturo Páramo

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de julio.- Tsunenaga Hasekura zarpó junto con 80 marinos desde la Tsukinoura, prefectura de Miyagi, rumbo a la Nueva España.

Era octubre de 1613 y la embarcación donde viajarían los expedicionarios era una réplica de un galeón español que fue bautizado como San Juan Bautista.

Para conmemorar el 400 aniversario del inicio de aquella expedición que tenía como fin promover el intercambio comercial entre Japón, Nueva España y Europa, la embajada de Japón realiza varias actividades.

80 marinos japoneses zarparon en un galeón rumbo a la Nueva España en octubre de 1613

Entre ellas una cata de sake, la bebida tradicional japonesa producida en bodegas de Miyagi, la provincia de donde partieron aquellos viajeros.

El presentador fue Jihei Isawa, presidente de la Bodega Katsuyama, una de las más antiguas y prestigiosas de ese licor. Entre las propuestas de Isawa estuvo la combinación del sake con tequila para rebajar el dulzor del licor de arroz y potenciar su graduación de alcohol.

El sake, dijo Isawa, quien representa a la generación 24 en encabezar la bodega, tiene la capacidad de poder maridar con platillos de la comida mexicana y es un homenaje al intercambio surgido entre ambos países hace 400 años.

El sake, bebida japonesa, tiene la capacidad de poder maridar con platillos de la comida mexicana.” Jihei Isawa, Bodega Katsuyama

La expedición conocida como Misión Hasekura arribó a Acapulco en enero de 1614. De ahí se dirigieron a Cuernavaca y a la Ciudad de México, donde algunos tripulantes de la delegación fueron bautizados en la Iglesia de San Francisco.

En mayo de 1614 la expedición partió rumbo a Puebla y a Veracruz, donde Hasekura y unos veinte tripulantes partieron rumbo a Sevilla, España, vía La Habana.

En Europa, Hasekura se entrevistó con el rey Felipe III de España y con el papa Paulo V. La Misión de Hasekura volvió a México en 1617, y partió de Acapulco en abril de 1618, rumbo a Manila y de vuelta a Tokio, donde se encontraron que el reino había entrado en una etapa de proteccionismo y encierro respecto al resto del mundo. 

El vicegobernador actual de Miyagi, Masahiro Wako, explicó que el megaterremoto de 2011 provocó diez mil muertos en esa prefectura, y hasta el momento hay mil 300 desaparecidos, y se calcula que hubo nueve billones de yenes en pérdidas.

Wako dijo que se espera que la recuperación económica de esa prefectura se complete para 2020, y reconoció que la pesca se redujo en 70 por ciento debido a la devastación en la flota de barcos.

Curiosamente, dijo, antes de la partida de la Misión Hasekura se habían registrado en Japón un sismo de grandes proporciones y un tsunami devastador.

Las conmemoraciones de la Expedición Hasekura continuarán hasta octubre de este año y son realizadas por la embajada de Japón. Uno de los primeros actos conmemorativos fue la construcción de un jardín al estilo japonés en el Atrio del templo de San Francisco, en la Calle Madero, precisamente a un costado del templo donde los primeros japoneses fueron bautizados en 1614.

Relacionadas

Comentarios