Sistema electoral cuesta 19 mil millones de pesos

El IFE gasta 11 mil millones de pesos; de crearse el INE se tendrá que liquidar a 15 mil trabajadores

COMPARTIR 
03/06/2013 05:52 Aurora Zepeda

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de junio.- Los 32 institutos locales, tribunales electorales locales y el financiamiento público de partidos locales cuestan al Estado 8 mil millones de pesos, recursos que tendría que erogar la Federación para su sostenimiento mientras inicia el proceso de desaparición de estos organismos, en caso de que el Congreso apruebe la creación del Instituto Nacional de Elecciones (INE) que sustituya al IFE.

Esta cifra no toma en cuenta los recursos que se necesitarían para liquidar a más de 15 mil trabajadores, tan sólo de los institutos locales, que se calcula, laboran en esos organismos.

Si en 2014 iniciaran la transición con miras a que el IFE se constituyera en un INE, en agosto, tendrían que presupuestarse los recursos que recibe el IFE, alrededor de 11 mil millones ya con financiamiento a partidos a nivel federal, más 4 mil 888 que cuestan los institutos locales y 2 mil millones de recursos públicos que se otorgan en las entidades a los partidos locales.

En tanto, los tribunales en las entidades significan erogaciones para sus respectivos estados que suman 976.2 millones de pesos.

Excélsior consultó los presupuestos de las entidades del país para efectos electorales, pero en cinco entidades (Tamaulipas, Querétaro, Nayarit, Campeche y Aguascalientes) no se pudo determinar los recursos destinados a las salas electorales de las cortes, debido a que no hacen un desglose del presupuesto que utilizan sólo en este tema.

Los estados que más canalizan recursos para atender a sus organismos electorales y partidos no necesariamente están actualmente en elecciones.

Por ejemplo, Michoacán y el Estado de México invierten 734 millones cada uno para el rubro electoral, seguidos por Veracruz, con un gasto por 726 millones. Chihuahua, en tanto, destina 406 millones en números redondos, el Distrito Federal 399 millones y Jalisco 369 millones.

De estas entidades, Veracruz y Chihuahua están en proceso electoral, es decir, su presupuesto incluye los recursos para la logística de organización de los comicios.

Los estados con menor gasto, sumando los tres conceptos, son: Baja California Sur, con 43 millones de pesos; Colima, con un total de 49 millones; San Luis Potosí, con 95 millones de pesos; Tlaxcala, con gastos por 136 millones, y Quintana Roo (con elecciones), 138 millones de pesos.

Institutos locales

Las cifras de los millones en temas electorales van para los institutos en cada entidad. De los tres rubros, institutos, tribunales y financiamiento a partidos locales, el primero es el que mayores recursos ocupa en los estados.

Por ejemplo, Michoacán vuelve a ocupar el primer lugar en gasto. Su instituto tiene asignado para este 2013 624 millones de pesos, mientras Veracruz, entidad con elecciones, canalizará 530.4 millones de pesos. El Estado de México gastará este año 397.4 millones en mantener a su Instituto Electoral y Baja California (con elecciones), 264.9 millones de pesos.

Coahuila, también en comicios, invertirá en su instituto 259.9 millones de pesos.

En el caso de Chiapas, cabe mencionar que se tiene un presupuesto para el instituto de 107 millones de pesos, pero adicionalmente se otorgaron 19.2 millones de pesos para el órgano responsable de fiscalizar a los partidos y que recibe presupuesto independiente.

Los estados con institutos locales menos onerosos son: Nayarit, con 7.9 millones de pesos; Aguascalientes, con 22.1 millones; Baja California Sur, con un costo de su órgano administrativo electoral de 25 millones de pesos; Colima, con 24.1 millones de pesos; Querétaro, con 30.1 millones; San Luis Potosí erogará este año 40.9 millones de pesos, mientras Sonora y Tabasco gastarán 23.8 y 19.4 millones, respectivamente.

Tribunales locales

El Tribunal Electoral del Distrito Federal es el más caro del país. Cuesta en este año casi 180 millones de pesos, mientras que Oaxaca presupuestó 90 millones y Veracruz 68.3 millones de pesos.

El Estado de México y Michoacán coincidieron en prever gastos para sus tribunales por 67 millones de pesos, cada uno.

Guerrero, por ejemplo, gastará 63.7 millones.

Los estados con menor presupuesto para este rubro son: Morelos, con 10.2 millones; Colima, 10.4 millones; Durango, 15.5 millones; Zacatecas, 19.9 millones, y Sinaloa, con 21.7 millones de pesos.

En algunas iniciativas de reforma electoral se propone desaparecer los tribunales locales para que sean las Salas Regionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación las que realicen esas labores.

Partidos locales

El Estado de México es la entidad más dadivosa con los partidos políticos. El financiamiento que otorgará a los institutos políticos con registro en el estado asciende a 269.5 millones de pesos, mientras que en segundo lugar está Jalisco, con 208.1 millones.

El tercer sitio lo ocupa Sinaloa (con elecciones), con 188.9 millones de pesos, y el cuarto lugar se queda en Chihuahua, con 148.4 millones de pesos, también entidad con comicios.

Prerrogativas

Éstas son las atribuciones  que tendría el INE:

Organizar elección para Presidente.

Preparar elecciones para senadores y diputados.

Organizar elecciones para gobernadores y municipios.

Organizar elecciones para congresos locales.

Organizar elecciones para elecciones adicionales, como presidencias auxiliares, consejos especiales que se eligen en algunas entidades.

Realizar consultas públicas a nivel nacional o estatal, plebiscitos, referéndums, dependiendo de realidades locales.

Administrar tiempos de Estado en radio y televisión.

Dirimir quejas y controversias locales y federales.

Financiar a los partidos políticos locales y federales.

Fiscalizar las cuentas ordinarias y de campaña de partidos federales y locales.

Credencial para votar, padrón electoral, listados nominales.

Redistritación.

Organizar debates entre candidatos federales y locales, entre otras cosas.

“El cambio requiere años”

El consejero Francisco Guerrero considera un asunto de cirugía mayor sustituir al IFE .

En los detalles de los efectos que conllevaría la creación del Instituto Nacional de Elecciones (INE) en sustitución del IFE e institutos locales, el consejero electoral Francisco Guerrero mencionó la necesidad de planear una transición de años para consolidar el nuevo modelo, la liquidación de alrededor de 15 mil trabajadores en todo el país de los institutos locales, la recontratación de aquellos que pudieran aportar al INE su experiencia e inversión en su capacitación y profesionalización en temas electorales federales y con leyes nuevas.

Asimismo, tendrían que crearse leyes nuevas, abrogarse algunas más, modificación de constituciones locales, adecuación de reglamentos internos del IFE, una transición en la resolución de asuntos locales que están dirimiéndose en los propios institutos y tribunales locales, entre otras cosas.

El consejero Guerrero ve un escenario complejo para la transformación que se ha propuesto, aunque no niega la posibilidad de lograrlo, pero aclara que no sólo con “voluntad política” se podrá madurar y consolidar esta “cirugía mayor” que se ha propuesto realizar al sistema electoral mexicano.

De apresurar el paso, considera, en agosto de este año ya se tendrían que estar presupuestando los recursos para 2014 que necesitaría el INE para absorber a todos los institutos locales, el financiamiento de partidos federales y locales, así como la liquidación de empleados y operación de oficinas municipales del nuevo organismo, entre otras cosas.

—Una justificación a la creación del INE es que los locales tienen injerencia de los gobernadores, ¿es posible que los órganos electorales estén sujetos a estas manipulaciones?

—Una generalización es injusta. Hay una percepción de desconfianza que ha venido acompañando a los partidos de oposición que se encuentran en entidades federativas que estiman que es necesario hacer este tránsito a un instituto nacional electoral. Yo diría que faltaría hacer un análisis pormenorizado, estado por estado, revisando la actuación de cada uno de los institutos locales y darles derecho de audiencia para defender su trabajo.

—Hablando de detalles en los efectos, ¿qué leyes se tendrían que crear?

—Por supuesto la ley de partidos es uno de los compromisos del adéndum del Pacto, si vamos por un solo instituto se requeriría un Código Nacional Electoral como mecanismo, tendrían que abrogarse códigos locales, modificarse leyes locales para la desaparición de estos institutos. Realmente falta un gran tramo en esta materia, lo cual me lleva a pensar que es muy factible que independientemente del deseo de avanzar con velocidad, sería necesario establecer tiempos de transición para poder llegar preparados. Si se aceleran las cosas quizá podríamos estar listos para 2015, aunque se ve complicado, quizá tendríamos que hacer un proceso de transición para que ya los procesos electorales en este Instituto Nacional Electoral pudieran llevarse a cabo en los años subsecuentes para llegar en 2018 ya con un órgano consolidado.

—Qué pasaría con los asuntos que están en tribunales y en los institutos locales de elecciones presentes y pasadas y que no necesariamente se resuelven en cinco minutos.

—Desde la construcción de un proceso de un INE tendríamos que contar también con un sistema de carácter legal que pudiera revisar a nivel nacional todos los asuntos. En este momento existen tribunales en cada entidad que son los que se encargan de resolver las controversias y después en los temas de alzadas de estos tribunales van a las salas regionales y después a la sala superior del TEPJF. Se necesitarían periodos de transición, porque habrá asuntos que estarán todavía inscritos en la vieja ley, tendría que buscarse un mecanismo de transición para que fueran conocidos por la nueva ley, esto nos va a tomar un tiempo de transición. Tan solo de la creación de un nuevo sistema penal se estableció una transición de 10 años. Para resolver todo lo que viene no se necesita sólo voluntad política, se requiere mucho más que eso y el proceso de arquitectura para construir esto es un proceso complejo.

—En algunas entidades se contemplan ya las consultas, referéndums, candidaturas independientes, esto cómo se podría abordar por parte de un INE.

—La verdad está en que la sobrecarga que se le daría a un Instituto Nacional Electoral no puede llevarse a cabo si no se hace un proceso de distribución de facultades, por eso creo que más que este proceso inmediato de desaparición de los órganos a nivel local, lo que tendría que verse es cómo se pueden generar sinergias para que ya con la rectoría del INE los institutos también puedan seguir colaborando incluso ya como parte del servicio electoral del IFE, del INE si es necesario, tendría que absorberse todas estas funciones por otra razón, el nivel de conocimiento que tienen los institutos locales. Todos estos procesos deben estar etiquetados en el presupuesto y debe saberse con precisión cuánto cuestan para que cuando se haga el comparativo entre lo que cuesta un IFE y los Institutos locales, cuánto cuesta entonces, un solo INE  y ahí es donde se tiene que poner en la balanza si verdaderamente el INE logra hacer esta reducción de gasto o si por el contrario estamos hablando de un ejercicio mucho mayor, creo que por eso es importante la discusión con datos duros, sino, estaríamos hablando sólo de una discusión académica.”

Relacionadas

Comentarios