El decálogo tecnológico

Para la MIT Technology Review, la robótica y la biotecnología cambiarán nuestras vidas

COMPARTIR 
20/06/2014 03:46 Aura Hernández
Jason Pontin, director y editor de la MIT Technology Review. Fotos: Jaime  Boites
Jason Pontin, director y editor de la MIT Technology Review. Fotos: Jaime Boites

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de junio.- Son diez las tecnologías que pueden considerarse como disruptivas por su capacidad de causar un impacto en nuestra forma de vida y cambiar desde la manera de trabajar hasta crear la posibilidad de terminar con enfermedades como el cáncer o el autismo.

De acuerdo con Jason Pontin, director y editor en jefe de MIT Technology Review, la   biotecnología y la robótica son además las dos principales áreas tecnológicas que modificarán la forma en la que vive el ser humano, pero para llegar a un verdadero cambio primero se deberán concretar investigaciones y superar problemas éticos, morales y políticos.

De las 10 tecnologías que presentó al participar en el evento EmTech México 2014, la mitad pertenece a las áreas de robótica y biotecnología. En ambos casos destacó que existe una enorme posibilidad de mejorar la vida, pero también pidió tomar en cuenta que no toda la tecnología es absolutamente buena.

“No diría que es mi favorita, porque me asusta muchísimo, pero la más disruptiva es la edición genómica”, aceptó.

Dicha tecnología hace referencia a la posibilidad de tener un mapa completo de los genes de cualquier ser vivo y poder editarlos, de tal manera que se puedan evitar enfermedades o mejorar las capacidades y habilidades físicas.

Si bien parece un tema sacado de una película de ciencia ficción, Pontin aseguró que ya se tienen avances en este campo porque existe un proyecto conjunto entre científicos del MIT, Harvard, la Universidad de Berkeley y la Universidad de Yunnan.

“Parece una tecnología polémica, pero supondría enormes avances en el estudio de enfermedades como el cáncer y el autismo”, añadió.

El cerebro y la IA

Otra tecnología de este tipo que llama la atención del director del MIT Technology Review es el “Big Brain” cuyo objetivo es crear un mapa del cerebro que permita entender su funcionamiento porque a pesar de todos los años de investigación dedicada a este órgano todavía guarda muchos secretos.

La inteligencia artificial también forma parte de la lista de Pontin y, hasta cierto punto, pertenece tanto a la robótica como a la biotecnología. Esto porque el ejemplo que puso fue la generación de un chip neuromórfico a manos de Qualcomm, IBM y HRL Laboratories.

Son pequeños chips que, colocados en el cerebro humano, pueden descifrar la manera en la que aprendemos y cómo hacemos las cosas, para posteriormente con esa información mejorar la inteligencia artificial de las máquinas.

La impresión 3D ha cambiado la forma en que se manufactura, pero está limitada a plásticos y metal, por lo que el gran avance que espera es imprimir biomateriales que hagan posible la creación de órganos artificiales e, incluso, de cyborgs, dijo.

También consideró que se requieren construir robots que puedan sobrevivir a cualquier tipo de terreno y drones que puedan utilizarse en industrias como la agricultura y el campo.

 

Reconocen a mexicanos

Una de las instituciones de investigación ciengífica más prestigiosas del mundo, el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT),  reconoció por tercera ocasión a varios  mexicanos innovadores menores de 35 años que tienen proyectos de gran impacto social y económico siendo dos investigaciones sobre la salud las que recibieron los máximos galardones.

En el marco del EmTech México 2014, Rubén Morones fue nombrado Innovador del Año al crear un “coctel de plata” que multiplica la eficacia de los antibióticos en el tratamiento de enfermedades infecciosas.

El químico mexicano de 33 años se dedicó a esta investigación luego de que la Organización Mundial de la Salud advirtió que el mundo se estaba quedando sin antibióticos eficaces.

Cuidando la vida

Mientras que el otro galardón, el Innovador Social, fue entregado a Fernando Rojas de 31 años por construir una herramienta que permite realizar el seguimiento y evaluación del riesgo a distancia para embarazadas.

Ambos forman parte de los diez jóvenes científicos e inventores que recibieron un reconocimento por ser visionarios, ya que otros proyectos se enfocaron en la generación de bioplásticos a partir de la semilla del aguacate, en crear una alternativa a las terapias transgénicas, así como una nariz y una oreja robóticas que mejorarán la relación humano-máquina.

En la tercera edición de este premio, que también se otorga en Colombia, Argentina, Brasil, Uruguay, Perú y Chile se contó con el apoyo de BBVA, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Universidad Nacional Autónoma de México, la Secretaría de Desarrollo Económico y el Instituto Nacional del Emprendedor, entre otras instituciones.

Relacionadas

Comentarios