Van 68 muertos por ofensiva israelí

En la operación Margen Protector han sido atacados 550 objetivos en la Franja de Gaza; el gobierno prevé intensificar los bombardeos

COMPARTIR 
10/07/2014 05:18 AFP, EFE y DPA

FRANJA DE GAZA, 10 de julio.– Israel prometió ayer intensificar su ofensiva contra el movimiento islamista Hamas en la Franja de Gaza, después de atacar por aire cientos de objetivos y recibir cohetes que llegaron a Tel Aviv, Haifa y Jerusalén, y cerca de un reactor nuclear israelí.

Hemos decidido intensificar los ataques contra Hamas y las otras organizaciones terroristas en Gaza”, declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, después de que su aviación bombardeara a unos 550 objetivos, matara a 68 palestinos y dejara heridos a cerca de medio millar.

El ejército está preparado para cualquier eventualidad”, añadió Netanyahu en el comunicado de ayer, difundido después de una reunión con los mandos de la Defensa en el sur del país. El martes, el gobierno autorizó la movilización de 40 mil reservistas para una posible operación terrestre.

El presidente saliente de Israel, Shimon Peres, advirtió también que la posibilidad de una operación terrestre se acercaba, según la cadena de noticias CNN. “Esto podría ocurrir pronto”, dijo.

Responsables médicos palestinos precisaron que un total de 68 palestinos han muerto –la mayoría civiles– hasta la medianoche del miércoles, hora local.

La oficina de información humanitaria de Naciones Unidas (OCHA) confirmó, por su parte, que siete de las víctimas son niños.

Según Ashraf al Qedra, portavoz de Emergencias de Gaza, tres niños más y cuatro mujeres murieron durante bombardeos nocturnos sobre tres casas de la localidad de Jan Yunis.

Pero la oficina de información castrense de Israel señaló que los objetivos fueron túneles, lanzaderas de misiles, bases de instrucción, silos y fábricas de armas y centros de control del movimiento islamista.

Hamas lanza 165 misiles

A pesar de la lluvia de bombas sobre Gaza, los disparos de cohetes contra territorio israelí continuaron.

El grupo extremista Hamas disparó unos 165 cohetes, llegando algunos de ellos a Jerusalén y a Tel Aviv e incluso a las costas de Haifa, a 160 km al norte, así como a la región de Dimona, en el desierto del Neguev, donde Israel tiene su principal central
nuclear.

Dos cohetes lanzados hacia Tel Aviv, el pulmón económico de Israel, fueron interceptados por el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro, según el ejército. Uno más cayó sin provocar víctimas o heridos.

Más tarde, dos cohetes disparados desde Gaza cayeron en el mar frente a Haifa. Es la primera vez que los proyectiles alcanzan el gran puerto del norte de Israel, a más de 160 km de la Franja.

En un comunicado, las Brigadas Azedim al Kasem, brazo armado del movimiento islamista Hamas, anunció que había lanzado tres cohetes clase M-75 contra la citada localidad, uno de los cuales fue interceptado por las baterías antimisiles, informó por su parte el ejército.

La nueva espiral de violencia, la más grave desde noviembre de 2012, tiene su origen en el secuestro el 12 de junio de tres estudiantes israelíes en Cisjordania, cuyos cuerpos sin vida fueron hallados. Días después, se encontró el cuerpo carbonizado de un adolescente palestino, quemado vivo en presunta
represalia.

Israel acusó a Hamas de la muerte de los tres jóvenes y lanzó una campaña de detenciones contra el movimiento, que en respuesta empezó a disparar cohetes desde su feudo de Gaza.

 

 

Abbas denuncia genocidio

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, acusó ayer a Israel de estar cometiendo un “genocidio” en la Franja de Gaza con su operación militar, que hasta el cierre de esta edición había matado a 43 palestinos.

Es un genocidio; matar a familias enteras es un genocidio perpetrado por Israel contra nuestro pueblo”, dijo Abbas en una reunión de crisis con la dirigencia palestina en la ciudad de Ramala, en Cisjordania.

Abbas también pidió al presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sisi, que intervenga para detener “la escalada de violencia de Israel en Gaza”.

Según un comunicado divulgado por la agencia de noticias local, ambos mandatarios conversaron por teléfono sobre la situación que se vive en la Franja y sobre los pasos a dar, tanto frente a Israel como frente al movimiento islamista Hamas y a la comunidad mundial, para detener la operación bélica israelí.

Fuentes palestinas explicaron que una de las opciones es la de cómo congregar apoyos en la comunidad internacional para que presione a Israel.

En un comunicado emitido en El Cairo, Al Sisi confirmó que está en contacto continuo con todas las partes y consideró que Israel es “plenamente responsable, como potencia ocupante, de asegurar las vidas de la población civil palestina de acuerdo al derecho internacional”.

Las gestiones de Egipto buscan cesar “las medidas provocadoras y crear las condiciones necesarias para reanudar las conversaciones de paz” entre palestinos e israelíes, agregó el portavoz presidencial egipcio, Ehab Badawy.

Egipto, que firmó la paz con Israel en 1979, ha sido el tradicional mediador entre israelíes y palestinos y entre Hamas y el partido Fatah, que lidera Abbas.

Desde la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi hace un año, se han deteriorado, sin embargo, las relaciones con Hamas, por su cercanía a los Hermanos Musulmanes.

Kerry pide rebajar tensiones

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, pidió ayer al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que haga lo posible por rebajar la tensión y evitar víctimas civiles en la ofensiva del ejército israelí contra Gaza, y dijo que enviará pronto el mismo mensaje al presidente palestino, Mahmoud Abbas.

Kerry conversó ayer por teléfono desde China con Netanyahu y tenía previsto hablar también con Abbas “en las próximas 24 horas”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en su conferencia de prensa diaria.

Los altos funcionarios de EU han estado alentando a todas las partes a rebajar la tensión y han transmitido el mensaje de que, ciertamente, no queremos ver víctimas civiles”, indicó Psaki.

Ya desde el martes, Naciones Unidas, Francia, Alemania, España y Reino Unido, entre otros, pidieron moderación a ambas partes para evitar una escalada total de la violencia, mientras que la Liga Árabe demandó una reunión urgente del Consejo de Seguridad y medidas para cesar los ataques israelíes contra la Franja.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se declaró “extremadamente preocupado por la peligrosa escalada de violencia”, consideró “imperativo restaurar la calma” e instó a las partes “la máxima moderación y evitar más bajas civiles”.

- AFP, EFE y DPA

Relacionadas

Comentarios