Historia de niña que fue sacada de KFC por incomodar es falsa

No hay video ni comprobante de compra que respalde la versión de los familiares de la niña Victoria Wilcher, según resultados de dos investigaciones

COMPARTIR 
24/06/2014 17:55 Redacción
Hasta ahora no se ha encontrado evidencia de que la niña visitó un KFC en Jackson el 15 de mayo, según los investigadores. FOTO: WAPT
Hasta ahora no se ha encontrado evidencia de que la niña visitó un KFC en Jackson el 15 de mayo, según los investigadores. FOTO: WAPT

JACKSON, 24 de junio.- La conmovedora historia de una niña que perdió un ojo tras ser atacada por pit bulls y supuestamente fue sacada de un KFC en Mississippi porque "incomodaba" a los comensales debido a su cara llena de cicatrices es falsa, según el resultado de dos investigaciones, una de ellas independiente.

La historia supuestamente habría sido inventada por los familiares de la niña para pedir donaciones al público, regalos y cirugías gratis, adelantaron fuentes de un equipo investigador independiente, en declaraciones al diario local Laurel Leader-Call.

Este martes KFC confirmó que su propia investigación interna no encontró elementos para sustentar la versión de la familia.

En total, luego de que se desató el escándalo en redes sociales, la familia recolectó 135 mil dólares en efectivo, incluidos 30 mil dólares de la propia cadena de comida rápida.

Kelly Mullins, la abuela de la niña Victoria Wilcher, dijo que se encontraba con ella en un restaurante KFC el pasado 15 de mayo, a donde fueron a comer luego de visitar el hospital infantil Blair E. Batson.

Cerca del hospital hay dos restaurantes KFC, lugares de los cuales fueron revisadas varias horas de video de circuito cerrado. Sin embargo, ambos equipos que investigaron el caso nunca pudieron encontrar en los videos que alguno de los restaurantes fuera visitado por una niña y solo se pudo ver a un pequeño niño con sus familiares que llegan, ordenan comida y se retiran.

Además, los investigadores tampoco pudieron encontrar una orden de comida similar a la que reportó la abuela de Victoria: puré de papas y te en una misma transacción.

La abuela dijo a la televisora local WAPT en Jackson que ordenó puré, te y salsa y se sentó en una mesa y comenzó a alimentar a la niña cuando una joven empleada fue y le dijo que debía retirarse porque incomodaba otros comensales.

Sin embargo, un KFC que está junto al hospital siempre tienen visitas de pacientes con todo tipo de condiciones médicas, inclusive gente que recibió disparos en el rostro, con tubos, y nunca se les ha pedido que se retiren.

La familia dijo primero que el incidente ocurrió en un KFC en la calle State y High, pero en ese lugar desde hace años no funciona ningún restaurante de la cadena. Luego cambió la versión al publicar en Facebook que el KFC estaba en la calle Woodrow Wilson, cerca del hospital que visitaron.

La historia se conoció el pasado 12 de junio y durante los siguientes dos días fue retomada por medios en todo el mundo, incluido Excélsior, que publicó la historia el 14 de junio.

Luego de que se conoció del caso, los empleados del restaurante comenzaron a recibir amenazas de muerte, comenzaron a ser atacados y por seguridad dejaron de vestir el uniforme fuera de sus horarios de trabajo.

El 17 de junio, KFC informó que donaría 30 mil dólares para el tratamiento de Victoria, algo que la familia aun no acepta, según dijo su abogado el pasado viernes al diario Laurel Leader-Call.

Las muestras de generosidad luego de que la historia fuera retomada por medios como la NBC y CNN no dejaron de llegar, e inclusive este fin de semana pasada, un cirujano plástico de Las Vegas visitó a la niña para ofrecerle una cirugía plástica gratuita.

Dick West, quien es el presidente de West Quality Food, la franquicia dueña de ambos restaurantes en Jackson, dijo que el dinero prometido por KFC sería entregado así la historia fuera falsa. 

A la par de la condena en redes y la cobertura en medios en Estados Unidos y más allá de sus fronteras, surgieron llamados a boicotear a la cadena.

En la página de Facebook de la niña la noche de este lunes se insistió en que el caso no era falso, y desacreditó lo reportado por el diario. Sin embargo, muchos de quienes donaron para el tratamiento de la niña amenazaron con denunciar el caso ante el FBI si se comprueba que todo fue un engaño.

La niña Victoria fue atacada el pasado 10 de abril por tres perros pit bull de su abuelo que entraron por una puerta a su casa. Dos de ellos luego la jalaron hacia el patio y la siguieron atacando.

El abuelo de victoria, Donald Mullins, y su novia, Rita Tompkins, fueron arrestados por poner en peligro la vida de la niña pero luego liberados bajo fianza.

La niña fue llevada a un hospital en Jackson donde fue sometida a varias cirugías para reconstruirle el rostro.

rja

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red