Reanudan labores en Metro de Sao Paulo, pero con amenaza de paro

Los trabajadores suspenden momentáneamente la huelga; el miércoles el sindicato decidirá si el 12 de junio continúan o no con el paro

COMPARTIR 
10/06/2014 05:33 EFE, AFP, AP, DPA y José Carreño Figueras

SAO PAULO, 10 de junio.- Los trabajadores del Metro de Sao Paulo decidieron suspender ayer la huelga que había cumplido cinco días, pero amenazaron con reanudarla mañana, en la víspera del inicio de la Copa del Mundo 2014.

Tras el fracaso de las negociaciones con el gobierno, el sindicato realizó una asamblea en la que decidieron regresar a trabajar anoche.

Sin embargo, convocaron a una nueva reunión para mañana, el miércoles 12, en la que decidirán si retoman la huelga el jueves, fecha del partido inaugural en el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo entre Brasil y Croacia.

Volvemos al trabajo ahora, pero tendremos una nueva asamblea el 11 por la tarde. Si retomamos o no la huelga el 12 dependerá de la reintegración de los 42 trabajadores despedidos”, dijo el presidente del sindicato de trabajadores del Metro de Sao Paulo, Altino Melo dos Prazeres.

Los empleados fueron despedidosdebido a que se les identificó “en actos de vandalismo, de bloqueo físico, que incitaron a la población a saltar el torniquete (del Metro)”, anunció el secretario de Transportes de Sao Paulo, Jurandir Fernandes, a la radio Joven Pan.

El presidente del sindicato calificó los despidos de “inadmisibles” y dijo que “aumentará la tensión. Creo que para la Copa y para la FIFA esto no será interesante”.

Tras la asamblea de ayer, los trabajadores volvieron inmediatamente a trabajar, “por respeto al pueblo de Sao Paulo”, aseguró el dirigente.

Sin embargo, reiteró que “si el gobierno reintegra a nuestros 42 compañeros, no tendremos huelga el día 13”.

El dirigente admitió que aprovecharon la cercanía de la Copa para plantear sus reclamos salariales.

Soy fan de Neymar y voy a apoyar a la selección. Pero vemos que hay dinero para la Copa pero no para los trabajadores, Claro que vemos en que la Copa una presión extra para las autoridades”, sostuvo.

Esta ciudad de 20 millones de habitantes es la sede del partido inaugural de la Copa del Mundo, donde unos 61 mil hinchas asistirán al estadio Arena Corinthians, aún en obras, y en donde el Metro, que transporta diariamente a 4.5 millones de personas, es esencial para llegar.

Horas antes de que reanudaran labores, la policía dispersó con gas lacrimógeno a manifestantes que apoyaban la huelga en el Metro.

Los cerca de 150 manifestantes prendieron fuego a montañas de basura para bloquear una avenida céntrica y fueron dispersados por unos 25 policías que lanzaron gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

Pero los manifestantes se reagruparon, muchos huelguistas se les sumaron, y varios centenares marcharon hacia la Secretaría de Seguridad coreando “¡No habrá Copa, habrá huelga!”

Ayer también se informó que un obrero murió y otros dos quedaron gravemente heridos por la caída de una de las vigas de un monorriel en construcción en Sao Paulo.

Hay 70 mil afectados por lluvias

La presidenta brasileña ofreció ayer ayuda de su gobierno a las víctimas de las lluvias que castigaron el pasado final de semana los estados de Paraná y Santa Catarina, en el sur de Brasil, y que han dejado hasta ahora nueve muertos y cerca de 70 mil afectados en un centenar de ciudades.

“Daremos todo el apoyo necesario para ayudar en el rescate (de las víctimas) y en la acomodación de los desalojados”, afirmó la jefa de Estado en un mensaje en su cuenta en Twitter.

La mandataria agregó que pidió que su ministro de Integración coordine directamente todas las operaciones de rescate y asistencia a las víctimas realizadas por la Defensa Civil, la Fuerza Nacional de Salud y el Batallón de Ingeniería del Ejército.

Dijo igualmente que conversó por teléfono con el gobernador del estado de Paraná, Beto Richa, para ofrecerle solidaridad a la población de esa región y a las víctimas de las lluvias.

“Estamos junto con los paranaenses en este momento difícil”, afirmó la mandataria al referirse a los habitantes de Paraná, el estado más afectado y cuya capital, Curitiba, es una de las sedes del Mundial de Futbol Brasil 2014 que comienza el jueves y el “cuartel general” de la selección de futbol de España.

Según la Defensa Civil de Paraná, las lluvias dejaron nueve muertos y 55 mil 659 afectados, entre los cuales 7 mil 530 perdieron sus hogares y unos 4 mil 700 tuvieron que ser alojados temporalmente en escuelas y gimnasios.

Las inundaciones destruyeron o provocaron daños en cerca de 6 mil 300 residencias de 74 ciudades de este estado, que es fronterizo con Argentina y Paraguay.

Las inundaciones también interrumpieron el tránsito por algunos trechos de importantes vías del estado, lo que ha dificultado el envío de ayuda.

En Santa Catarina las lluvias afectaron a 16 mil personas en 22 municipios.

–EFE

Brasil reprobaría prueba de solidez

A tres días de que se inaugure la Copa Mundial de Futbol, la situación de Brasil llevó a analistas y empresas de seguridad a preguntarse si el país puede reprobar la prueba de solidez y pujanza a la que se sometió cuando pidió celebrar los mayores eventos deportivos del mundo.

“Para países emergentes –opinó la empresa de análisis Stratfor–, ser anfitriones de la Copa Mundial y otros eventos internacionales es una oportunidad de mostrar que pueden proveer sólida infraestructura y seguridad adecuada; en breve, que pueden estar entre los grandes potencias del mundo.

“Por todas las referencias, Sudáfrica pasó su prueba. Muchos observadores han expresado serias dudas sobre si Brasil hará lo mismo”, apuntó.

Stratfor mencionó los reportes sobre demoras en la construcción de infraestructura y la posibilidad de manifestaciones violentas contra la celebración del torneo, pero puso en duda que provoquen problemas los juegos.

Sin embargo, fue solo una de las opiniones que en torno a los informes sobre los problemas de Brasil respecto al Campeonato Mundial de Futbol de 2014.

Brasil, señaló la página web de la revista ForeignPolicy, está “totalmente jodido”.

De acuerdo con ese señalamiento, “mientras en países anfitriones anteriores como Alemania y Sudáfrica el ambiente local era totalmente celebratorio ante la apertura de la Copa Mundial, aquí los brasileños se preparan para encerrarse antes de que los fanáticos del soccer invadan su país y las festividades relacionadas con el torneo abrumen sus calles”.

Para Janice Perlman, fundadora y presidenta del Proyecto Mega-Ciudades, Río de Janeiro “perdió una importante oportunidad para mejorar las vidas de los residentes de favelas al enfocarse sobre soluciones militares en vez de financiar servicios sociales”.

Entrevistada por Foreign Affairs, Perlman afirmó que el actual es momento difícil. “Si Brasil pierde (el campeonato), probablemente se creará una masiva depresión sicológica, económica y política”.

Pero opinó igualmente que los Juegos Olímpicos de 2016 abren una nueva ventana de oportunidad para que Brasil enfrente los problemas de sus grupos desposeídos.

Para el Consejo sobre Asuntos Hemisféricos de Washington, “la corrupción y la pobreza han puesto enorme presión sobre el gobierno a través de las protestas callejeras de miles de personas. La Copa Mundial, que comienza en junio y se realizará en todo el país, era la última chispa que necesitaban”.

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red