Alerta por crímenes de honor; se incrementan los casos

Cuando los varones de una familia acusan a una de sus integrantes de cometer un acto inmoral, la matan para evitar el deshonor del clan

COMPARTIR 
07/06/2014 03:42 María Fernanda Navarro

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de junio.- Una treintena de hombres rodea el cuerpo sin vida de Farzana Parveen, el cual se encuentra tendido en una acera de Lahore, una de las ciudades más extensas de Pakistán. De la tela adornada con flores rojas y azules que intenta cubrir a Farzana, sobresale su rostro del que brota un charco de sangre y sus ojos parecen sellados con una especie de tinta negra.

Es sangre molida provocada por los golpes que le propinaron unos 30 integrantes de su familia con ladrillos y palos hasta provocarle la muerte hace dos semanas, debido a que Farzana, de 25 años y embarazada al momento de su asesinato, desafió el orden establecido cuando se unió en matrimonio con un hombre de 45 años que su familia no aprobó.

5,000 asesinatos  por honor ocurren cada año  en el mundo

Unas semanas antes, al sur de los territorios palestinos, The Washington Post reportó el linchamiento de una madre de seis niños, perpetrado por su familia con el objetivo de devolver a su estirpe el honor que le arrebato un presunto adulterio cometido por la víctima. En 2011 el asesinato de una estudiante palestina de 20 años a manos de su tío, quien desaprobaba a su pretendiente conmocionó al mundo.

Y el diario The Telegraph también reportó en marzo pasado el caso de una ingeniera de 25 años de Hyderabad, una ciudad de India, que murió estrangulada por sus padres después de que se casó con un hombre de una casta más baja a la que pertenecía.

1,000 crímenes ocurren tan sólo en India por año

Las relaciones entre miembros de castas distintas se considera un desafío a las normas familiares en ciertos sectores de ese país.

Y apenas ayer se reportó el ataque a una paquistaní de 18 años a la que su papá y hermano dispararon en la mejilla y en la mano, la introdujeron en un saco y la tiraron a un canal. La falta de Saba Maqsood, que vivió para contar su historia, de acuerdo a sus familiares, fue casarse con su vecino.

Estos casos son ejemplos de los denominados “asesinatos por honor”, cuyos reportes durante los últimos seis meses se han elevado de forma tan notoria que las autoridades de Pakistán y las de los palestinos están implementando programas de entrenamiento a elementos policiales y de hospitales para detectar y reportar este tipo de agresiones.

1,000 muertes se registran en Pakistán al año

Rana Husseini, reportera y defensora de los derechos humanos en Jordania, explicó que estos crímenes ocurren cuando los varones de una familia acusan a una de sus integrantes de cometer un acto inmoral y con el objetivo de evitar el deshonor del clan la infractora es asesinada.

“Este tipo de crímenes son, sobre todo, desconcertantes porque en muchos casos los actos ‘inmorales’ pueden ser desde que la mujer haya sido vista con un hombre desconocido hasta que se haya involucrado con alguien más. En muchos casos las mujeres son asesinadas debido a rumores o sospechas infundadas”, comentó Husseini, en entrevista telefónica con Excélsior.

En el año 2000, un reporte especial de Naciones Unidas ya había alertado sobre el incremento de estos asesinatos, en especial en países de África del Norte y el sur de Asia, y aunque los decesos por este crimen se cuentan por miles, en pocos países se almacenan cifras oficiales.

12 asesinatos ocurren en Gran Bretaña cada año

En territorios palestinos, por ejemplo, se contabilizaron 26 asesinatos por honor en 2013, pero la cifra exacta de los decesos es desconocida. En Pakistán, la Fundación Aurat, que trabaja por el empoderamiento de las mujeres en ese país, advirtió que aproximadamente mil mujeres habían sido asesinadas por sus familiares en el mismo año. 

Pero Husseini explicó que el aumento de reportes de este tipo de crímenes puede no estar ligado directamente con el aumento de la violencia de género en esos países, sino que actualmente existen más medios de comunicación y organizaciones que alertan respecto a estos crímenes.

“El asesinato de mujeres es una práctica que se ha llevado a cabo desde las antiguas civilizaciones. Pero en nuestros días algunos ya no permanecen anónimos, pese a que la mayoría de estos ataques ocurren en el seno de las familias por lo que no se conoce de ellos”, comentó.

De acuerdo con Husseini, quien durante 11 años se ha enfocado en información relacionada con crímenes de honor, los asesinatos de esta naturaleza no respetan clase social, estatus económico,  no son exclusivos de los países de la región de Oriente Medio y,  recalcó, no forman parte de los mandatos del Islam.

“El Islam es muy estricto respecto a los asesinatos, y en las raras ocasiones en los que se aconseja matar es cuando el adulterio se comete dentro del matrimonio, (…) Los asesinatos de honor son parte de una cultura, no de una religión, y ocurren en comunidades árabes, en Estados Unidos y en muchos países”, dijo la defensora de los derechos humanos.

Si bien los asesinatos por honor ocurren en diferentes latitudes del mundo, el acceso a la justicia para las víctimas resulta más complicado para las que viven en países como Pakistán y en territorios palestinos. Por ejemplo, en Pakistán una ley permite a los autores de homicidios entregar una compensación monetaria a la familia de la víctima para no cumplir su pena tras las rejas.

El asesinato de Farzana es un buen ejemplo para mostrar la poca o nula persecución de estos delitos y no precisamente tiene que ver con las personas quienes la mataron, sino con su esposo. Y es que pocos días después de que el mundo se enteró de este crimen, se dio a conocer que Mohamad Iqbal, el hombre por quien Farzana desafió a su familia, mató a su anterior esposa.

Iqbal cometió el asesinato con el objetivo de desposar a Farzana y aunque fue detenido por las autoridades pakistaníes, fue liberado después de que el denunciante, es decir el hijo de Iqbal, perdonó el delito.

En Jordania, contó Husseini, es común que la familia que cometió un asesinato por honor culpe a uno de sus integrantes menor de edad puesto que las leyes en ese país envían a los jóvenes sentenciados a centros en donde les dan instrucción académica, cuando cumplen 18 años los liberan y borran sus registros criminales.

“Los asesinos en este país son tratados con indulgencia”, explicó la también autora de Murder in the Name of Honor, aunque reconoció que no todo está perdido.

“El panorama ha evolucionado de forma positiva desde hace varios años, en gran medida por las organizaciones internacionales que difunden información acerca de los asesinatos por honor, y también porque los líderes de algunos países como Jordania y Pakistán están ordenando a las autoridades vigilar más de cerca estos delitos”.

Abordar esta problemática en escenarios internacionales es también una de las formas más efectivas para evitar el asesinato por honor: “advertir a las mujeres y hombres de distintas partes del mundo que los asesinatos por honor es el grado más violento del control sobre el cuerpo y la mente de una mujer, aunque también existen otras formas de control, como pedirle a una mujer que no hable o que se vista de una forma determinada es control y de eso debemos estar alertas también”, explicó Husseini.

 

Relacionadas

Comentarios