Líderes revolucionarios ucranianos encararán divididos las presidenciales

No logran acordar una candidatura única para los comicios del 25 de mayo; Rusia recuerda que aún hay conflictos por solucionar y los tártaros de Crimea crean autonomía

COMPARTIR 
29/03/2014 12:42 EFE / Fotos: AP y Reuters
La ex primera ministra Yulia Timoshenko rechazó apoyar una candidatura común y anunció su postulación.

KIEV, 29 de marzo.- Los dirigentes revolucionarios que derrocaron en febrero al presidente Viktor Yanukovich fueron hoy incapaces de acordar una candidatura única y encararán divididos las elecciones presidenciales del 25 de mayo.

Ucrania vive momentos difíciles. No podemos equivocarnos. La época del populismo político ha pasado. La única forma de ganar es que las fuerzas democráticas presenten un candidato único", aseguró Vitali Klitschko durante el congreso de su partido UDAR (Golpe).

Contra todo pronóstico, el retirado púgil, que era la apuesta segura de la Unión Europea y, en particular, de Alemania, renunció a la carrera presidencial en favor del empresario Petro Poroshenko, el principal patrocinador del Maidán.

Según una última encuesta, Poroshenko, antiguo colaborador del presidente Victor Yuschenko en la Revolución Naranja de 2004, encabeza con claridad las preferencias de los ucranianos, muy por delante de Klitschko y de la ex primera ministra Yulia Timoshenko.

Nos alzamos y peleamos juntos en el Maidán (corazón de las protestas antigubernamentales) y trabajaremos codo con codo por la transformación de Ucrania", proclamó.

En su lugar, Klitschko adelantó que presentará su candidatura a la alcaldía de Kiev, con el fin de "convertirla en una capital europea".

Conocido como 'El Rey del Chocolate', ya que labró su fortuna con la venta de dulces y bombones, Poroshenko es uno de los hombres más ricos del país y ganó muchos puntos cuando Rusia bloqueó las exportaciones de su emporio, Roshen.

Nada más recibir el apoyo de UDAR, Poroshenko llamó a Timoshenko a respaldar su candidatura, pero la carismática política no sólo no aceptó el guante, sino que se lo devolvió al declarar "una guerra personal contra los oligarcas".

Timoshenko, que salió en libertad el pasado 22 de febrero tras más de dos años y medio de cárcel, recibió hoy el apoyo unánime a su candidatura durante el congreso federal de su partido, Batkivschina (Patria).

Pocos esperaban que la ex gobernante siguiera por vez primera en su carrera el consejo de renunciar a sus ambiciones personales en favor del candidato más popular, más aún cuando ésta vez vivió la revolución desde la barrera.

Cuando asumió el cargo de primera ministra tras la victoria de la Revolución Naranja, Timoshenko se enfrentó abiertamente a Poroshenko, al que acusó de corrupción, lo que la enemistó con el entonces presidente, Victor Yuschenko, quien la acabó destituyendo.

Según los expertos, las luchas entre ambos fueron el detonante de la ruptura de la coalición naranja y del posterior retorno al poder del defenestrado Yanukovich, ahora exiliado en Rusia.

En un intento de ganar votos, Timoshenko ya adelantó esta semana su lema electoral: "Considero a Vladimir Putin el enemigo número 1 de Ucrania".

También va por libre el líder del partido nacionalista Svoboda (Libertad), Oleg Tiagnibok; mientras el Maidán estará representado por la popular médica Olga Bogomolets, que dirigió los servicios médicos durante los tres meses de protestas en Kiev.

En cuanto al antaño gobernante Partido de las Regiones (PR), excluyó hoy de sus filas a Yanukovich y al destituido primer ministro Nikolai Azarov, en un intento de no caer en el ostracismo electoral.

Tras un acalorado debate, el PR presentará al ex gobernador de Jarkov, Mijail Dobkin, como candidato a las presidenciales, en perjuicio de Sergei Tiguipko, antiguo presidente del Banco Central y jefe de campaña electoral de Yanukovich.

Mientras, Rusia sigue insistiendo en que, antes de celebrar las presidenciales, Ucrania debería hacer una profunda reforma de la Constitución para convertir el país en una federación que reconcilie los intereses del Oeste europeísta y el Este rusoparlante.

Nuevo conflicto latente

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha recordado al mundo que, tras la anexión de Crimea, aún quedan otros conflictos por solucionar en el espacio postsoviético, como el de la región separatista moldava de Cisdniester.

Putin llamó anoche al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para hablar supuestamente sobre Ucrania y Crimea, pero aprovechó para poner sobre la mesa otro conflicto en el que también se encuentran implicados rusos étnicos.

El jefe del Kremlin denunció "el bloqueo exterior al que, prácticamente, está sometido Cisdniester, lo que dificulta notablemente las condiciones de vida de los habitantes de la región, sus movimientos, el comercio y la actividad económica".

Rusia aboga por un arreglo del problema de Cisdniéster que sea justo y mutuamente aceptable", señaló Putin, citado por un comunicado del Kremlin.

Según añade la nota oficial, "Rusia está interesada en el trabajo efectivo del actual formato de negociaciones 5+2", que integra a Moldavia, Cisdniester y a los cinco mediadores internacionales: Rusia, Ucrania, Estados Unidos, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la Unión Europea (UE).

Nada más estallar el conflicto en la autonomía ucraniana de Crimea, que entró la pasada semana a formar parte de la Federación Rusa, se trazaron los primeros paralelismos con Cisdniester.

En Cisdniester, que rompió lazos con Moldavia tras una cruenta guerra civil (1992-93) en la que contó con la ayuda de Moscú, más del 60 % de la población es rusa y ucraniana, por lo que la defensa de su pueblo podría ser de nuevo enarbolada por el Kremlin.

Mientras en Crimea los rusos son más de la mitad de los casi dos millones de habitantes de la península, en la región secesionista moldava representan entre 150 mil y 200 mil, un tercio del poco más de medio millón de habitantes del territorio.

A esto se suma que, mientras en Crimea se encontraba basada la Flota rusa del mar Negro, en Cisdniester hay entre mil y 2 mil soldados rusos desde 1993, supuestamente como fuerzas de pacificación y para guardar los arsenales soviéticos.

En los últimos años Rusia ha defendido la integridad territorial moldava, pero también la concesión de un estatus especial a Cisdniester, como condiciones para el arreglo del problema.

Mientras, al igual que hiciera Crimea el pasado 16 de marzo, las autoridades de Cisdniester organizaron en 2006 un referéndum en el que el 96 % de los votantes apoyó la independencia para su posterior incorporación a Rusia.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, echó hoy más leña al fuego al acusar a Estados Unidos y la Unión Europea de mantener "un completo silencio" ante el bloqueo que Kiev y Chisinau han orquestado contra Cisdniester.

Por su parte, el primer ministro de Moldavia, Iurie Leanca, expresó el viernes su preocupación por posibles provocaciones por parte de Cisdniester, región que comparte frontera con Ucrania.

Desde el final de la guerra civil, que costó la vida a centenares de personas, Moldavia aboga por la integración de los dos territorios separados por el río Dniester, a lo que siempre se han negado los separatistas.

Pese a no tener frontera física con Rusia, ya que Cisdniester es una franja de tierra que se encuentra encajada entre Ucrania y Moldavia, sus habitantes se encuentran mucho más cercanos a Moscú que a Chisinau.

En Tiraspol, capital del territorio, la plaza central está presidida por un estatua de Lenin, al igual que ocurre en Simferópol, capital crimea, el KGB no ha sido desarticulado y en la bandera nacional permanece la hoz y el martillo.

Cancilleres siguen negociando

El jefe de la diplomacia estadunidense, John Kerry, viajó hoy desde Arabia Saudita a París en lugar de regresar a Washington con el fin de reunirse con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, informó el Departamento de Estado.

El secretario Kerry viajará desde Riad, Arabia Saudí, a París, Francia, hoy para una reunión que tiene que ser agendada con el ministro de Exteriores ruso Lavrov a principios de la próxima semana en Europa", señaló la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en un comunicado.

Desde Moscú, la cancillería rusa anunció que la reunión tendrá lugar mañana mismo en París.

En declaraciones a la televisión rusa, Lavrov destacó este sábado que en los últimos días las posiciones de Rusia y Occidente sobre la crisis en Ucrania "se han acercado".

Mi último encuentro con el secretario de Estado norteamericano en La Haya y los contactos con Alemania, Francia y otros países demuestran que se perfila una posible iniciativa conjunta que podría ser planteada a nuestros colegas ucranianos", destacó.

Kerry tiene previsto participar el martes en Bruselas en la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN, con quienes abordará también la actual crisis en Ucrania.

El titular de Exteriores estadunidense mantendrá también una trilateral con la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton y el ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, con quienes hablará sobre Ucrania y la situación en Oriente Medio, entre otros temas.

Kerry viajará después a Argelia y Rabat.

Tártaros crean autonomía

Los tártaros de Crimea, que representan un 12 % de la población de la península, decidieron hoy crear una autonomía dentro de esa república, que se adhirió la pasada semana a la Federación Rusa.

El Kurultai (Asamblea Popular) de esa minoría musulmana aprobó una resolución sobre "la realización del derecho a la autodeterminación del pueblo tártaro en su territorio histórico: Crimea".

En el documento se anuncia "el comienzo del proceso político y legal para la creación de una autonomía nacional y territorial" de los tártaros de Crimea.

El Kurultai también se dirigió a la ONU, el Consejo de Europa, la Unión Europea, la Organización sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la Organización de Cooperación Islámica para que apoyen la aspiración del pueblo tártaro de Crimea a la autodeterminación, en calidad de autonomía territorial y nacional.

La minoría tártara tomó esa decisión durante la reunión que celebró en la ciudad crimea de Bajchisarai, que es la que mejor conserva el legado del antiguo Canato tártaro de Crimea (siglos XV-XVIII).

Los tártaros de Crimea, que se consideran un pueblo diferente a los tártaros que viven en la República rusa de Tatarstán, han rechazado todas las ofertas que les han hecho las autoridades de Crimea.

El Gobierno crimeo les ofreció hasta un 20 por ciento de los cargos de responsabilidad en la república, la oficialidad de la lengua tártara y mayor financiación de programas culturales y educativos.

Los tártaros, que no superan los 300 mil y defendieron siempre la integridad territorial de Ucrania, boicotearon el referéndum separatista del 16 de junio, que sus líderes tacharon de "farsa", por lo que se negaron a reconocer sus resultados.

El ingreso en Rusia hizo temer a los tártaros que en Crimea se repitiera lo que ocurrió en los años 90 en Bosnia cuando los musulmanes fueron víctimas de limpieza étnica, por lo que llegaron a pedir a la ONU que enviara cascos azules a la zona.

Además, temen que las nuevas autoridades ordenen la expropiación de las tierras que los tártaros se apropiaron ilegalmente a su regreso de la deportación estalinista para construir viviendas, negocios y otros establecimientos.

Principales pobladores de Crimea hasta que el imperio ruso conquistó el territorio en el siglo XVIII, los tártaros guardan un muy mal recuerdo de los rusos, ya que desde entonces fueron víctimas de represiones, hambruna y exilio forzoso.

Debido a la deportación estalinista por colaborar supuestamente con la Alemania nazi, los tártaros estuvieron 50 años lejos de Crimea, a la que regresaron sólo una vez rehabilitados tras la caída de la Unión Soviética.

jrr

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red