Rusia, sigilosa al movilizar sus buques en AL

Las embarcaciones que el gobierno de Vladimir Putin envió en diciembre y febrero pasados a Venezuela, Nicaragua y Cuba con el objetivo de realizar ejercicios militares habrían servido para explorar con otros fines aguas de la región

COMPARTIR 
23/03/2014 08:01 Redacción, AFP, EFE y Reuters

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de marzo.- El armamento que el gobierno ruso buscaría posicionar en América Latina de cumplir sus planes de establecer bases en Cuba, Nicaragua y Venezuela podría ser similar a los buques que realizaron visitas “de cortesía” a esos países en los últimos años.

En ejercicios considerados originalmente como un propósito de “mostrar la bandera” en una región que Estados Unidos considera como estratégica por su cercanía, las autoridades rusas buscan también incrementar su presencia a través de la venta de armamento.

De acuerdo con la prensa venezolana, ese país ha adquirido más de once mil millones de dólares en armamento de manufactura rusa, incluso tanques T-72 y sistemas de defensa antiaérea con misiles SAM.

De acuerdo con el gobierno de Costa Rica, Nicaragua podría recibir por su parte hasta seis navíos, incluso dos barcos tipo corbeta que fuentes militares colombianas definieron como “lanchas misileras” y cuatro lanchas patrulleras.

El gobierno venezolano recibió en 2008 aviones bombarderos que volaron de Rusia para hacer visitas de cortesía a Venezuela y Nicaragua.

Pero, de acuerdo con el Instituto Internacional de Estocolmo para Investigación de la Paz (SIPRI), la industria de armamento rusa está “resurgiendo” y ha incrementado su producción. El año pasado fue el origen de 27 por ciento de las exportaciones mundiales, superado sólo por Estados Unidos.

La venta de armas es usada con frecuencia como una herramienta de política internacional y en el pasado, cuando existía la Unión Soviética, fue la principal fuente de suministro para países a los que consideraba como aliados o que buscaban alejarse de la influencia estadunidense o de la dependencia de armamento de ese origen. Otros países que vendieron armamento a la región fueron Francia y España.

De acuerdo con el diario El Heraldo de Colombia, “el pasado 30 de octubre, aviones rusos sobrevolaron el espacio aéreo colombiano sin permiso alguno, y en agosto, tres buques de guerra rusos atracaron en aguas nicaragüenses.

El gobierno ruso, encabezado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, indicó mediante un comunicado a la Cancillería colombiana que “no existe ningún tipo de apoyo militar para Nicaragua, en el caso hipotético de que se presentara un conflicto con Colombia”.

Pero el mismo periódico consignó, el 15 de noviembre de 2013, que “miembros de la tripulación del buque de guerra ruso Moskva, el jefe Vladimir Ruban y el capitán de navío Neksey Ousyannika afirmaron desde Puerto Corinto, en Nicaragua, que de darse un conflicto con otra nación, su país apoyaría al país centroamericano porque las dos naciones tienen relaciones ‘amistosas’”.

De acuerdo con un reportaje publicado recientemente por la agencia Associated Press, “en septiembre de 2008 dos bombarderos estratégicos Tupolev TU-160, el Alexander Molodchi y el Vasili Senko, volaron ida y vuelta entre los aeropuertos internacionales Simón Bolívar en Maiquetía, Venezuela, y Augusto Sandino, en Managua, Nicaragua.

El destructor Almirante Chabanenko y dos naves de apoyo que viajaban con él, que atracaron en el puerto de La Guaira, Venezuela, y estuvieron en las costas venezolanas habrían explorado las aguas con fines ajenos a un ejercicio militar”, afirmó el consultor internacional en Seguridad y Defensa, José Marulanda.

Según el especialista, el buque Pedro el Grande (que también tuvo presencia en el Caribe) está equipado con misiles supersónicos P-700 Granit, cargas convencionales, armas antisubmarinas y artillería pesada y el Chabanenko con misiles antibuque Moskit y sistemas de defensa antiaérea, aunque su función principal es la guerra antisubmarina”.

Y, de acuerdo con un reportaje de Energy Daily, los buques que el pasado 27 de febrero llegaron a los muelles de La Habana también fueron preparados para explorar aguas cercanas a Estados Unidos; se trata del buque Viktor Leonov CCB-175, nave de la clase Vishnya, especializado en inteligencia técnica.

La presencia de buques rusos en América Latina no se había hecho evidente desde 2008”, alertó el senador por Indiana, EU, Joe Donnelly, durante una audiencia en el Senado a principios de este mes.

El sábado este diario publicó el plan ruso de posicionarse militarmente en Nicaragua, Venezuela y Cuba y temores estadunidenses de que
potencias hostiles pudieran disparar misiles desde el Golfo de México en un presunto ataque contra EU.

Los reportes estadunidenses coincidieron con una reciente tensión en las relaciones de Estados Unidos y Rusia debido a la anexión de Crimea por el gobierno de Vladimir Putin.

De hecho, la relación rusa con Europa también fue afectada. “Éste es el preludio de una nueva Guerra Fría”, declaró Dalia Grybauskaite, presidenta de Lituania, entrevistada por la emisora BBC luego de la ceremonia del viernes en la que la Unión Europea y Ucrania firmaron un acuerdo de asociación.

En sus vuelos, los Tupolev TU-160 “Black Jack”, como los clasifica la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) estuvieron equipados con cohetes nucleares de crucero y más de 40 toneladas de bombas, y realizaron ejercicios militares en el nuevo mar nicaragüense y todo el Caribe en general, mientras probaban las capacidades de reacción de la Fuerza Aérea Colombiana a cuyo espacio aéreo entraron “inadvertidamente”.

 

Cuba condecorará a ruso

El Consejo de Estado de Cuba, que preside Raúl Castro, condecorará al coronel ruso Yuri A. Perminov por su asesoramiento al Ministerio del Interior de la isla, según un acuerdo publicado ayer en la Gaceta oficial.

El militar ruso recibirá la orden Olo Pantoja de segunda clase “en reconocimiento a quien ha realizado una labor destacada de asesoramiento y colaboración con el Ministerio del Interior”, dijo el breve texto, firmado por el presidente Castro.

El trabajo de Perminov “ha coadyuvado a estrechar las relaciones entre la Federación de Rusia y Cuba”, agregó.

Durante 30 años (1960-1990) de alianza político, económica y militar en Cuba trabajaron cientos de asesores de la luego desaparecida Unión Soviética.

El último enclave militar de la época soviética en la isla, la base de exploración y escucha radioelectrónica de Lourdes, fue cerrada por Moscú en 2001.

 

Ocupan una base aérea

Vehículos blindados asaltaron ayer una base aérea ucraniana en Crimea disparando ráfagas al aire, mientras que los jefes de la diplomacia rusa y estadunidense anunciaron un encuentro para la próxima semana.

Los grupos armados irrumpieron en la base de Belbek tras haber amenazado a los soldados ucranianos en el interior para que se rindieran.

Luego de las salvas de intimidación, los hombres encapuchados hicieron entrar camiones cargados de soldados, mientras apuntaban con sus armas a los ucranianos.

En otra base aérea en Novofedorivka, en el oeste de la península, la invasión la protagonizaron unos 200 hombres desarmados que gritaban “¡Rusia, Rusia!”.

Los militares en el interior lanzaron botes fumígenos, pero los militantes consiguieron alzar el pabellón de la Marina rusa en uno de los edificios, mientras fuerzas rusas contemplaban la escena en el exterior.

¡¿Porqué no dicen nada?!”, les gritó un soldado ucraniano apostado en un tejado.

Un oficial ruso entró entonces en el edificio para negociar con los ucranianos, mientras la multitud era invitada a dispersarse.

Marinos rusos tomaron también el control del único submarino ucraniano en Crimea, el “Zaporijia”, y lo remolcaron hasta la base rusa de Sebastopol.

Las fuerzas ucranianas han mantenido una actitud de resistencia pasiva ante las invasiones de militantes y fuerzas rusas en las instalaciones de la península, que votó su adhesión a Rusia hace ocho días.

Las autoridades de la península rebelde estiman que junto a las fuerzas rusas ya controlan al menos la mitad de las bases ucranianas y un tercio aproximadamente de sus navíos.

Ucrania desmintió rumores, que imputó a Rusia, de que trataría a sus soldados como desertores.

Ningún soldado de Crimea —patriotas que no traicionaron su juramento de fidelidad a la nación ucraniana— será olvidado”, indicó el Ministerio de Defensa.

Hombres armados se apoderaron del navío ucraniano “Slavutitsh”, anclado en Sebastopol, anunció el portavoz del ministerio ucraniano de Defensa en Crimea, Vladislav Seleznev.

Fuentes en Sebastopol indican que miembros de los destacamentos de autodefensa (pro rusos) de Crimea y unidades especiales del ejército ruso se apoderaron del ‘Slavutitsh’”, indicó Seleznev en su página Facebook.

Para intentar un nuevo diálogo, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y su homólogo ruso, Serguei Lavrov, se reunirán al margen de la cumbre de seguridad nuclear convocada por el presidente Barack Obama en La Haya a partir de mañana.

Pero Obama también convocó por separado a los países del G7 y a los de la Unión Europea (UE), en un primer aviso para Rusia de que ya no cuenta como miembro del club de potencias mundiales.

 

Moscú toma control militar en Crimea

Rusia tomó ayer oficialmente el control militar de la península de Crimea e izó su bandera en todas las instalaciones locales, una vez cerrado el proceso de anexión de la región a la Federación de Rusia.

En las 147 instalaciones militares hasta ahora ucranianas fueron izadas las banderas rusas, informó el Ministerio de Defensa en Moscú. Además, la Flota del Mar Negro incorporó ya a sus filas a 54 de los en total 67 barcos ucranianos.

Según Moscú, menos de dos mil de los más de 18 mil soldados ucranianos quieren abandonar la península. Los cuarteles militares ucranianos estuvieron rodeados durante semanas por hombres armados sin distintivos en su uniforme, que se autodenominaban “fuerzas de autodefensa”. Aunque Rusia lo niega, hay coincidencia mayoritaria en que se trataba de soldados rusos.

En tanto, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, manifestó su solidaridad con Ucrania durante su visita a Kiev, hasta donde también se desplazó el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, quien prometió ayuda para la estabilización del país.

Los esfuerzos diplomáticos por superar la crisis prosiguen y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) envió ayer a Ucrania un primer equipo de 40 observadores internacionales.

Moscú finalmente dio su visto bueno en la tarde del viernes y el consejo permanente de la OSCE aprobó la misión con el voto de Moscú. Los observadores recabarán información sobre la seguridad y la protección de las minorías en Ucrania. Al parecer por el momento no acudirán a Crimea.

Desde el punto de vista de Rusia, de este modo se podrán reconocer “las nuevas realidades político-jurídicas”. El mandato de la OSCE no abarca la península de Crimea y la ciudad de Sebastopol, que ya forma parte de Rusia, según destaca en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores moscovita.

El gobierno ucraniano, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos condenaron la anexión por considerarla ilgegal. Ucrania sostiene que la península en el Mar Negro pertenece a su territorio.

Al inicio, la misión estará integrada por un centenar de observadores, pero podrían ser enviados a la zona unos 500.

Rusia confía en que el trabajo independiente y la objetividad de los observadores internacionales ayuden a solucionar la crisis interna de Ucrania”, señaló el Ministerio del Exterior ruso.

 

Denuncian cierre de la frontera con Ucrania

Crimea denunció ayer el cierre de la frontera que une la península con la Ucrania continental por parte de la Guardia de Fronteras ucraniana.

La recién creada Representación Plenipotenciaria de la Presidencia (rusa) en el Distrito Federal de Crimea (RP DFC), surgido tras la promulgación el viernes de la incorporación de Crimea a Rusia, señaló que el cierre de la frontera impide que soldados ucranianos leales a Kiev crucen a territorio continental.

El objetivo de esta provocación de las actuales autoridades de Kiev es claro: culpar a las autoridades de Crimea de impedir por la fuerza el paso de la gente y crear un foco de tensión en la frontera”, dijo a las agencias rusas un portavoz de la RP DFC.

Sin embargo, el comandante en jefe de la Armada ucraniana, Serguei Gaiduk, retenido el pasado miércoles por las autoproclamadas autoridades crimeas y liberado al día siguiente, aseguró que la evacuación de las tropas ucranianas en Crimea no está al orden del día.

A su vez, el ministro de Defensa ucraniano, Ígor Teniuj, responsabilizó a la cúpula política de Ucrania de tomar decisiones sobre el futuro de las tropas de ese país en Crimea.

La situación en Crimea es extremadamente tensa, y así se lo transmitimos a diario a las autoridades del Estado. Para resolver esta situación debe haber una decisión de la dirección política” del país, dijo Teniuj.

Mientras, los mandos de varias unidades ucranianas emplazadas en Crimea denunciaron la desidia de la cúpula militar y política del país a la hora de decidir los pasos que deben seguir los soldados que no quieren rendir sus destacamentos a las tropas rusas.

Las noticias de unidades, aeropuertos y barcos ucranianos asaltados y tomados por hombres uniformados que se identifican como fuerzas crimeas se suceden día tras día sin una clara reacción de Ucrania.

El Ministerio de Defensa ruso presume que 54 de los 67 barcos de la Armada ucraniana emplazados en Crimea han cambiado de bando y se han puesto bajo el mando de la Fuerzas Navales rusas.

Relacionadas

Comentarios